La historia de LEGO en los videojuegos I – Una fórmula que continúa

Una saga con mucha historia

La historia de LEGO en los videojuegos I – Una fórmula que continúa
 

Corría el año 1996 y se lanzó en el mercado un videojuego que no provocó mucho ruido pero que sentó las bases del posterior éxito que ha cosechado la marca: hablamos de Lego Island, un título desarrollado por Mindscape que años después tendría una secuela y que no sentó las bases finales de la marca. Así es, LEGO no comenzó en los videojuegos con su característico diseño de niveles con plataformas en tercera persona, cambios de personajes y habilidades únicas.

Lego Island era un videojuego en primera persona que lo máximo que compartía con los juegos de TT Games sería la estética propia de estos juguetes, pero sí dio comienzo a una saga exitosa que ha llegado a nuestros días con decenas de títulos a sus espaldas (algunos mejores, otros peores; algunos más exitosos, otros menos) que nos dejan con una franquicia longeva que nos gustaría tratar en esta serie de artículos que os traemos. Una marca que ha hecho historia y que Warner Bros. sabe rentabilizar en cada una de las plataformas en las que se lanza.

El Lego que nadie conoce – Unos inicios dubitativos

Hemos hablado de Lego Island, pero volver a hablar de él sería repetirnos, por lo que tenemos que seguir mencionando a esta franquicia que tuvo una serie de entregas hasta Lego Star Wars: The Video Game que oscilaron en géneros y mecánicas de manera muy dubitativa. Tras Lego Island, la franquicia volvió con Lego Chess, un título de ajedrez bastante clásico con piezas basadas en este juguete tradicional que se convirtió en un “videojuego de mesa” que fue muy jugado en PC pero que no aportaba nada nuevo.

Posteriormente apareció, también en PC, el conocido como Lego Creator, lo que podría ser el germen que daría al futuro Lego Worlds pero que era bastante arcaico y permitía construcciones pequeñas al puro estilo de los juguetes que usábamos de pequeño en el mundo “real” (entiéndase como la colección de juguetes que todos teníamos por casa, ya sean Lego o PlayMobil). Este proyecto se lanzó en 1998 pero Intelligent Games siguió aprovechando la licencia para trabajar en Lego Loco, lanzado también el mismo año. Es otro título de construcción que tiene un énfasis en el tren como medio de transporte y de nuevo es un videojuego muy abierto sin misiones que podría servir como germen a Lego Worlds.

Es 1999 y durante este año se lanzan otros tres videojuegos: el primero sería Lego Friends, un videojuego que en Nintendo 3DS tuvo una nueva entrega hace pocos años y que tenía un énfasis en lo social. Lo cierto es que no aprovechaba para nada la marca Lego y los personajes eran seres humanos reales, algo que chocaba al ver el nombre de la licencia en el título del videojuego.

En cambio, el primer giro en la saga llegaría con Lego Racers, un videojuego creado por High Voltage Software que salió para PlayStation, PC, Game Boy Color y Nintendo 64. Bebía mucho de lo que fue Mario Kart y era bastante curioso, ¿se retomará esta idea en el futuro?

El otro título que llegó este año fue Lego Rock Raiders, para PlayStation y PC. Estaba basado en la colección de Lego del mismo nombre y se colocó en el género de la estrategia en tiempo real en la versión de PC, y en la acción en PlayStation.

Durante el año 2000 fueron seis los títulos lanzados: el primero fue Lego Alpha Team, un videojuego desarrollado solo para PC que se centraba en la resolución de una serie de puzzles llevando a tu cargo un equipo completo de personajes. También se publicó Lego Creator: Knights Kingdom, otro título de construcción y simulación que se basaba en la primera entrega lanzada años antes pero con una skin de la edad media. Posteriormente se lanzo Legoland, otro simulador de construcción en este caso de parques de atracciones.

