Desde Kanto hasta Alola: Historia y evolución de Pokémon #2

Pokémon Sol/Luna

New Nintendo 3DS Nintendo 3DS
9

Increíble

Desde Kanto hasta Alola: Historia y evolución de Pokémon #2

Descubrid con nosotros como ha crecido esta franquicia hasta llegar a la séptima generación

Desde Kanto hasta Alola: Historia y evolución de Pokémon #2
 
 

Como pudisteis leer con nosotros la semana pasada, las tres primeras generaciones marcaron escuela. Desde el lanzamiento de Pokémon Rojo y Pokémon Verde en 1996, esta franquicia consiguió hacerse un hueco entre los grandes éxitos de Nintendo y de la industria en general. Pokémon ya tenía una base que hizo famosos en todo el mundo a sus juegos, pero esto nunca es suficiente. ¿Era el momento de parar? Por supuesto que no, por lo que aquí en Areajugones os vamos a contar cómo esta base de la que hablamos ha ido evolucionando hasta alcanzar el resultado de Pokémon Sol y Pokémon Luna, las nuevas ediciones que se lanzarán en Europa en tan solo tres días.

En 2006 Pokémon cumplía 10 años, pero esto no hacía que desde Game Freak se acabase la creatividad, más bien al contrario. Kanto, Johto y Hoenn solo eran las primeras pinceladas de un cuadro sin acabar y que necesitaba más color. La evolución constante es algo característico dentro de esta industria, por lo que la maquinaria de Nintendo no estaba dispuesta a parar al lanzar la Nintendo DS a finales de 2004. La consola fue un éxito, pero al igual que el resto de portátiles de la compañía debía disfrutar de su propio lanzamiento de un título de la rama principal de Pokémon. Por ello, la nueva consola dio paso a la cuarta generación.

La cuarta generación y un viaje al pasado

Como ya pasase con Pokémon Rubí y Pokémon Zafiro, que la nueva generación llegase a una consola nueva suponía un salto de calidad importante. Pokémon Diamante y Pokémon Perla llegaron el 28 de septiembre de 2006 a Japón mostrando un mundo completamente diferente a lo mostrado hasta ahora. Sinnoh, la nueva región, llegaba aprovechando la potencia de Nintendo DS para traernos un entorno hecho con gráficos 3D prerenderizados en el que podríamos descubrir 107 nuevos pokémon, llegando hasta las 493 especies. Además, las nuevas ediciones también utilizaban las funciones de la pantalla táctil de la consola para tener a nuestra disposición una serie de gadgets gracias a un nuevo aparato conocido como “Poké Reloj”.

En los combates, los pokémon ya no solo mostraban diferencias de género, sino que en esta generación aparecían las diferencias físicas. Dependiendo de la especie, algunos pokémon mostraban diferencias según su sexo, un detalle menor que que traía diversidad a este universo. Es interesante ver que, tras su desaparición durante la generación pasada, en esta volvían las diferencias horarias. Al igual que en Pokémon Oro, Plata y Cristal, según la hora el escenario pasaría a estar de día o de noche, aunque en estas ediciones también se tuvo en cuenta la mañana, la tarde y la medianoche. El éxito de los concursos en Hoenn logró que estos llegasen también a la nueva región, por lo que volveríamos a encontrarnos con esta competencia en el Auditorio de Ciudad Corazón.

Ahora se conocían como “Súper Concursos” y las mecánicas habían cambiado un poco, ya que en lugar de limitarse a la ronda de exhibición de ataques, la competición se dividía en tres actos: una exhibición visual en la que tendríamos que disfrazar a nuestro pokémon según la temática propuesta, una exhibición de danza en la que tendríamos que seguir el ritmo para marcar los pasos de baile y una exhibición de movimientos en la que, al igual que en Rubí, Zafiro y Esmeralda, tendremos que usar ataques que entusiasmen al público para alcanzar el primer puesto. Los Pokécubos desaparecían del panorama de los concursos en favor de los Pokochos, que cumplirían la misma función aumentando los atributos de nuestros pokémon para hacer más fácil que logremos la victoria.

Los Súper Concursos no eran el único medio que había en Pokémon Diamante y Pokémon Perla para evadirse de los combates. Como ya pasase en la tercera generación, volvían las bases secretas aunque de una fminijuego-subtenarreoorma algo peculiar. En Sinnoh tendremos acceso al Subsuelo, un conjunto de túneles subterráneos que podíamos recorrer solos o acompañados de nuestros amigos y en los que podríamos crear nuestra guarida, un espacio privado que podremos decorar a nuestro gusto. Además, el Subsuelo incluía una serie de minijuegos en los que, picando en las paredes, podríamos obtener grandes recompensas como Escamas Corazón o piedras evolutivas.

pokemon-diamante-gts

Interior del edificio donde poder usar la GTS

Sinnoh es la región más grande mostrada hasta la fecha, pero también fue la que consiguió hacer nuestro mundo más pequeño. Gracias a la implementación de la GTS (Global Trade Station) al conectarnos usando una conexión Wi-Fi podíamos realizar intercambios con cualquier persona del mundo. Usando esta función, podíamos dejar un pokémon y aclarar cuál queremos a cambio siempre que cumpla las características que pedimos. Por el contrario, también podemos ver qué pokémon deja la gente y, si nos interesa y cumplimos las condiciones para intercambiarlo, podremos conseguirlo. No obstante, este sistema tenía un fallo garrafal que no pasó desapercibido para los fans, y es que para poder buscar un pokémon dentro de la GTS era necesario haberlo registrado antes en la Pokédex, por lo que no resultaba muy útil a la hora de completarla.

