¿Qué hace tan especial a Way of Redemption?

El título ya está a la venta

¿Qué hace tan especial a Way of Redemption?
 

La industria española tiene cada vez más notoriedad en el sector gracias a algunos títulos que logran competir tanto en calidad como en originalidad con cualquier otro juego de los grandes estudios. Esto tiene especial relevancia cuando somos conscientes de la situación nacional, y el tamaño de los estudios responsables de las obras que, por suerte, llegan cada vez más frecuentemente a las consolas. En ese sentido, el apoyo llevado a cabo por Sony con su programa de PlayStation Talents está permitiendo ayudar a las desarrolladoras españolas y promocionando algunos juegos que de otra forma nunca verían la luz más allá de nuestras fronteras. Ese es el caso de Way of Redemption, el título de Pixel Cream que ganó el año pasado el premio a mejor título nacional, y que ahora se ha convertido en el primer videojuego español en colarse entre los juegos del mes de PlayStation Plus.

El hecho de que un título nacional cobre tanta importancia para Sony supone todo un hito para nuestra industria, pero que además se pueda obtener de forma gratuita durante este mes es todavía más destacable. No obstante, y como es lógico, habrá muchas personas que desconozcan de qué trata este juego. Nosotros tuvimos la oportunidad de probarlo el pasado viernes en su presentación oficial en el GGWP Bar, en Madrid, y ya os podemos contar un poco más de sus entresijos.

¿Echamos la última?

Way of Redemption es un curioso juego que recuerda en gran medida al eterno Windjammers, pero que renueva la fórmula vista en el clásico de Neo-Geo desde una nueva perspectiva sumamente interesante. ¿Cómo lo hace? Incluyendo elementos que lo convierten en un MOSA (Multiplayer Online Sport Arena) y con una premisa bastante atractiva: convertir el voleibol en un juego lleno de fuegos artificiales y un componente táctico que requiere la máxima coordinación.

De una forma simplificada, Way of Redemption nos propone partidas de uno contra uno o dos contra dos en un campo separado por una red, en la que tendremos que conseguir introducir una pelota en la portería del lado contrario. Para ello tendremos que seguir una mecánica en la que priman los reflejos y la rapidez. La principal curiosidad de este título es que una vez que cojamos la pelota no podremos movernos. En ese momento nuestras opciones pasan por pasarla de nuevo al campo contrario o la de dársela a un compañero para que este remate.

En lo que se refiere a tipos de golpeos, como si de un partido de tenis se tratara, contamos con un golpeo normal si pulsamos el cuadrado, uno con efecto si lo hacemos con circulo, y una especie de globo si lo hacemos con triángulo. Mientras tanto el botón X queda relegado a los pases entre compañeros, cosa que, a tenor del ritmo caótico de las partidas, no haremos en demasiadas ocasiones.

Lo más importante aquí no son tanto las normas de juego, como la astucia y habilidad de cada jugador. Y es que cada personaje contará con sus propias habilidades, apariencias y estéticas que harán de la elección del equipo un momento importante dentro de la planificación. En este momento hay disponibles hasta 7 personajes: Ryunosuke, Pryckon, Zythrall, Ylwa, Mendelae, Korban y Darcey. ¿Y quiénes son ellos? En Way of Redemption encarnamos un dios que se ha excedido en sus funciones y ahora buscará el perdón en el campo de juego. De ahí que cada uno de ellos tenga unas increíbles habilidades que activaremos con L2 o R2 dependiendo del caso, y que de ser usadas correctamente pueden suponer una rápida victoria.

 

 

Más rápido que el viento

La clave en cada partida será la rapidez. Según vaya progresando el juego, si logramos encadenar varios golpes seguidos la pelota irá ganando en velocidad. De manera que si devolvemos de manera inmediata una pelota del contrario, esta volverá más rápidamente al oponente, haciendo que los reflejos sean cruciales. Además, existen unos combos que potenciarán nuestros ataques si los ejecutamos bien. Desde el clásico bloqueo y posterior remate mientras saltamos, hasta el dash (sí, aquí también lo hay) seguido de un bloqueo y remate. Este concepto a simple vista puede parecer sencillo, pero en las pocas partidas que pudimos jugar comprobamos el nivel de habilidad que requiere dominarlos.

 

Además, sus similitudes con el género MOBA no se quedan en las skins de cada personaje (Kerrigan ¿eres tú?) sino que también contamos con un sistema de talentos. Al comienzo de cada partida deberemos elegir entre cuatro opciones de las cuales tendremos que escoger dos. Cada personaje cuenta con las suyas propias, y van desde un mayor porcentaje de críticos hasta un mayor tiempo de stun. No obstante las elecciones no serán irrevocables, ya que a mitad del juego tendremos un pequeño descanso en el que podremos volver a seleccionar dos talentos nuevos entre otro grupo de cuatro completamente diferente al del comienzo.

Táctica por encima de todo

Las habilidades de los personajes y los combos dotan a la jugabilidad de una profundidad con una curva de aprendizaje bastante pronunciada. Pero además de estos dos conceptos también deberemos tener en cuenta el campo sobre el que jugamos. En Way of Redemption contamos con varios escenarios diferentes con estéticas que pueden afectar a la visibilidad correcta de lo que está ocurriendo en pantalla. En determinados momentos habrá tantas cosas ocurriendo simultáneamente que desearéis saber dónde está la pelota para no sentiros un estorbo. Y mientras hacéis esto, debéis tener en cuenta una mecánica crucial para la victoria.

Cada nivel cuenta con dos plataformas, situadas cada una de ellas en los laterales de cada campo, que se irán encendiendo intermitentemente a lo largo de la partida. Si nos ponemos sobre alguna de ellas durante un breve periodo de tiempo, veremos cómo se apaga y se enciende la plataforma opuesta. Y si conseguimos repetir la operación, lograremos cerrar nuestra portería durante algunos segundos. Esto puede ser crucial si estamos a punto de ser derrotados, ya que todas las pelotas que lleguen a nuestro campo serán rebotadas, duplicando nuestro poder ofensivo durante ese tiempo.

Pixel Cream ha logrado crear un juego muy interesante y que guarda un gran potencial para convertirse en la principal apuesta nacional en este género. Way of Redemption se encuentra actualmente de forma gratuita, pero su precio normal será de 19,99 euros , lo que no deja de ser atractivo para las cientos y cientos de horas que propone. Nosotros ya hemos quedado totalmente convencidos, ahora solo está por ver si la comunidad se decide por una apuesta que se sale de lo habitual, pero que huele a creatividad y pasión.


Contenido relacionado