Sea of Thieves: navegando entre el hype y el miedo

Lo nuevo de Rare y Microsoft es una apuesta de todo menos segura