En lo que respecta a la historia principal, el esquema no suponía ninguna alteración: de nuevo aspirábamos a conseguir las 8 medallas para poder acceder a la Liga Pokémon, pero en nuestro camino nos tendríamos que enfrentar al malvado Equipo Galaxia, el cual trataría de destruir el mundo usando el poder de Dialga o Palkia según la edición que estuviésemos jugando.

No tardaríamos mucho en conocer el tercer juego que completaba lo mostrado en la pareja anterior, porque el 13 de septiembre de 2008 saldría a la venta en Japón Pokémon Platino, la edición que traía considerables mejoras a la región de Sinnoh que conocimos durante Diamante y Perla. Pokémon Platino tenía como figura central a Giratina, un legendario mostrado en las ediciones anteriores que se convertiría en el protagonista de la nueva historia.




mundo-distorsion

En el Mundo Distorsión la lógica no funciona, por lo que para avanzar habrá que andar por las paredes e incluso el techo

Volvíamos a enfrentarnos al Equipo Galaxia, pero sus intenciones cambiaban: en lugar de tratar de obtener el poder de Dialga o Palkia, en esta ocasión tratarán de invocar a Giratina y, en consecuencia, descubriremos una nueva zona conocida como el Mundo Distorsión, el cual es gobernado por este pokémon legendario.

Dentro de este mundo Giratina estará en su Forma Origen, con la que tendrá un aspecto y habilidades diferentes. Pero Giratina no iba a ser el único que cambiaría su aspecto para la ocasión, Shaymin y Rotom también contarían con una apariencia alternativa en este nuevo título. Gracias a la Gracídea nuestro Shaymin cambiaría a la Forma Cielo, en la que tendría estadísticas diferentes y pasaría a ser Planta/Volador, además de cambiar su habilidad por Dicha. Por su parte, Rotom tendría la posibilidad de cambiar su apariencia y su tipo al introducirse en diferentes electrodomésticos: una lavadora, un horno, un ventilador, un cortacésped y una nevera.

ilustracion-de-giratina-dialga-y-palkia

El juego no introducía grandes novedades en lo referente a combates, pero si alteró ligeramente algunos eventos y la propia región de Sinnoh. Además, también nos permitió conocer a Handsome, el simpático investigador que nos acompañaría en las siguientes entregas de la franquicia. En añadido, al igual que en Pokémon Esmeralda, Platino incluía el Frente Batalla que nos permitiría disfrutar de incontables horas tras terminar con la historia principal.

A diferencia del de la tercera generación, el lugar solo contaba esta vez con cinco recintos de batalla: la Torre Batalla, la Fábrica Batalla, la Ruleta Batalla, el Castillo Batalla y la Sala Batalla. El sistema era similar al visto durante la tercera generación, al igual que el sistema de canjeo de premios. Aunque si eras de los entrenadores que querían conseguir mucha experiencia adicional, en esta ocasión estaría disponible el Café Revancha, un lugar en el que cada día podríamos retar a los Líderes de Gimnasio que vayan ahí a un combate.

Al igual que ocurriese anteriormente con Pokémon Rojo y Verde, Oro y Plata recibieron sus respectivos remakes en Nintendo DS. Estos juegos llegarían el 12 de septiembre de 2009 a Japón bajo el título de Pokémon Oro HeartGold y Pokémon Plata SoulSilver y nos traían una visión renovada del viaje a Johto que muchos jugadores hicieron hace diez años cuando salieron los originales. Volvíamos a recorrer esta región, pero ahora lo hacíamos con la tecnología de la nueva portátil de Nintendo y con una Pokédex que había pasado de los 252 pokémon hasta los 493. La historia y el lugar no habían cambiado ni un ápice, pero todo se sentía tan fresco y renovado que invitaba a que los veteranos a regresar y a los novatos a descubrir las maravillas que trajo la segunda generación.

