Qué queremos ver en Wolfenstein: New Colossus

Qué queremos ver en Wolfenstein: New Colossus
 

Aunque los rumores sobre el E3 se estén sucediendo desde hace unas semanas, la teoría de que Bethesda estaría desarrollando una nueva entrega de Wolfenstein lleva diciéndose desde el pasado E3 2016.

La imagen que hacía referencia a este rumor nos daba algunos títulos que ya estaban anunciados y guiños a otros títulos antiguos como la mítica saga Commander Keen. Lo que verdaderamente llamó nuestra atención por aquel entonces fue ver los nombres de Wolfenstein: New Order y Wolfenstein: Old Blood acompañados por un título enigmático que llevaba por nombre New Colossus.

Desde aquel momento todos tenemos en nuestra particular quiniela para la feria una nueva entrega de la saga Wolfenstein, algo que, sin lugar a dudas, agradaría al público que disfrutó de Wolfenstein: New Order, o los que, como un servidor, disfrutan de las aventuras de B.J. Blazkowicz desde su primera aventura en Wolfenstein 3D.

En la ambientación

Una de las principales dudas que puede surgir cuando hablamos de New Colossus, es saber si esta entrega estará protagonizada por el carismático Blazkowicz. Siendo realistas, no se nos ocurre una mejor manera de seguir con la saga que hacerlo a través de aquel que tantas horas de diversión, acción y aventura nos ha otorgado. La idea se torna más dubitativa sobre cómo estará ambientada y el estado físico de Blazkowicz en esta nueva aventura; el hecho de que la vejez de nuestro personaje se vea aumentada siempre está presente y además no sería extraño que la historia pasara por una vuelta de tuerca en cuánto a situarla en una etapa histórica ficticia. Si en Wolfenstein: New Order nos situaron en un prisma histórico donde los nazis tenían un poder tecnológico inmenso, no sería de extrañar que esta nueva entrega de la saga pasara por una hipotética Tercera Guerra Mundial o un nuevo giro en la Segunda Guerra Mundial como se acostumbra a hacer.

Personalmente, me gustaría que innovaran, se arriesgaran y ejecutaran una campaña donde se nos llevara a otros terrenos como esa hipotética Tercera Guerra Mundial y sus orígenes. Un ambiente ficticio donde la sorpresa estuviera invitada a ese espectáculo de fuego cruzado y balas volando por el aire. Quién sabe, puede que incluso tengamos que volver a la Luna.

En la jugabilidad

Llegados a este punto se nos hace imposible no pensar en mejoras de la jugabilidad. Las dos últimas entregas de la saga estaban a un nivel bastante elevado, pero había cosas que rechinaban un poco por su mala utilización.

Vistos los avances que han logrado con juegos como Prey o Dishonored 2, algo que podría encajar bien en el sistema de juego serían algunas misiones de infiltración, haciendo mejor uso del sigilo. A pesar de que era una mecánica que se incluía prontamente en Wolfenstein: New Order, en pocas ocasiones se le sacaba partido a una mecánica tan simple y efectiva. Normalmente preferías usar armas de fuego que rebanar el cuello de un enemigo con la máxima discreción posible, y eso es algo que dichos niveles podrían mejorar entrando en un edificio sin dar la voz de alarma o, por causas de la historia, encontrarte con el cuchillo como único elemento de supervivencia ante nuestros enemigos.

Dicha mecánica no solo ofrecería una dificultad un poco más elevada, sino que haría de algunos niveles una desconexión del fuego cruzado, sustituyendo a la precisión por la estrategia para encadenar muertes de forma sigilosa y sin que absolutamente nadie se entere.

Más que una mejora, también nos gustaría la inclusión de algo que gustó mucho de Wolfenstein: New Order: su duración. Si el título ya de por sí era un auténtico deleite en todo momento, su duración en derredor a las doce horas se convirtió en todo un acierto.

Niveles cargados de acción, frenetismo en estado puro e incluso jefes finales como se viene haciendo desde los inicios de la saga, hacían de Wolfenstein: New Order un paseo de lo más agradable en todo momento e incluso, a pesar de su duración, se hacía corto pero épico. Ese legendario modo campaña debería seguir siendo tan frenético, divertido, entretenido, pero con esos pequeños apuntes que hemos relatado.

Posible modo multijugador

Algo a lo que apuntaban muchos miembros de la comunidad de Youtube y algunos medios anglosajones, era a la posibilidad de que a esta nueva entrega de Wolfenstein se le añadiera algo que se echó de menos por parte de un copioso número de jugadores. Hablamos, como no podía ser de otra manera, del multijugador.

Fue uno de los puntos negativos en diversos análisis, pero lo cierto es que Bethesda ya aclaró el porqué de dicha ausencia: “Hablamos con MachineGames sobre el juego que querían hacer y el multijugador no formaba parte de él”, dijo Pete Hines de Bethesda. “No vamos a obligarles y a decirles ‘el último juego tuvo uno, así que tenéis que hacerlo’. Estos chicos hacen cosas interesantes. Si miras The Chronicles of Riddick y The Darkness, verás que estos juegos tienen un elemento creativo para ellos que es similar a las cosas que están haciendo en Wolfenstein y eso es lo que nos atrajo a ellos y a su visión de Wolfenstein”.

¿Quiere decir eso que Wolfenstein: New Colossus no tiene ninguna posibilidad de salir con un modo multijugador? En absoluto. Puede que la idea de incluir dicho modo se haya tornado de una manera distinta para Machine Games y el título traiga este añadido de serie para que los jugadores disfruten de toda la adrenalina y acción que supone un multijugador en este tipo de títulos.

La vuelta de una gran saga

Esperamos grandes cosas de Bethesda para este E3 2017, pero una de ellas es este Wolfenstein: New Colossus que se torna como una de las apuestas seguras a aparecer. Las palabras de Pete Hines diciendo que “Machine Games ha estado trabajando en algo y es una locura” parecen confirmar todas las sospechas de que volveremos a ponernos una vez más en el papel de B.J. Blazkowicz para liquidar enemigos nazis.


Contenido relacionado