PUBG

PlayerUnknown’s Battlegrounds

PC Xbox One Xbox One X

PUBG expulsa diariamente a miles de usuarios por trampas

Trabajan duramente para poder identificarlos a todos

PUBG
 

“Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”, que decía el tío Ben en su momento, y eso es algo que el equipo de Bluehole Studio ha estado experimentando más que nunca en las últimas semanas de vida de PUBG. Mediante el servicio de BattlEye, ha sido posible conocer que ya son más de 300.000 los usuarios que han sido expulsados del juego por hacer trampas.

Como podemos apreciar, lo realmente alarmante no resulta ser el número total de jugadores expulsados, el cual ya comienza a tomar una forma bastante considerable, sino el hecho de que en las últimas semanas la cifra de usuarios hayan incrementado de forma exponencial con respecto a la última vez en la que se dieron datos sobre este mismo aspecto.

Según BattlEye, actualmente expulsan jugadores a un ritmo de entre 6.000 y 13.000 de forma diaria, ascendiendo esta cifra en los últimos días hasta prácticamente los 20.000. A su vez, indican que la mayor parte de estos castigos son dirigidos a la sección de China, la cual recordemos recientemente había causado una imponente oleada de críticas negativas sobre PUBG.

Además justifican en estos últimos datos que esto no supone un ataque en absoluto a los usuarios de China, sino que simplemente es una práctica bastante habitual en esa misma región. Queda la duda, sin embargo, de si esto es realmente la práctica habitual de dichos usuarios, como indican desde BattlEye, o si podemos incluso comprenderlo como una especie de venganza por la abusiva publicidad a la que estos se estaban viendo sometidos.

PUBG retrasa el reinicio de sus tablas de clasificación

Por último, destacar que desde la propia cuenta oficial de PlayerUnknown’s Battlegrounds han señalado que aunque están trabajando en ello, a día de hoy siguen con ciertos problemas para poder extraer de las tablas clasificatorias a todos estos jugadores que han sido expulsados del título, por lo que todavía queda armarse con algo de paciencia hasta que los conflictos sean resueltos adecuadamente.


Contenido relacionado