Los personajes principales serían rediseñados, por lo que nos encontraríamos con unos protagonistas algo cambiados al igual que otros personajes importantes o incluso el Team Rocket. Volvían a escena elementos desaparecidos como los bonguris que nos permitían fabricar PokéBall especiales y se introducían algunas novedades como el acompañante pokémon, algo que habíamos visto de manera similar durante Pokémon Amarillo.pokemon-oro-heartgold-plata-soulsilver-companero




En la edición amarilla el único que podría acompañarnos fuera durante nuestro viaje era Pikachu, pero con este añadido en Oro HeartGold y Plata SoulSilver cualquiera de los 493 pokémon existentes podrían caminar junto a nosotros, algo que acabará siendo exclusivo de estas ediciones. También se incorporarían el mismo Frente Batalla que vimos durante Pokémon Platino y el Pokéathlon, un lugar en el que podríamos participar en una serie de minijuegos que se encargarían de sustituir a los Súper Concursos.

Sin mucho más que aportar, Pokémon Oro HeartGold y Pokémon Plata SoulSilver cumplían su función de forma eficaz: evocaban una generación muy querida por los fans y dpokemon-oroheartgold-vs-redaba la oportunidad de disfrutarla con gráficos actuales. Momentos tan memorables como la captura del Gyarados rojo, los dieciséis combates de gimnasio y el enfrentamiento contra Red volvían a cobrar vida, algo que se agradeció bastante.

El final de la cuarta generación vino marcado por estos remake, pero esta mirada al pasado servía para adentrarse con más ganas a un futuro prometedor y, ante todo, un futuro que revolucionó el panorama de la franquicia con muchos cambios.

Negro y blanco como sinónimos de cambio

La cuarta generación no destacó por traer demasiadas novedades dentro de los juegos, se cogió lo que había traído la tercera generación y se explotó su potencial. Pero con eso no bastaba para seguir avanzando, la quinta generación debía traer aires nuevos a la franquicia; y vaya si lo hizo. Pokémon Negro y Pokémon Blanco llegaron el 18 de septiembre a Japón siendo todo un éxito de ventas, ya que llegó a vender 2.63 millones de unidades en sus dos primeros días batiendo cualquier marca establecida hasta ahora.

La quinta generación, sin ninguna duda, siempre será recordada por ser aquella que apostó por destrozar los moldes y romper varios esquemas preestablecidos, algo que le ha valido para ganarse amantes y detractores a partes iguales. En primer lugar, era la primera vez que un salto generacional no comprendía un cambio de consola, puesto que Pokémon Negro y Pokémon Blanco salieron para Nintendo DS al igual que todos los títulos lanzados durante el periodo que comprendía la generación anterior. Por lo tanto, el cambio gráfico no fue algo por lo que destacaron las nuevas ediciones, a excepción de las animaciones constantes que exhibían los pokémon durante los combates.

En estas ediciones conocimos la región de Teselia, la primera que no está basada en una isla de Japón. Es fácil reconocer a Estados Unidos como la principal referencia a la hora de crear el nuevo entorno, sobre todo teniendo en cuenta que una de las ciudades más grandes, Ciudad Porcelana, es un reflejo casi exacto de Nueva York. La cultura occidental fue la que se impuso a la hora de crear este nuevo mundo, algo que provocaba un gran contraste con ediciones anteriores.

teselia_mapa_completo

Teselia introdujo una región muy grande para explorar, algo que no desaprovechó a la hora de introducir el mayor número de pokémon en una nueva región hasta ahora mostrando un total de 156 nuevas criaturas, cifra que se sumaba a los anteriores formando un conjunto de 649 pokémon. Es interesante destacar que entre estos 156 no había ninguna evolución ni preevolución, por lo que todos y cada uno de los pokémon que se crearon fueron totalmente nuevos. Además, cuando hablamos de nuevos pokémon los primeros que nos vienen a la cabeza suelen ser los iniciales. En esta región, sería la Profesora Encina quien nos hiciera entrega del trío que nos acompañaría en nuestro aventura, algo inédito hasta el momento y exclusivo de estas ediciones puesto que es la única profesora vista hasta ahora.




En lo que se refiere a los combates, al igual que en todas las regiones se introdujeron nuevos movimientos y nuevas habilidades que expandían las posibilidades. Entre estas novedades estaban las habilidades ocultas, una tercera habilidad que a veces se manifestaba en los pokémon, a menudo a través de eventos, y que otorgaba atributos muy beneficiosos a algunos pokémon que hasta ahora habían pasado desapercibidos. También sufrieron un leve, pero importante, cambio las máquinas técnicas o MT, ya que desde siempre estos elementos del juego que enseñan un movimiento habían sido de un solo uso. A partir de este momento, las MT tendrán usos ilimitados, algo que fue muy beneficioso para el ambiente competitivo Como ya pasase en su día con el lanzamiento de Rubí y Zafiro, Pokémon Negro y Pokémon Blanco introdujeron un nuevo modo de combate: el combate triple.batalla_triple

En esta modalidad tres versus tres, nuestros pokémon se situarán en batalla estando uno a la izquierda, uno en el centro y el otro a la derecha. Son batallas muy centradas en el posicionamiento, y es que el de la izquierda solo puede atacar al rival que tenga enfrente y al del centro, el del centro puede atacar a los tres rivales y, por último, el de la derecha solo puede atacar al que tenga enfrente y al del centro. Es importante saber elegir dónde ubicar a cada uno, porque el central si usa un ataque múltiple verá su daño amplificado y, además, los de los laterales pueden cambiar su posición con el del centro, algo que puede dar lugar a muchas estrategias diferentes. Sin embargo, el que ejecute la acción perderá su turno, por lo que es importante usarla con cabeza. Dentro de los combates triples existe la variante de combate rotatorio, en la que habrá uno enfrente y dos detrás que podrán irse cambiando para tratar de ganar ventaja frente al rival que tengamos.

