Warner podría crear un programa de acceso anticipado a películas

Supone una revolución en la industria

Warner podría crear un programa de acceso anticipado a películas
 

La industria del cine no ha parado de crecer durante los últimos años y gracias a la popularidad que ha ganado, están saliendo adelante franquicias de toda clase y tamaño, que traen consigo decenas de estrenos, algunos de los cuales consiguen conquistar las taquillas cada temporada. Mientras que esto no tiene porque ser algo necesariamente malo para las grandes compañías, está permitiendo que pequeños estudios adquieran la atención que tanto tiempo llevan reclamando, excepto que sea  temporada de Oscars. Es por eso que estamos viendo como algunos servicios de streaming facilitan el acceso al mercado con vías más fáciles tanto para estas otras empresas, como para el público, que cada vez tiene más posibilidades de ver todo tipo de contenido desde sus casas. Y eso es lo que ahora a llevado a Warner Bros. a buscar un modelo que permita conciliar los intereses de la audiencia y de las cadenas de cine.

Es bien conocido por todos que desde que se estrena una película hasta que llega al mercado doméstico pasan varios meses, tiempo que supone un potencial problema para los espectadores. Sin embargo los intereses de los cines también se interponen en ese proceso, y por eso Warner Bros. se está planteando facilitar la llegada del trabajo de los estudios al hogar, según informa Variety. En la última conferencia de accionistas de la empresa, Kevin Tsujihara ha puesto sobre la mesa un nuevo modelo para ayudar a los films que no son parte del género de superhéroes, animación, o con grandes presupuestos.

Pese a que no ha dado muchos mas detalles, la revista informa que una de las potenciales ideas que se están barajando es la de permitir ver las películas en casa 17 días antes de que lleguen al cine, durante un periodo de 48 horas y con un coste de 50 dólares. En esa ecuación, los estudios tendrían que ceder un porcentaje de los beneficios obtenidos a las cadenas de cine, las cuales estarían de acuerdo en implementarlo. Esto supondría un cambio significativo en el sistema de distribución de las cintas y del mercado de alquiler y compra, ya que, pese a que no es aplicable para todos los films, en la mayoría de los casos suelen pasar 3 meses desde que se produce el estreno en el cine, hasta que llega al mercado digital, y finalmente al físico.

No sabemos si esto tendría éxito en el futuro, pero viendo como se encuentra el sector, en el que algunas empresas como Sonyse están planteando abandonar, podría ser una oportunidad inmejorable para dar un golpe de efecto. Está claro que hay gente que siempre preferirá ver las películas en la gran pantalla, con todo lo que ello implica, pero también hay un público potencial interesado en la comodidad del hogar y la ausencia de molestias y ruidos de las salas de cine. Además este modelo podría beneficiar a las pequeñas producciones más de lo que Warner imagina, e incluso se rentable para otras grandes cintas. Habrá que ver si los 50 dólares que costaría no sería un precio excesivo, pese a que está pensado para grupos o familias. Lo que está claro es que supondría todo un impulso y ayudaría a las películas a salir adelante.


Contenido relacionado