4 hacks de Super Nintendo que deberías jugar

Cuatro grandes hacks de la consola nipona

4 hacks de Super Nintendo que deberías jugar
 
 

nintendo-super-famicom-set-flLas modificaciones han estado muy presentes en los últimos años dentro de la industria del videojuego. Cada vez son más personas las que se plantean modificar ciertos parámetros o piezas de un videojuego, todo para crear una nueva experiencia jugable o para añadir más diversión a un título. El tema de las modificaciones puede ser tan variopinto como extenso; en su catálogo nos podemos encontrar desde añadir nuevos enemigos, al añadido de un juego completamente distinto en su totalidad.

Aunque estas modificaciones son frecuentes en los juegos de PC, también existen otras categorías, otras plataformas, donde podemos encontrar distintos ejemplos. Los llamados hacks han inundado diferentes plataformas, incluyendo las más clásicas. En este artículo haremos un repaso a cuatro modificaciones de videjuegos originales de Super Nintendo.

Protoman 21xx

En distintas ocasiones, los creadores de los hacks buscan satisfacer los deseos de muchos usuarios que quieren jugar con un determinado personaje y resulta imposible. Hasta la novena y décima entrega de Megaman, Protoman no era un personaje jugable y el deseo de los usuarios estaba ahí. La dificultad siempre ha estado a la orden del día en la saga Megaman, y en esta ocasión sigue muy presente pero con nimias diferencias entre la dificultad original y la que nos ofrece este hack.

 

Es un juego en el que podremos disfrutar del estilo Megaman en todo su esplendor, pero con el añadido de que esta vez Protoman será el personaje con el que podremos disfrutar de nuestras aventuras. Hay dísimiles razones en las que podemos notar un videojuego diferente, aspectos de enemigos o distintos retoques en el mapeado. Sin duda alguna es un hack que merece estar en la lista.

Kaizo Mario World

Símbolo de toda una generación, Super Mario World fue y es uno de los juegos más recordados de la plataforma nipona. Su simplicidad en la jugabilidad, el estilo artístico tan cuidado y todo el arsenal de niveles que poseía, han convertido al simpático buque insignia de Nintendo en una leyenda de los videojuegos. En el mundo del hack, Mario se ha convertido en un auténtico dolor de muelas, un puñetazo en las costillas para un gran número de personas que ha osado enfrentarse con las diferentes modificaciones. Kaizo Mario World ha tenido el honor de ser uno de los que más ampollas ha levantado.

 

Si hablábamos de sencillez y de fácil adaptación sobre el juego original, Kaizo Mario World es todo lo contrario. Su principal premisa es la de ofrecer un videojuego donde reflejos, habilidad y precisión estén estrictamente acompasados. Enfrentarse al reto que supone siendo lentos, parándose cada dos por tres y ofreciendo un estilo de juego pausado será una condena a muerte dentro de su universo. Lo que el popular hack promete es una danza donde tengamos que derribar enemigos y usarlos a nuestro favor para traspasar saltos al vacío u otros peligros. ¿Te atreverías a enfrentarte al reto que suponen sus niveles?




Donkey Kong Country: The Kremlin’s Revenge

Se puede afirmar sin lugar a dudas, que la época donde Super Nintendo estaba ubicada pasaba por ser la misma época donde los juegos de plataformas estaban a la orden del día y ocupaban claramente un marco más amplio. Se puede distinguir en la época de los 90 un arsenal de títulos, que por ejemplo en la consola de Nintendo tuvo referencias en el anteriormente relatado Super Mario World o en Donkey Kong Country. Como casi todo videojuego que triunfó en la época, el gorila más popular de la consola japonesa también ha tenido sus pinitos en el mundo del hack. 

 

Con un renovado estilo artístico y nuevos mapas, Donkey Kong Country: The Kremlin’s Revenge ofrece diversión a raudales con ciertos momentos de desesperación, los cuales se van haciendo más presentes a medida que vamos avanzando en el propio título. Si en Kaizo Mario World se premiaba tener una combinación de rapidez, precisión y reflejos, en este título se premiará en especial lo último. No será absolutamente extraño hacer un salto que requiera tras de sí golpear a un enemigo. Una milésima de segundo puede significar nuestro particular game over por no ser lo suficientemente astutos. Nadie dijo que un hack fuera a ser tan simple o fácil, siempre tiene que tener su particular marca para sacarnos de quicio.

The Legend of Zelda: Parallel Worlds

Nadie puede discutir que The Legend of Zelda: A Link To The Past fue un auténtico golpe sobre la mesa cuando salió hace 25 años. Su aspecto gráfico parecía adelantado a su época; estilo preciso, efectos que quitaban el hipo, unos scripts sencillamente espectaculares y momentos que ya son historia de los videojuegos. ¿Qué pasaría si a The Legend of Zelda: A Link To The Past se le diera una vuelta de tuerca y se adaptara a convertirlo en un juego excesivamente complicado? La respuesta que estáis buscando la tenéis en The Legend of Zelda: Parallel Worlds. 

 

Si hacemos memoria, atinaremos a recordar que nada más comenzar el título original de Super Nintendo, nos toparemos con la espada en menos que canta un gallo y sin atravesar peligros destacables. Si en A Link To The Past tardábamos cinco minutos o menos en conseguir algo con lo que atacar a nuestros enemigos, en Parallel Worlds nos toparemos con un buen número antes de poder blandir nuestro valioso acero, y francamente, ahí comienza Parallel Worlds pero de una forma bastante simple para lo que nos encontraremos en un futuro. El hack en cuestión incluye habilidad con una dificultad endiablada en la que tendremos que enfrentarnos a jefes en reducidos espacios o en unas condiciones perjudiciales para el jugador. Toda una experiencia para todos aquellos que exigen un auténtico reto dentro del universo de este popular videojuego de Super Nintendo.





Contenido relacionado