Sin dejar a un lado los combates, también se agregó importancia al elemento del clima, algo que venía dando mucho juego desde hace tiempo a la batallas por las alteraciones que podían provocar en el curso de esta. Dentro de la interfaz se agregó una ventana en la que nos informaba del clima que había en ese momento, algo que ayudaba a tener mayor control de lo que estaba ocurriendo. El clima y las estaciones también serán relevantes dentro de Teselia, y es que esta es la primera y la única región en la que tendrán cabida los conceptos de invierno, primavera, otoño y verano, algo que alterará el aspecto del entorno, la aparición de algunos pokémon y la apariencia de otros como Deerling.

Si hablamos de la historia, cabe destacar que es un aspecto en el que las nuevas ediciones supieron desmarcarse de todas sus antecesoras. Pokémon Negro y Blanco traían un nuevo grupo de villanos conocido como el Equipo Plasma. A priori se puede pensar que la fórmula se repite: entrenador novato que sale de su pueblo natal se encuentra con el equipo de malos de turno que tratan de destruir el mundo y que al final fracasan por las acciones del ya mencionado entrenador.

Pero el guión estaba escrito de una manera distinta, escondiendo en un juego de niños elementos serios, incluso adultos. Los cuestionamientos morales que nos planteará N, líder del Equipo Plasma, a lo largo del juego serán el eje central sobre el que oscila el hilo argumental. Sin querer entrar en spoilers, el objetivo final de este nuevo equipo sería liberar a todos los pokémon para acabar con la opresión que ejercen los humanos sobre ellos. A medida que avanza el juego las convicciones de N chocarán continuamente con las del protagonista, algo que acabará por convertirse en un enfrentamiento de ideales tan opuestos como el blanco y el negro. No es una fórmula innovadora, ni siquiera se puede decir que fuese original. Pero era la primera vez que un juego de pokémon arriesgaba a hacer una historia oscura y que nos hiciese reflexionar al final de la misma.

Sin duda Pokémon Negro y Pokémon Blanco habían sido dos ediciones rompedoras dentro de la saga, una auténtica revolución dentro del universo de la franquicia. Pero esta no era la única sorpresa que traía la quinta generación, y es que por primera vez no saldría al mercado una tercera edición que complementase a las dos originales que daban comienzo a la generación. El hipotético “Pokémon Gris” nunca llegó a ver la luz y en su lugar saldrían dos secuelas directas bajo el nombre de Pokémon Negro 2 y Pokémon Blanco 2, que llegarían a Japón el 23 de junio de 2012. Estas dos nuevas ediciones continuaban la historia de los juegos anteriores, viéndose condicionada la historia por los sucesos vividos en Teselia dos años antes.

El motor gráfico era el mismo, pero la historia y los personajes principales cambiaban completamente al igual que la propia región, que sufriría algunas alteraciones. Nuestra historia comenzaba en un lugar distinto y el recorrido, al igual que algunos gimnasios, iban a ser distintos, por lo que a grandes rasgos era un juego totalmente nuevo ambientado en una base antigua. Volvíamos a toparnos con el Equipo Plasma que, tras dos años, trataría de resurgir de sus cenizas después de la derrota que sufrieron durante los hechos de Negro y Blanco. Esto suscitará un nuevo enfrentamiento en el que los pocos que quedaron dentro del grupo de villanos tratarían de utilizar a Kyurem, un legendario mostrado en las anteriores ediciones, para sus propios fines. Este dragón tuvo un rol muy secundario durante el transcurso de Negro y Blanco, siendo totalmente irrelevante durante la historia principal. Pero su historia de trasfondo creó mucho misterio a su alrededor, algo que fue utilizado en su favor para convertirlo en la pieza principal de estas nuevas ediciones.

