Piratean la mítica Sega Saturn 20 años después

La consola ya puede cargar juegos por USB

Piratean la mítica Sega Saturn 20 años después
 

Han tenido que pasar 20 años para que alguien haya podido quebrantar los sistemas de protección de la mítica Sega Saturn. El autor de tal astucia ha sido James Laird Wah, un ingeniero.

Sega Saturn podía presumir de haber sido una de las pocas consolas de la historia que jamás han podido piratearse, pero parece que ya no puede contar con ese logro. Este ingeniero decidió estudiar el hardware de la consola, atraído por la complejidad del chip de sonido de la misma, y poco tiempo después se dio cuenta de la dificultad que tendría instalar un firmware no oficial en la máquina.

La  complejidad radica en un sistema ideado por Sega llamado wooble, que consistía en el reconocimiento de una marca física que incluían todos los juegos. La única manera de saltarse esa seguridad era con un chip que, evidentemente, ya no se fabrica. Tras muchas horas de análisis, Wah ha conseguido desarrollar un sistema para que la consola reconozca juegos a través de un dispositivo USB. De momento se desconocen los costes y si es necesario algún elemento para hacer funcionar este método.

 


Contenido relacionado