The Last Night podría retrasarse hasta el año que viene

El presupuesto es el principal motivo

The Last Night podría retrasarse hasta el año que viene
 

The Last Night fue una de las pequeñas sorpresas del pasado E3 con su cuidado pixel art y su estética a lo Blade Runner y, aunque no se conocen demasiados detalles sobre el título de Odd Tales, es realmente esperado por la comunidad por lo llamativo de su propuesta.

Tim Soret, desarrollador del juego que nos ocupa, ha hablado largo y tendido sobre el desarrollo y diferentes aspectos de The Last Night en una interesante entrevista que podéis consultar aquí. El momento más importante de dicha entrevista llega cuando Soret confirma que es posible que el juego se vaya al año que viene, todo dependerá del número de gente y del presupuesto con el que cuente el proyecto en el futuro próximo, ya que ahora mismo es insuficiente para acelerar el trabajo a pesar de que el resto de aspectos, como la configuración del universo, están bastante avanzados.

Entre otras cosas, Soret comenta que no pueden anunciar nada por el momento, pero que trabajarán para reclutar trabajadores y adelantar todo el proceso, remitiéndonos a dentro de unos pocos meses para anunciar novedades. Eso sí, deja muy claro que no van a precipitarse y que el juego saldrá cuando esté totalmente terminado para luego no tener que sacar 3 DLC. No le importa si no sale en 2018 y apunta que hay muchos otros títulos a los que jugar mientras tanto, por lo que de momento habrá que tener paciencia y esperar noticias.

Más allá del tema de la fecha de salida, Soret ha querido agradecer a Microsoft y a ID@Xbox, el equipo de apoyo al juego independiente de Xbox, que fueran los primeros en interesarse por el proyecto y les dieran un hueco en el E3, la feria de videojuegos más importante del mundo. Confiesa que tenían algo de miedo pero se lanzaron a la piscina y Microsoft decidió enseñar lo que tenían al lado de otros juegos millonarios. Soret afirma que el éxito que tuvieron en la conferencia superó todas las expectativas del equipo y sus teléfonos se inundaron en notificaciones de gente a la que le había encantado el juego. En un rato pasaron de ser un indie desconocido a un juego muy esperado como ya lo fueron Ori and the Blind Forest o Cuphead.


Contenido relacionado