Entre las novedades más relevantes estaba un interesante post-game que nos tenía reservados enfrentamientos contra entrenadores muy poderosos en los lugares que no habíamos explorado en la región de Teselia tras acabar la Liga Pokémon, además de poder ajustar el nivel de dificultad por primera vez sin recurrir a desafíos autoimpuestos como el Nuzslocke. En referencia a la Liga, es interesante destacar como tanto en Negro y Blanco como en Negro y Blanco 2 el formato de esta había cambiado ligeramente con respecto a las ediciones anteriores. Mientras que en los juegos lanzados hasta ahora nos encontrábamos con los cuatro miembros del Alto Mando ordenados según su dificultad, a partir de la quinta generación podremos elegir el orden en el que queremos enfrentarlos. Pero si la Liga Pokémon nos sabía a poco, las secuelas de Negro y Blanco nos daban la ocasión de participar en el Pokémon World Tournament, un lugar en el que podremos enfrentarnos a grandes entrenadores de la historia de la franquicia; entre ellos estarán grandes figuras como los Líderes de Gimnasio de todas las regiones anteriores o, incluso, el legendario entrenador Red.

pokemon-negro-world-tournament




La quinta generación no tuvo lugar para los remake, por lo que Pokémon Negro 2 y Pokémon Blanco 2 marcaron el final de una generación diferente cuanto menos. Estas ediciones no dejaron indiferente a nadie, aunque no destacasen por tener una mejora gráfica muy visible. No obstante, de esto se encargaría la próxima pareja de juegos.

La generación de la megaevolución

Con la salida de Nintendo 3DS en 2011 era obvio que en algún momento veríamos un nuevo par de ediciones que aprovechasen la potencia de la nueva consola portátil que nos había traído Nintendo. Puesto que la quinta generación se encargó de desarrollar una historia con continuación habría sido raro separar la primera y la segunda parte, por lo que las ediciones destinadas a aparecer en esta consola serían las predecesoras de Pokémon Negro 2 y Pokémon Blanco 2. Un año después de la salida de estos dos títulos, el 12 de octubre de 2013 se lanzaron a la venta Pokémon X y Pokémon Y. Es necesario remarcar que, por primera vez en la historia, el lanzamiento de un juego de Pokémon se realizaba a nivel mundial, algo totalmente inédito hasta ahora ya que Occidente se había acostumbrado a a esperar aproximadamente un año a que llegasen las nuevas ediciones que se estrenaban en Japón.

Pokémon X y Pokémon Y nos presentaban la región de Kalos, la cual se inspiraba en Francia y nos mostraba 70 nuevos pokémon, la cifra más baja hasta la fecha. Si la quinta generación fue revolucionaria en lo que respecta al guión, la sexta fue la más revolucionaria si hablamos de mecánicas dentro del juego. Dentro de la región de Kalos aparecerían dos elementos que alterarían en gran medida las batallas: el tipo Hada y las megaevoluciones.

kalos

En lo que respecta al nuevo tipo, cabe destacar que desde la aparición de Pokémon Oro y Pokémon Plata en 1999 no se había introducido ninguno aparte del Acero y el Siniestro, por lo que el anuncio de un nuevo tipo fue impactante cuanto menos. El tipo Hada nació como una forma de contrarrestar el excesivo poder de los dragones, aunque también sirvió para hacer más poderosos a algunos pokémon que hasta ahora habían sido prácticamente inservibles en lo que respecta a combates. Pero lo que realmente impresionó, fascinó y extrañó a todos los fans fue la introducción de las megaevoluciones, un concepto que no tenía precedentes dentro de la saga y que llevaría los combates a un nuevo nivel.

pokemon-megaevolucion-mewtwo

Mewtwo megaevolucionando a Mega-Mewtwo Y en Pokémon X y Pokémon Y (2013)

La megaevolución consistía a grandes rasgos en un incremento de las estadísticas y, en ocasiones, en un cambio de tipo y habilidad. Esto altera también el aspecto del pokémon, que volverá a su estado normal tras finalizar el combate por lo que, a diferencia de la evolución, este es un proceso reversible. Esta opción solo estaba disponible para algunas especies de pokémon, por lo que durante estas ediciones solo se agregaron un total de 28 megaevoluciones.

Junto a esto se introdujeron nuevas modalidades de combate que, sin embargo, acabarían apareciendo de forma residual: los combates aéreos, los combates inversos y las hordas de pokémon salvajes. En los combates aéreos la acción se desarrollaba en el aire, por lo que solo estaban permitidos aquellos con la capacidad de volar o que poseen la habilidad levitación. Los combates inversos fueron un añadido bastante curioso porque con sus normas se invierten las debilidades de tipo, es decir, en este caso el tipo Planta sería muy eficaz contra el tipo Fuego. Por último, las hordas de pokémon salvajes serían encuentros aleatorios en los que aparecerían varios pokémon a la vez en lugar de uno solo como había sido habitual hasta ahora.

Fuera de los combates también se introdujeron un par de novedades como la posibilidad de personalizar a nuestro personaje. Se añadieron otras novedades interesantes que harían más fácil la aventura y, sobre todo, lo que venía después. Pokémon X y Pokémon Y quisieron apostar por el competitivo, algo que había cobrado bastante fuerza durante la pasada generación. A través del Superentrenamiento, los jugadores tenían más fácil entrenar a sus pokémon para tratar de alcanzar las características perfectas centrándose en la estadística que se quisiera fortalecer, lo cuál hacía mucho más sencillo y rápido formar un equipo preparado para enfrentarse a otros entrenadores. Además, conseguir experiencia también sería una tarea más sencilla, puesto que al realizar una captura esta nos reportará la experiencia como si hubiésemos ganado el combate. Además, el objeto Repartir Experiencia, todo un clásico dentro de la franquicia, dejaba de ser un objeto equipable, por lo que cada vez que consigamos experiencia esta iría a parar a todos los pokémon de nuestro equipo.

