David Jaffe habla de la relación desarrollador-distribuidor

Es importante que mantengan una buena relación

David Jaffe habla de la relación desarrollador-distribuidor
 

No es la primera vez que David Jaffe, conocido por ser el creador de juegos como God of War o Twisted Metal en Sony Santa Monica, habla sobre algunos temas de la industria de los videojuegos, ya lo hizo anteriormente criticando las filtraciones o comentando algunos aspectos sobre el modelo de negocio de uno de sus títulos.

En esta ocasión ha querido hablar sobre la relación entre creadores de videojuegos y distribuidores, una relación que puede ser muy beneficiosa o muy perjudicial para la creación según se establezca. Obviamente lo más óptimo sería que siempre existiese una buena relación entre ambas partes para crear un juego decente, pero no siempre sucede así, por lo que en algunos casos puede llegarse incluso a destruir por completo un juego.

Comencemos estableciendo el papel de cada uno, los desarrolladores crean juegos, ya sea por encargo o por decisión propia, los distribuidores son los encargados de hacer llegar esos juegos al público objetivo. Algunas distribuidoras cuentan con sus propios estudios de desarrollo, por lo que en estos casos la relación es directamente de orden y mando, por otro lado, algunos estudios de desarrollo optan por distribuir ellos mismos su juego, por lo que no tienen que entenderse, ni compartir beneficios, con nadie más.

Hideo KojimaPor ejemplo, tenemos el caso de Activision con Infinity Ward, en este caso la distribuidora puede ejercer cierta influencia sobre el estudio para llevarlo en una dirección concreta. Mismo caso entre Konami y Hideo Kojima con su Metal Gear.

Según ha comentado Jaffe, la relación entre ambas partes es muy similar a una primera cita con una persona que acabas de conocer, se basa en la confianza y el respeto y si alguna de las partes carece de estas virtudes, el desarrollo del juego puede sufrir mucho.

Muchos juegos a lo largo de la historia han tenido mala suerte por esta relación, y han acabado bastante peor de lo que podrían haber sido. Por ejemplo tenemos el caso de Obsidian Entertainment, LucasArts y Star Wars: Caballeros de la Antigua República 2, no era un mal planteamiento en absoluto, pero las prisas de la distribuidora por querer sacarlo para Navidad lo hizo llegar a mal puerto.

twisted-metalPor otro lado, también comentó que en su experiencia personal ha conocido algunos casos de juegos que podrían haberse visto penalizados por una relación no del todo positiva entre ambas partes, pues por ejemplo su título Twisted Metal tuvo una campaña bastante más pequeña que la de Killzone o God of War.

Jaffe también comentó que en algunas ocasiones los juegos fallan por el concepto en sí mismo, aunque exista una buena relación entre desarrolladores y distribuidores, nada garantiza que el juego vaya a tener un buen resultado, y aunque se culpen unos a otros, puede que la culpa sea del propio juego.


Contenido relacionado