Detenida la campaña de ZX Spectrum Vega Plus en Indiegogo

Debido a la falta de comunicación entre creadores y patrocinadores

Detenida la campaña de ZX Spectrum Vega Plus en Indiegogo
 

Hace unos días, Indiegogo, uno de los portales más importantes de crowdfunding actuales, detuvo la campaña de la ZX Spectrum Vega Plus debido a los constantes problemas que hubo entre los responsables de la campaña, Retro Computers Ltd  y Clive Sinclair, y sus patrocinadores.

La consola pretendía, con más de 1.000 juegos licenciados y un éxito del 367% (Algo más de 600.000 dólares) en Indiegogo, ser la versión portátil de la ZX Spectrum Vega, su hermana de sobremesa, que recuperó al doméstico ordenador de los 80 y fue otro éxito rotundo en su campaña hace dos años.

Según los responsables de la campaña de crowdfunding, la consola portátil debía de estar lista y preparada para su envío en octubre de 2016 y, debido a algunos problemas, se retrasó hasta el 20 de febrero de 2017. Si sumamos el constante retraso, pues a fecha de hoy aún no se ha enviado prácticamente ninguna consola, los rumores de los problemas empresariales y la falta de comunicación entre los desarrolladores y los mecenas, tendremos el cóctel perfecto para que la ilusión y el éxito por el proyecto acabe transformado en rabia, desilusión e impaciencia.

Al final, tenemos un sentimiento de engaño de tal magnitud que ha llevado a los miles de patrocinadores a pedir la devolución de su dinero. Algo totalmente normal ya que ni siquiera han mostrado una pizca del proceso de fabricación, puesta a punto o envío del producto para calmar el ambiente. Tan solo unas imágenes renderizadas que difieren totalmente del desarrollo del producto, algo que todos querían ver, y que ha conseguido todo lo contrario: sembrar aún más desconfianza.

A causa del silencio de los desarrolladores, Indigogo ha detenido la campaña hasta que se pronuncien sobre el tema y todo sea aclarado. El asunto ha llegado a tal extremo que incluso la BBC ha decidido investigarlo y redactar un artículo con todos los detalles.

En él, comentan que Retro Computers Ltd  les pidió que retrasaran la cobertura de la noticia a causa de posibles amenazas reales de violencia contra los empleados de la compañía. La BBC, por su parte, esperó hasta que compartiesen pruebas de dichas amenazas y al no recibirlas acabaron por no retrasar más el artículo.