Estos han sido los 9 momentos clave del 5o episodio de Juego de Tronos

Juego de Tronos

En emisión

Estos han sido los 9 momentos clave del 5o episodio de Juego de Tronos

Nos acercamos al final de la que es sin duda la temporada con más acción hasta la fecha

Estos han sido los 9 momentos clave del 5o episodio de Juego de Tronos
 
 

Una semana más HBO nos brinda un nuevo capítulo de “Juego de Tronos” y, una vez más, os mostramos los momentos que lo han convertido en uno de los más memorables hasta la fecha. En esta ocasión, aunque nos hallamos ante un episodio notablemente más calmado que los que hemos visto hasta ahora en esta séptima temporada, “Guardaoriente” nos ha regalado algunos momentos muy esperados por los espectadores, así como una revelación que cambia por completo la situación en Poniente.

Si os perdéis respecto a quién se encuentra en qué bando en esta Gran Guerra por el Trono de Hierro de los Siete Reinos recordad echarle un vistazo a este breve resumen:

Así está la situación actualmente en la Gran Guerra de Juego de Tronos

A CONTINUCIÓN ENCONTRARÉIS SPOILERS DE JUEGO DE TRONOS

Primeros en batalla

Como el propio lema de la Casa Tarly reza, “primeros en batalla”, ahí estuvieron para presenciar el primer enfrentamiento entre las tropas de los Lannister y los Dothraki comandados por Daenerys. A pesar de que ya habían tenido lugar otras batallas como el ataque a los Greyjoy por parte de Euron, la toma de Roca Casterly por los Inmaculados o la toma de Altojardín, esta es sin duda la primera gran batalla como tal de esta guerra entre la Corona y la “última” Targaryen.

Así pues, con la superioridad que le da la presencia de Drogon en combate, Dany no tiene problema alguno para ganar y, en “Guardaoriente” vemos que el destino tanto de Randyll Tarly como de Dickon (padre y hermano respectivamente de Sam) es la muerte. ¡Dracarys!

Sangre Targaryen

Hecho el trabajo en Poniente, Daenerys regresa a Rocadragón para regalarnos una de las escenas más épicas hasta la fecha. Incluso ella misma se queda completamente perpleja cuando Jon Nieve se retira el guante y toca con su mano desnuda a Drogon. Estamos seguros de que el dragón de la joven Khaleesi puede sentir la sangre Targaryen de Jon fluyendo por sus venas, aunque probablemente será Bran el que le comunique dicha noticia. Hay que recordar que nosotros como espectadores conocemos todo lo que ocurre en Poniente pero Jon no tiene idea alguna de su parentesco, para él sigue siendo un hijo bastardo de Ned Stark y alguna prostituta sureña.

Los muertos son reales




Aquí llegamos a lo que parece que será la trama principal del próximo capítulo de esta séptima temporada. Hasta ahora, hemos visto que el enfrentamiento por el Trono de Hierro ocupaba las preocupaciones de nuestros protagonistas, pues la amenaza de los Caminantes Blancos tan sólo era reconocida por Jon Nieve que, recordemos, es el único de los ahí presentes que ha visto a tales criaturas con sus propios ojos. A Tyrion, tras hablar con Varys y llegar a la conclusión de que a Daenerys la guerra por Poniente se le queda muy grande, pues tras la ejecución de Randyll Tarly cada vez se parece más a su padre, se le ocurre que mostrarle a Jaime un Caminante Blanco podría cambiar el rumbo de la propia Guerra.

Su objetivo es hacer que Cersei entre en razón y se una a la defensa del Norte, aunque sabe que eso tan sólo lo podrá conseguir si convence a su hermano Jaime, a quién es el único al que la Reina escucha.

El retorno del herrero

La última vez que vimos a Gendry fue en la tercera temporada, y era uno de los personajes favoritos de muchos fans de “Juego de Tronos”. No es de extrañar que, tras verlo alejarse remando en aquella famosa barca, hubiera gran expectación sobre qué es lo que habría estado haciendo todo este tiempo pues, para bien o para mal, su regreso a nuestras pantallas quedó confirmado cuando el actor hizo acto de presencia en la pasarela de la premiere de esta temporada.

Parece que el joven herrero ha estado tratando de hacer vida en Desembarco del Rey, aunque Ser Davos no lo ha olvidado nunca. Tan pronto como llegan a la capital de Poniente para que Tyrion se reúna con su hermano Jaime, el Caballero de la Cebolla se escabulle para ir a verlo en Flea Bottom, un barrio marginal de Desembarco del Rey. Allí vemos que Gendry no duda en unirse a la empresa de Jon Snow, incluso si eso significa viajar más allá del muro. Todo este tiempo fuera de la serie parece que tan sólo ha alimentado su sed de aventura, y ahora tiene un martillo de plata con el que ha demostrado gozar de gran habilidad para empuñarlo.

Un Lannister más

Tras una tensa reunión con Tyrion (pues no hay que olvidar que, a pesar de la fuerte unión que hay entre los dos hermanos, el enano asesinó a su padre,  Tywin Lannister), Jaime regresa con Cersei y ésta le comunica una noticia que seguro que los espectadores esperaban menos que él mismo, la Reina está embarazada. El bebé vuelve a ser, como ya ocurrió con Joffrey, Myrcella y Tommen, de Jaime.