Uno de los aspectos en los que más despuntaron estas ediciones fue el apartado gráfico, ya que era totalmente diferente a todo lo que habíamos visto hasta ahora. La capacidad técnica de la 3DS iba mucho más allá de todo lo que podía hacer una Nintendo DS, algo que fue aprovechado para dar el salto a los gráficos en 3D dentro de la saga principal, dejando a un lado los sprites que nos habían acompañado hasta ahora. La apariencia de los lugares, los combates y los propios pokémon tuvieron un rediseño que hacían que pudiésemos disfrutar de un entorno más pulido y vistoso. En Pokémon X y Pokémon Y también se quiso mejorar con creces la conectividad online, razón por la que se implementó el Player Search System. A través de este sistema, en la pantalla táctil teníamos a nuestra disposición la opción de intercambio local, global y los combates.

La nueva GTS eliminaba uno de los mayores problemas que habían encontrado los jugadores hasta ahora, y es que no se permitía buscar un pokémon que no tuviésemos registrado en la Pokédex. Esto se solucionó dando la opción de escribir el nombre del que buscas, algo que hacía más fácil buscar a aquel raro pokémon que nos faltase para completar nuestra colección. Dentro de los intercambios también se instauró el intercambio prodigioso, una opción en la que ofreceríamos un pokémon cualquiera para intercambiar y, a cambio, recibiríamos otro totalmente al azar; si eras de aquellos jugadores a los que le sobraban un tipo determinado de pokémon tras criarlo, esta era tu opción. La auténtica salsa de juego son las batallas, razón por la que los combates tendrían su hueco gracias a la nueva Área de combate en la que podríamos enfrentarnos a cualquier jugador del mundo. Esto podía ser a través de un Combate Libre o un Combate por Puntos, en los que ganaríamos o perderíamos puntos para ubicarnos en un ranking según la modalidad en la que participemos.

Con todos estos cambios, la historia se convirtió en lo menos relevante de estas ediciones. El objetivo seguía siendo el mismo y volveríamos a encontrarnos con un equipo de villanos, en este caso el Team Flare, que tratará de destruir el mundo. En este aspecto no se innovaba en lo más mínimo, pero al hablar de Pokémon X y Pokémon Y es necesario recordar que hablamos de las primeras ediciones con un impacto realmente global, tanto por el lanzamiento como por la conectividad. Tanto el nuevo tipo Hada como la mecánica de la megaevolución no tardaron en adaptarse, siendo uno de los mayores aciertos de la sexta generación. Es por ello que las siguientes ediciones seguirían estas directrices de manera casi inmutable.

Los remakes siguieron su orden lógico sin que llegase un Pokémon Z que complementase a los anteriores, por lo que en esta ocasión era el turno de la tercera generación. El 21 de octubre se estrenaban Pokémon Rubí Omega y Pokémon Zafiro Alfa, las ediciones que nos traerían de vuelta a la región de Hoenn. Un mes antes de su estreno, por primera vez se estrenó una demo especial abierta al público con usos ilimitados que serviría para probar por encima cómo se verían estos nuevos juegos y para obtener algunas recompensas que más adelante podríamos transferir al título completo.

El juego, la región y los personajes seguían siendo exactamente los mismos, pero sufrieron un rediseño total para adaptarlos a los estándares de la sexta generación, cambiando su aspecto y añadiendo elementos que aparecieron durante Pokémon X y Pokémon Y. Además, volvían a escena algunos elementos que parecían ya olvidados, como los Concursos Pokémon, los pokécubos y las bases secretas, que se adaptarían tras más de diez años desde la salida de los títulos originales para mostrarse frescos y renovados. Los Concursos llegaron con nuevas mejoras y pasaron a llamarse Gran Concurso Pokémon, en los que se integraría la mecánica de la megaevolución y en los que nos encontraríamos con una nueva rival a batir.

Una incorporación muy simpática relacionada con los concursos fue Pikachu coqueta, un Pikachu hembra muy especial que dispone de cinco disfraces que guardan relación con los concursos: Pikachu roquera, Pikachu superstar, Pikachu erudita, Pikachu aristócrata y Pikachu enmascarada. Según como vaya vestida, esta entrañable compañera puede aprender distintos movimientos que no estarían disponibles de otra manera.Por su parte, las bases secretas se empezarían a conocer como superbases secretas y darían más posibilidades de personalización que las originales.pikachu_coqueta

