Prey 2 hubiera presentado un inverosímil giro argumental

Eurogamer ha desvelado múltiples datos sobre el juego

Prey 2
 

Hace prácticamente tres años desde que Prey 2, el que hubiera sido la secuela del Prey original, fuera oficialmente cancelado. Sin embargo, esto no impidió que en posteriores fechas se rumoreara un posible retorno al título, aunque tomando la forma de remake sobre el Prey 2 que no llegó a darse, tal y como ocurrió el pasado año antes de la realización del E3, evento en el que se especuló que este remake sería mostrado, algo que finalmente no se dio. Y así nos plantamos en 2017, con el reboot del Prey original, y recientemente, con nueva información sobre ese tan hablado Prey 2 que nunca llegó a concretarse.

Los encargados de aportar esta nueva y exclusiva información no han sido otros que Eurogamer, mediante un vídeo en el cual revelan múltiples aspectos que se hubieran incluido en Prey 2 de haber visto éste la luz, y los cuales os traemos a Areajugones. Para comenzar, destacan que la saga hubiera contado con un nuevo protagonista, Killian Samuels (algo que ya se conocía), un ex Marshall de los Estados Unidos de América el cual se encontraba transportando a un prisionero en un avión que podíamos ver estrellándose al comienzo del primer Prey. Después del accidente, Killian se despertaría desorientado para ser nuevamente noqueado por un alienígena y ser transportado así a otro planeta. Una vez en el nuevo planeta, la historia avanzaría una década entera, y Killian, que se habría reconvertido en un cazarrecompensas, sería el único humano en todo ese mundo; hasta aquí rondaría lo que habría sido la parte básica de la trama del título. Sin embargo, no todo sería tan simple.

Al parecer, el avión inicial que podíamos observar en el Prey original, y en el cual se desplazaba Killian, no sería la única ocasión en que ambos juegos se verían entrelazados, pues en cierto momento de Prey 2, Killian dejaría de ser el único humano en rondar por el nuevo planeta al que había sido transportado para verse acompañado por Domasi Tawodi, el protagonista de Prey. Éste, sin embargo, nos acompañaría en forma de espíritu, puesto que su cuerpo se vería atrapado por un ente enemigo desconocido, aunque posteriormente accederíamos a liberarlo y juntos exploraríamos el nuevo mundo para encontrar y eliminar al gran enemigo controlando todo ese territorío, el cual busca utilizar tecnología desconocida para destruir la tierra (este sería el objetivo final del juego). Eso sí, los múltiples giros argumentales que pensaron los desarrolladores para el título, os dejarán completamente boquiabiertos.

Al parecer, tal y como hemos mencionado, la primera vez que Killian y “Tommy” (la forma habitual de llamar al protagonista del primer Prey) se encuentran en Prey 2, no únicamente el propio jugador, sino que ellos mismos creen haberse visto por primera vez en ese mismo instante, algo que más tarde se descubriría no ser así. Según cuentan desde Eurogamer, cada vez que supuestamente Killian moría en ese nuevo planeta (y al parecer muere centenares de veces antes de que tomemos control de él), su conciencia se veía transportada a un nuevo cuerpo, exactamente igual al anterior, aunque habiendo perdido todos los recuerdos de su previa vida. Además, cada vez que volvía a renacer, reaparecía una vez más en su apartamento (el cual estuvo inspirado en Bladerunner), y tomaba siempre los mismos caminos y decisiones, hasta que en la zona final de Prey 2, Killian encuentra decenas de cuerpos de sus anteriores ‘yo’ esparcidos por el suelo, siendo ésta la ocasión en la que más lejos ha llegado en su trayectoria. Sin embargo, y una vez más, esto no se quedaría aquí.

Supuestamente, justo al final del juego tras eliminar al último enemigo y destruir la maquinaria que debía acabar con la tierra (la cual tomaba la forma de una nave gigante), Killian sería lanzado hacia el espacio exterior a causa de múltiples explosiones, y lógicamente, estaría destinado a morir, si no fuera por un pequeño detalle. En la demo que se publicó en su momento de Prey 2, veíamos cómo Killian cazaba a una de sus recompensas y la transportaba con un aparato a otro planeta. Pues bien, en sus últimos momentos, mientras moría en el espacio, Killian utilizaría ese mismo teletransportador sobre su persona, introduciendo coordenadas aleatorias que, por suerte, le mandarían a la tierra. Una vez allí, dejaría su trabajo como cazarrecompensas y se dedicaría a vivir una vida tranquila. Al envejecer, sería mandado a un hospital en el que moriría plácidamente rodeado de sus seres queridos… para una vez más reaparecer en el mismo apartamento en el que había reaparecido cientos de veces anteriores. Un final que habría dejado a más de uno con los ojos como platos.

Sin duda alguna toda esta información sobre la historia puede hacer que más de uno deseara que dicho proyecto hubiera llegado a buen puerto, aunque por desgracia como sabemos no fue así. Eurogamer también desveló algún otro dato respecto a la jugabilidad, como que a la hora de buscar alguna de nuestras recompensas (sobre las cuales conseguiríamos información en diferentes puestos repartidos por el planeta), recibiríamos informaciones imprecisas que nos obligarían a llevar a cabo una investigación, poniendo en juego algunas mecánicas interesantes como que el simple hecho de sacar a relucir nuestra arma durante una conversación, provocaría un cambio absoluto en el desarrollo de la misma. En general, Prey 2 pretendía introducir muchas características nunca antes visitadas por ningún otro título en la historia de los videojuegos hasta ese momento, reconociendo uno de sus desarrolladores que posiblemente se encontraban 6 o 7 años por delante en cuanto a ideas con respecto a los otros títulos que en ese momento triunfaban en el mercado. De lo único que podemos estar seguros, es que es una verdadera lástima que un juego que podría haber marcado un antes y un después, nunca llegara a ver la luz.


Contenido relacionado