Esto, aunque parezca que no tiene gran importancia, puede darle un nuevo giro a “Juego de Tronos” pues, como ya hemos visto en las seis temporadas anteriores, Cersei hará literalmente lo que haga falta para proteger a sus hijos, aunque por el momento la cosa no le ha salido del todo bien. La escena termina con una frase algo críptica de Cersei, que le dice a su hermano “No vuelvas a traicionarme.” El rostro de Jaime lo dice todo, esto no puede ser nada bueno.

Una amarga despedida

Llega el momento en el que Daenerys tiene que decirle definitivamente adiós a Jon Nieve, del que, aunque apenas lo muestra, está ahora enamorada. Realmente sabe lo peligroso que es lo que se propone el bastardo de Invernalia, por lo que sabe que es posible que no lo vuelva a ver jamás. Las tierras heladas más allá del muro son sobradamente peligrosas de por sí, eso sin tener en cuenta que su objetivo es dar caza a un Caminante Blanco. La escena en la que se despiden es muy importante, incluso parece que, tras la tensión inicial que hubo entre los dos, ninguno de los dos desea separarse.

Las raíces de Jon Nieve

Por fin llegamos a la que es la revelación más importante del capítulo y, probablemente, de toda la temporada. Nuevamente, como ya ocurrió en la sexta temporada, tiene relación con el origen de Jon Nieve. El año pasado descubríamos, como ya se tenía sospechas, que Jon Nieve no era bastardo de Ned Stark, sino de su hermana Lyanna Lannister (hermana de Ned Stark) con Rhaegar Targaryen (hermano de Daenerys e hijo del Rey Loco, que murió durante la Rebelión de Robert). Esto, igualmente, no lo convertía en un Targaryen, pues sus padres no habían contraído matrimonio.

De los labios de Gilly conocemos durante “Guardaoriente”, mientras lee algunos gruesos libros junto a Sam, que Rhaegar y Lyanna se casaron en secreto en Dorne. Esto convierte a Jon, no sólo en un auténtico Targaryen, sino en el que goza de mayor legitimidad para reclamar el Trono de Hierro de Desembarco del Rey, por encima de Daenerys y, por supuesto, muy por encima de Cersei.

El plan de Meñique




La relación entre Sansa y Arya Stark nunca fue una sencilla o especialmente amigable. De hecho, en el poco tiempo que estuvieron juntas en “Juego de Tronos” (apenas una temporada) hubo más peleas que momentos fraternales. Por supuesto, ha pasado mucho tiempo desde entonces y ya no son las niñas que recorrían los pasillos de la Fortaleza Roja de Desembarco del Rey. Sus primeros encuentros en Invernalia en esta séptima temporada, aunque muy esperados por ambas, no han estado libres de tensión.

Aunque Sansa ha sido uno de los personajes que más ha evolucionado en el transcurso de la serie, Arya se ha convertido en una hábil asesina tras su paso por el Templo del Dios de Mil Rostros de Braavos. A la sombra de Cersei, una ha aprendido las artes de la estrategia en la guerra mientras que la otra ha optado por la destreza en combate y la fuerza.

Meñique, tan astuto como siempre, encuentra una forma perfecta de hacer que la Casa Stark se derrumbe: enfrentando a las dos jóvenes lobas. Así pues, prepara una trampa en la que Arya cae como una mosca en una telaraña. Sabiendo que el maestre Luwin (el maestre que cuidaba de Bran y que muere cuando Theon Greyjoy toma Invernalia) guarda una copia de todos los mensajes llegados a la capital del Norte, pide que recuperen uno para él, sabiendo que Arya estaría espiándolo.

Se trata de un cuervo que envió Sansa a Robb en la primera temporada, justo después de la muerte de Robert I Baratheon. En él le comunica, evidentemente obligada por Cersei, que Ned Stark ha sido apresado por traición y le invita a Desembarco del Rey para jurar lealtad al nuevo monarca de los Siete Reinos, el tirano Joffrey. Aquí podréis leer un extracto de dicho mensaje:

“Padre ha sido acusado de traición. Conspiró con los hermanos de Robert en contra de mi querido Joffrey y intentó robarle el trono. Los Lannister me tratan muy bien (…). Te lo ruego: ven a Desembarco del Rey, jura lealtad al Rey Joffrey y preven una lucha entre las grandes casas Lannister y Stark.”

Más allá del muro

Como ya hemos mencionado antes, parece que la tónica del penúltimo episodio de esta séptima temporada de “Juego de Tronos” girará en torno a la captura de ese Caminante Blanco para convencer a Jaime de que la amenaza que afirma Jon que existe es, en efecto, real. De hecho, la última escena de “Guardaoriente” tiene lugar precisamente en el lugar que le da nombre al capítulo, la fortaleza de la Guardia de la Noche que se encuentra más al Este del Muro.




Acompañado por Jorah Mormont, Tormund, Gendry, Beric Dondarrion, Thoros de Myr y el Perro, Jon Nieve se adentra en las tierras heladas que se encuentran más allá del Muro, donde le espera el ejército de muertos comandados por el Rey de la Noche.

 


Contenido relacionado