Aunque se quitaron algunos elementos muy acertados como la capacidad de personalizar al entrenador, en Pokémon Rubí Omega y Pokémon Zafiro Alfa agregaron algunas novedades muy interesantes, algunas de ellas muy reclamadas. Las megaevoluciones acabaron siendo un gran éxito, por lo que en estas ediciones se agregaron 20 nuevas que se sumarían a las mostradas anteriormente. De una forma similar a la megaevolución, los legendarios Groudon y Kyogre podrían aumentar su poder en batalla, aunque en este caso sería mediante el proceso de la regresión primigenia. A través de esto, ambos pokémon volvían a su forma original y se volvían considerablemente más fuertes sin necesitar una megapiedra equipada.

pokemon-roza-ultravuelo

El ultravuelo nos permitía disfrutar de estas vistas

Fuera de los combates se aumentó nuestra movilidad con la incorporación del ultravuelo, con el que montados a lomos de Mega-Latias o Mega-Latios podríamos surcar la región de Hoenn, teniendo acceso a nuevos lugares. También se permitió por primera vez usar vuelo para viajar a las rutas instantáneamente, algo que incomprensiblemente no se había implementado hasta ahora. Al igual que en las ediciones originales, se volvía a dar la posibilidad de usar el movimiento Buceo para explorar el fondo marino de la región, aunque más de uno pueda pensar que este es demasiado abundante.

Algo que se echó en gran falta fue el Frente Batalla. A pesar de que este lugar nació en Pokémon Esmeralda y no en Rubí y Zafiro, era una gran ocasión para volver allí con gráficos renovados y nuevas mecánicas de combate. En su lugar, el Resort Batalla fue el encargado de sustituirlo y en él nos encontraríamos con la Mansión Batalla mostrada en Pokémon X y Pokémon Y, además de con los ya clásicos tutores de movimientos.

El post-game se supo aprovechar muy bien con la inclusión del Episodio Delta, un añadido de estas ediciones en el que se ampliará aún más la historia del juego. Durante los acontecimientos del Episodio Delta tendremos que librar una serie de combates que nos acabarán llevando hasta Rayquaza, una pieza clave para destruir el meteorito que se acerca a la Tierra. Tras completar todo esto, podremos volver a la Liga Pokémon con una mayor dificultad y tendremos acceso a la captura de muchos pokémon legendarios.

episodio-delta

Con estos dos títulos se puso fin a una sexta generación que introdujo grandes cambios. Aunque los juegos mostrados durante este periodo fueran de cuestionable dificultad, bien es verdad que fueron los primeros que se arriesgaron a cambiar un sistema de juego que venía reclamando desde hace tiempo algo que le diese aire fresco. La megaevolución fue un gran paso, un gran cambio dentro de la franquicia, pero tocaba empezar a pensar en la nueva generación y en la nueva región que está por llegar.

Alola, la siguiente gran aventura

Han pasado 20 largos años hasta llegar a este punto. Más de uno llegaba a pensar que en algún momento la franquicia perdería el rumbo, que se encontraría con algún rival que le quitaría el éxito o que, sencillamente, dejaría de gustar. Muy lejos de estos malos augurios, Pokémon ha conseguido llegar hasta esta cifra redonda con un relevante lanzamiento. Nos referimos a las esperadas ediciones Pokémon Sol y Pokémon Luna, que darán paso a la séptima generación el 18 de noviembre de 2016 y el 23 de noviembre en Europa, llegando a Nintendo 3DS al igual que sus predecesores generacionales. Como ya pasase con Rubí Omega y Zafiro Alfa, Sol y Luna han recibido una demo especial con la que conseguir recompensas para la versión completa del juego. Aquí tenemos nuestro análisis de estas dos nuevas ediciones si queréis saber más en detalle.

Pokémon Sol y Pokémon Luna nos llevan de viaje a la región de Alola, un paraíso tropical muy diferente a lo que conocíamos hasta ahora y que viene cargado de novedades muy vistosas. Las costumbres de esta región distan bastante de las que hemos visitado hasta ahora, mostrándose como un lugar apacible, tranquilo y con algunas actitudes tribales que se alejan de la modernidad. A través de una gran mejora gráfica y de un mejor uso de la cámara, esta región se muestra en todo su esplendor y nos incita a apreciar cada pequeño rincón.

En Alola los seres humanos y los pokémon conviven juntos a diario, y eso es algo en lo que se ha querido hacer énfasis en estas nuevas ediciones a través de la introducción de las Pokémonturas, un interesante sistema con el que podremos usar un pokémon que no está en nuestro equipo para superar accidentes del terreno tales como las rocas en el camino o el agua. Con esto, en Alola hemos dicho adiós a las MO, ya que antiguamente habríamos usado Golpe Roca para eliminar los obstáculos del camino y Surf para poder navegar.

pokemon-sol-luna-pokemontura-2

Otro buen ejemplo que ilustra esta convivencia es la RotomDex, nuestro nuevo compañero de aventuras. A diferencia de las inanimadas que habíamos llevado hasta ahora, en Alola nuestra Pokédex tendrá un Rotom viviendo dentro que interactuará con nosotros y que nos ofrecerá algunas herramientas adicionales como el Pokévisor. Con esta nueva opción, que recuerda bastante al Pokémon Snap de Nintendo 64, tendremos la posibilidad de fotografiar a los pokémon que están libres en el entorno que nos rodea.

