¿Por qué este año finalmente solo habrá una película del universo X-Men?

Los Nuevos Mutantes

¿Por qué este año finalmente solo habrá una película del universo X-Men?

¿Por qué este año finalmente solo habrá una película del universo X-Men?
 

Los estudios muchas veces, por problemas de producción, de calendario, o miedo a la reacción de los espectadores, terminan retrasando sus estrenos. Esto no es una práctica preocupante siempre y cuando la medida sirva para mejorar el producto final. Sin embargo, en el caso de 20th Century Fox, las consecuencias de estas decisiones podrían ser del todo fatales. Desde que el estudio retrasó “Los Nuevos Mutantes” hasta el año que viene, la duda en torno al futuro de la cinta ha sido constante ¿Mantendrá Disney la producción tras la adquisición de los derechos de los mutantes? Hace unas horas podríamos haber conocido la respuesta a esta pregunta, a la que además se habría unido “X-Men: Dark Phoenix”.

Fox vuelve a retrasar Los Nuevos Mutantes y X-Men: Dark Phoenix

Tras sufrir un primer retraso, la cinta de Josh Boone pierde por completo las esperanzas de llegar a las salas, pasando de un hipotético estreno en febrero, a uno veraniego en agosto de 2019. Lo mismo sucede con la última entrega principal de la saga, que pasa de llegar en noviembre, a hacerlo el 14 de febrero del 2019. Dos fechas que sin duda entran en conflicto con los movimientos de derechos, y que hacen preguntarse qué ha podido pasar para tomar una decisión tan trascendental. Pues bien, ya tenemos respuesta al misterio.

Según revelan fuentes de Collider, tanto “X-Men: Dark Phoenix”, como “Los Nuevos Mutantes” se habrían visto retrasadas debido a regrabaciones. El caso de la segunda es especialmente delicado, ya que tras incluir a un nuevo personaje en los primeros reshoots, Fox habría seguido estando disconforme con el resultado, obligando al equipo de producción a volver a trabajar. Para el estudio la cinta era como un “Pesadilla en Elm Street” con mutantes, y querrían logar algo con una “tonalidad distintiva similar a ‘Logan’ y ‘Deadpool‘”. Esto implicará rehacer casi el 50% de la película, y añadir uno o dos personajes principales nuevos.

En el caso de la historia protagonizada por Sophie Turner y compañía, los reshoots también habrían sido el motivo principal del doloroso retraso. Parece ser que tras varias proyecciones de prueba, los productores sintieron que faltaba material adicional en materia de rodaje. Esto no sería un problema de no ser por que el reparto principal está compuesto de grandes estrellas con calendarios muy complicados. La solución tomada por Kingberg habría sido la de ganar un poco de tiempo cambiando la fecha de estreno.
Ambas decisiones van encaminadas a asegurar una calidad final que esté a la altura, pero al mismo tiempo podrían haber sentenciado a las producciones. Resulta complicado imaginar que Disney vaya a mantener estas películas en su calendario, si asumimos que probablemente pretendan empezar a trabajar desde cero para poder seguir dando coherencia a su propio universo cinematográfico. Quizás “X-Men: Dark Phoeinx” sí pase el corte y llegue a las salas, pero para Josh Boone y su historia de terror, el futuro no se presenta prometedor.

Contenido relacionado