Seguidamente se lanzó Lego My Style Preschool, un videojuego dedicado a los más pequeños de la casa, que fue acompañado con el lanzamiento de Lego My Style Kindergarten, ambos desarrollados por Stormfront Studios. El segundo se centraba en introducir a los niños en asignaturas tan variadas como matemáticas, lengua música y arte. Eran dos videojuegos muy parecidos a la línea Imagina Ser… de Ubisoft.

Finalmente llegó Lego Stunt Rally, un videojuego en vista isométrica que se centraba en la conducción de diferentes vehículos. Aunque se lanzó solo para PC y Game Boy Color (donde había una gran audiencia fan de la marca), también estuvo en preparación una versión en PlayStation que fue cancelada con el tiempo.

Comienza el juego con algunas marcas muy famosas

En 2001 se siguió lanzando hasta cuatro proyectos Lego en los videojuegos, haciendo ver que no era una apuesta temporal sino un esfuerzo titánico en llevar la franquicia hacia el éxito. El primer título fue Bionicle: Tales of the Tohunga, lanzado para Game Boy Advance y que en este caso sí era una aventura para un jugador más cercana a las entregas actuales de la marca (aunque en una vista isométrica debido a las limitaciones de la plataforma. El mismo año se lanzó Bionicle: Matoran Adventures, también para la misma consola, pero pasando a una perspectiva en 2D y mucho más colorido.

El mismo año vio la luz Lego Creator: Harry Potter, un juego de la vertiente de construcción de la marca que nos permitía construir diferentes elementos basados en este universo. Es la primera vez que la marca juega con introducir elementos de una saga cinematográfica y lo hace de una forma leve: no cuenta una historia sino que quiere que la crees tú. Un año después tendría una secuela con elementos de Harry Potter y la Cámara Secreta.

También se lanzó en 2001 una secuela de Lego Island y de Lego Racers, instalando ya la idea de una franquicia que da lugar a subfranquicias como ocurre hoy en día. En 2002, a parte del Lego Creator mencionado sobre Harry Potter, se lanzó otro Lego Island titulado Xtreme Stunts (dirigido por Silicom Dreams) y Drome Racers, un título de conducción que era más arcade que otros del género pero no bebía de Mario Kart sino de otros exponentes más realistas.

El mismo estudio diseñó Lego Soccer Mania, un título de corte futbolístico que no llegó a tener mucho éxito y que de retomarse el concepto en un futuro podría tener éxito viendo lo que ha ocurrido con Inazuma Eleven, por decir un ejemplo. En 2003, por su parte, solo se lanzaría Lego Bionicle: The Game, basado en la película Bionicle: La Máscara de la Luz y que apareció en GameCube, Game Boy Advance, PlayStation 2, Xbox y PC. Sus críticas fueron nefastas, quedándose en muchas plataformas por debajo del 5.

En 2004 apareció por su parte Lego Knights’ Kingdom, otro videojuego de corte medieval que provenía de la línea de juguetes de la misma denominación. Y finalmente, en 2005 apareció otro vidoejuego de Bionicle, conformándose como la subsaga más exitosa de la marca hasta entonces. Pero este año fue el renacer de LEGO gracias al poder de TT Games.

La fórmula perfecta que no decae

Lego Star Wars: The Video Game colocó a Traveller’s Tales (TT) Games como principal desarrollador de la marca desde 2005 hasta ahora. Entre medias hay otros proyectos de otras desarrolladoras pero TT Games logró encontrar la fórmula del éxito. ¿Elementos?

  • Licencias conocidas con numerosos personajes.
  • Acción y plataformas se combinan con una jugabilidad sencilla pero adictiva.
  • Puzzles simples en los que cooperar es esencial.
  • La rejugabilidad es la clave para enganchar al jugador.
  • Si se trata de un videojuego de una saga (como este), se divide el contenido por las diferentes películas.

Con variaciones, pero todos los videojuegos de TT Games con LEGO hasta ahora han versado sobre esta base. En la próxima entrega trataremos la franquicia hasta que se lanzase LEGO The Hobbit, un videojuego con polémica ya que se quedó finalmente incompleto.


Contenido relacionado