Los combates son un aspecto que, al igual que en Pokémon X y Pokémon Y, han sabido como renovarse. La aportación principal de Pokémon Sol y Pokémon Luna ha sido la de los movimientos Z, poderosos ataques que podremos usar una vez por combate y que pueden ser determinantes a la hora de obtener la victoria. Los encuentros con pokémon salvajes también tendrán algo más de variedad, ya que a partir de ahora estos podrán llamar a un compañero que sume al combate, algo que nos complicará tanto la batalla como la captura. También se ha introducido la modalidad Battle Royale, algo que se podría traducir como un todos contra todos. En este modo participan cuatro jugadores cada uno con tres pokémon, y se proclama vencedor aquel que consiga derrotar al equipo de uno de los contendientes.

pokemon-sun-moon-z-moves

A través de la Pulsera Z liberaremos el poder de los movimientos Z

La conectividad online fue el aspecto más destacable de la sexta generación y en estas nuevas ediciones se ha querido pulir aún más ese aspecto. Su acceso se ha hecho mucho más sencillo a través de la Festi Plaza, el lugar en el que los entrenadores se reunirán en Pokémon Sol y Pokémon Luna. En este espacio, podremos tanto intercambiar como combatir contra otros usuarios, pudiendo ellos mismos visitar nuestra Festi Plaza. Además, tiene incorporado un sistema de recompensas.

Como hemos mencionado, Alola es un sitio que se rige por unas costumbres algo diferentes, y esto se demuestra muy bien en el recorrido que haremos durante el juego. A diferencia de las demás regiones, Alola no cuenta con gimnasios, haciendo que la figura del Líder de Gimnasio haya desaparecido de estas islas. Pero esto no significa que los jóvenes entrenadores no tengan ningún desafío por delante, más bien todo lo contrario. Los entrenadores novatos tendrán que hacer el Recorrido Insular, en el que tendremos que recorrer las cuatros islas que componen Alola para demostrar nuestra valía. Para superar este desafío, en cada isla tendremos que superar una serie de pruebas dadas por los Capitanes de esa isla en las que tendremos que vencer al pokémon dominante para salir victoriosos. Al superar las pruebas, tendremos el derecho de desafiar al Kahuna, el entrenador más fuerte la isla.

comienzo_de_la_prueba_de_nereida_sl

La historia es uno de los aspectos más interesantes y, a la vez, más intrigantes. En esta ocasión tendremos que lidiar con el Team Skull, la nueva banda de villanos. Mientras tanto, la aparición de los Ultraentes, criaturas desconocidas y totalmente nuevas dentro de la franquicia, desestabilizarán la rutina de la pacífica Alola. Con su incorporación, la saga amplia algo más sus horizontes con una distinción diferente a la clásica de “humanos y pokémon” en este universo.

Algo que agradará mucho a los incondicionales son los guiños dedicados a generaciones anteriores, sobre todo la primera. Algunos pokémon de la primera generación presentan un nuevo aspecto que se ha denominado “Forma Alola” y que les ha servido para sobrevivir en este nuevo entorno. De forma similar al planteamiento lamarckista de la evolución, algunos pokémon como Ninetales o Marowak han variado su aspecto, tipo y habilidades para adaptarse al medio tropical que les rodea en vistas a continuar su especie. Pero esto no son las únicas referencias al pasado, ya que en nuestro viaje nos toparemos con algunos personajes conocidos. Pero, sin duda, los que de verdad van a hacer las delicias de los fans son Red y Blue, los dos entrenadores legendarios de Kanto y que vuelven con un aspecto totalmente renovado acorde al tiempo que ha pasado.

rojo-y-azul-comparacion

20 años acaban cambiando a cualquiera

En 20 largos años da tiempo para muchas cosas. El tiempo pasa poco a poco sin que nos demos cuenta hasta que nos miramos al espejo y vemos el gran cambio que hemos sufrido en nuestra vida. Muchos de los que empezaron en 1996, por no decir todos, son adultos con trabajo, pareja y preocupaciones reales, pero es como si todo hubiese sido en un suspiro. Hoy, en 2016, el lanzamiento de Pokémon Sol y Pokémon Luna es todo un éxito, ni punto de comparación con las ediciones Roja y Verde que por poco no llegaron a ver la luz. Por delante han pasado muchos otros videojuegos que también han alcanzado el Olimpo, pero lo que está claro es que Pokémon sigue despertando un interés que evoca el pasado, casi de manera infantil, y que hace que muchas de esas personas que empezaron con una Game Boy estén esperando con su Nintendo 3DS la llegada de dos juegos que conservan la ilusión del primer día.

Gracias Nintendo, gracias Game Freak y gracias Pokémon. Por estos 20 años y por todos los que están por venir.


Contenido relacionado