7 razones por las que Aven Colony puede triunfar este verano

Jugamos a lo nuevo de Mothership y te contamos por qué es una obra a tener en cuenta

7 razones por las que Aven Colony puede triunfar este verano
 
 

Mothership Entertainment es un pequeño estudio estadounidense formado por algunos grandes veteranos de la industria, entre los que se incluyen extrabajadores de obras como Fable 2, Metroid Prime 2 y 3 o Star Wars: The Old Republic entre muchas otras. Con este repertorio, es fácil entender por qué un nuevo proyecto suyo logró llamar mi atención desde el principio. Hace ya unos años desde que este pequeño equipo de nada más que cuatro personas comenzara el desarrollo de Aven Colony, una obra de estrategia ambientada en un universo de ciencia ficción en el que debemos dirigir la primera colonia humana más allá de los límites de nuestro sistema solar.

Nuestro papel como gobernador de este asentamiento será el de protegerlo y hacerlo prosperar en ambientes totalmente hostiles, atendiendo las necesidades tanto de la base como de los trabajadores para, de esta forma, crear una comunidad próspera, feliz y segura. ¿Os suena bien? Si la idea es buena, lo mejor que tiene Aven Colony es que sabe llevarla con eficacia a la práctica sin dejarse nada por el camino. Por ello, tras haber estado probado el título de Mothership Entertainment durante los últimos días, hoy os damos 7 motivos por los que Aven Colony es una obra a la que merece la pena seguir el rastro, uno de esos juegos que, con un público objetivo muy claro, puede causar furor entre todos los fans del género.

Una obra fresca

Aven Colony es un juego de estrategia, pero no al estilo Civilization, sino más bien como un gestor del tipo de SimCity. Si bien es cierto que este es un género que no recibe demasiadas obras a lo largo del año, Aven Colony se enfrenta cara a cara con Cities: Skylines, uno de los mejores títulos de construcción y gestión de ciudades de los últimos años. Y lo cierto es que la obra de Mothership Entertainment consigue plantar cara con una propuesta muy fresca y nuevas mecánicas que vienen dadas por el hecho de encontrarnos en un planeta lejano, con una atmósfera y un período orbital muy distintos a los de la Tierra. Todo ello provoca situaciones inimaginables en obras de carácter más realista, permite incluir variaciones y mecánicas con mayor libertad y, en general, consigue sentirse muy distinto y sorprendente sin perder el toque de seriedad que caracteriza al género

Peligros por doquier

 

Aven Colony apuesta, al igual que SimCity, por una obra totalmente pacifista. No nos encontraremos con razas alienígenas inteligentes que traten de acabar con nuestra vida por algún motivo absurdo; pero eso no significa que la vida extraterrestre no vaya a ser un problema. Nuestra primera colonia más allá del Sistema Solar no será un paseo de rosas y tendremos que hacer frente a multitud de peligros. Desde una atmósfera nociva para el ser humano hasta cambios importantes de temperatura dentro de un mismo día pasando por fenómenos climatológicos como tormentas eléctricas, los peligros se extienden más allá de la imaginación del jugador. Y por si fuera poco, la vida alienígena puede complicarnos las cosas; en forma de pequeñas esporas venenosas o de enormes gusanos acuáticos, los extraterrestres supondrán una amenaza constante.

Herramientas para aburrir

Pero no os preocupéis, aventureros espaciales, no estaréis solos ante el peligro. Aven Colony pone a nuestra disposición una cantidad de contenido increíble para poder hacer frente a todas las adversidades que se nos plantean. Desde los clásicos generadores de electricidad hasta innovadores sistemas defensivos con los que hacer frente a plagas de esporas. La ciencia ficción se manifiesta de forma escandalosa aquí, llevando las posibilidades a otro nivel y dándole una vuelta de tuerca a todo lo que conocemos. Tendremos que investigar los compuestos alienígenas, cultivar nuestro propio alimento, realizar expediciones para reconocer el terreno, explotar el suelo para obtener minerales y agua, comerciar con otros humanos y, de esta forma, mantener bien abastecida a nuestra colonia.

 




Manejar a la población

Pero lo mejor de Aven Colony es que no solo nos pide sobrevivir manteniendo estable la comida, el agua y la energía, sino que exige que creemos una comunidad con todo lo que ello conlleva. Los habitantes de nuestro nuevo planeta son humanos y, al fin y al cabo, los problemas de nuestra base no son tan distintos a los de una ciudad cualquiera. Es por ello que tendremos que estar alerta a las comodidades de nuestros ciudadanos, manteniéndolos felices, sanos, seguros y con la moral alta. Para conseguir todo esto contamos con un complejo sistema que incluye tanto edificaciones (tales como centros de realidad virtual, hospitales o centros policiales) como opciones políticas que nos permiten legislar y racionar alimentos, agua, electricidad y otros tantos detalles. Y no penséis que estamos ante un juego en el que al final solo se usan las cuatro opciones de turno mientras el resto quedan relegadas a un papel casi anecdótico; todo lo que Aven Colony pone a nuestra disposición es una opción viable para resolver cada uno de los miles de problemas que encontraremos en los nuevos planetas y, al final, como en cualquier juego de estrategia, el juego se basa en tomar decisiones y ver qué conviene más en cada momento.

Visualmente espectacular

Otro de los puntos en los que Aven Colony se siente más fresco que la mayoría de propuestas del género es en el apartado visual. Es cierto que puede que nuestra colonia no se sienta como un ente vivo debido a que no hay demasiadas animaciones ni demasiado llamativas para los diferentes edificios, pero el diseño propio de un futuro no muy lejano que tiene toda la arquitectura es, sin duda alguna, un punto muy a favor de este apartado. Además, los diferentes planetas en los que podemos crear nuestros asentamientos permiten, por un lado, distinguir claramente dónde podemos conseguir recursos y de qué tipo son estos; y por otro lado, resultar visualmente bonitos y llamativos gracias a una paleta de colores bien seleccionada y unos modelados muy bien cuidados. Y, acompañando a todo esto, tenemos unos efectos visuales realmente espectaculares para eventos como tormentas eléctricas, nevadas o tornados, resultando así una obra bonita en conjunto.

Rejugabilidad

A pesar de que tan solo hemos podido probar unas cuantas horas y no hemos llegado al final, Aven Colony apunta muy buenas maneras manejando uno de los problemas más grandes en su género, la rejugabilidad. Muchas veces nos daremos de bruces con que este tipo de juesgos de construcción ofrecen diferentes mapas para establecer nuestra ciudad, pero resultan demasiado similares entre sí, aportando más bien poco a la jugabilidad. Aven Colony soluciona esto incluyendo diferentes planetas; y no podemos asentarnos en el que queramos, sino que tendremos que ir avanzando uno a uno, adquiriendo habilidad para enfrentarnos a los peligros que nos aguardan en cada nueva colonia espacial. Los diferentes planetas tendrán sus propios peligros y características que nos obligarán a jugar y controlar nuestra base de forma totalmente distinta. Por poner un ejemplo, no tendremos las mismas preocupaciones al establecer una colonia en un planeta cargado de agua y vegetación, que en un desierto yermo lleno de yacimientos minerales pero carente de humedad.

Un juego que apunta maneras

Gracias a todas las posibilidades que ofrece, una curva de dificultad muy acertada y una ambientación de ciencia ficción que le confiere mucha personalidad y frescura, Aven Colony ya ha conseguido que deseemos más. Bien podríamos estar ante uno de los mejores juegos de estrategia no bélica del año.


Contenido relacionado