Llega la oscuridad en el episodio 3 de la tercera temporada de My Hero Academia

My Hero Academia

Llega la oscuridad en el episodio 3 de la tercera temporada de My Hero Academia

El entrenamiento se ve interrumpido por una amenaza que dará más de un problema

Llega la oscuridad en el episodio 3 de la tercera temporada de My Hero Academia
 

Con las presentaciones ya hechas, el entrenamiento iniciado, y un objetivo que alcanzar, los alumnos de la clase 1-A por fin pueden proseguir sus caminos como héroes. “My Hero Academia” tuvo un inicio de temporada algo lento, pero solo ha necesitado dos episodios para ponerse al mismo nivel que con el que se despidió el año pasado. Y es que la todavía en formación Liga de Villanos no ha perdido el tiempo, y aunque es ahora cuando las pruebas para fortalecerse se pondrán complicadas, este grupo tiene otros planes muy distintos para Midoriya y compañía.

Los koseis son como los músculos; para fortalecerlos hay que ejercitarlos. Con esa premisa Vlad King lleva a sus alumnos de la clase 1-B a la zona de entrenamiento donde el resto de compañeros ya se están ejercitando. El objetivo es mejorar, tanto unos como otros, y por eso Aizawa junto con el resto de profesores, ha organizado una jornada especial en la que no falta la ayuda de las Pussycats. Grupo de héroes que se presentó a medias en el último episodio, pero que aquí llega al completo con Ragdoll y su habilidad para rastrear, y Tiger y su poderío físico.

 

Es este último, el único hombre del equipo, el que no tarda en fijar su mirada en Midoriya y su One For All. De hecho no duda en pegarle con fuerza para provocarle. Ahora sí están todos donde deberían estar para comenzar a entrenar en serio de cara a los posibles peligros que puedan llegar en el futuro. Un duro entrenamiento que tendrá sus recompensas, pero que por el momento solo provoca desgaste y cansancio.

Tras varias horas de práctica, todos paran para hacer una comida y descansar un poco. Ahí se percibe el compañerismo existente entre algunos personajes que al comienzo de “My Hero Academia” no tenían demasiado interés en socializar. Todoroki por un lado, y Bakugo por el otro ya no se muestran reacios a integrarse y ayudar a encender el fuego para poder cocinar. El ambiente general es muy positivo, pero Izuku percibe que falta alguien, sigue preocupado por Kota.

Aunque ahora está totalmente decidido a perseguir sus sueños, Deku también pasó una infancia muy dura por su ausencia de kosei. Por eso entiende al sobrino de Mandalay, y por eso se preocupa por él. Así es como va tras él para llevarle un plato de comida. Sin embargo este no le recibe de muy buenas maneras después de saber que su prima le ha contado la historia de sus padres. Midoriya no posee la misma habilidad de persuasión que All Might, y se percata de que en realidad Kota no odia a los héroes, sino a la propia sociedad y los poderes que la rigen.

En ese momento, en la otra punta del bosque, una nueva amenaza se comienza a vislumbrar entre los árboles. El grupo de villanos autodenominado Escuadrón de Acción de Vanguardia, se presenta con 7 de sus 10 miembros. Es Dabi quien encabeza esta avanzadilla con el objetivo de acabar por fin con el usuario del peligroso All For One. Estos enemigos además serán los que tengan todo el protagonismo en la primera mitad de la tercera temporada, y los que protagonizan gran parte de las escenas del opening.

Mientras el peligro se aproxima, los alumnos continúan su entrenamiento sin ser conscientes. Aizawa prosigue exprimiéndolos al máximo a la mañana siguiente, aunque el cansancio en Kirishima y compañía es más que evidente. Midoriya por otra parte se da cuenta de que llevan 3 días entrenando y todavía no ha aparecido ningún otro profesor más que Aizawa y Vlad King. Precisamente Eraserhead le explica que estaba todo planeado así para llamar lo menos posible la atención. Los villanos están tras All Might, y llevarlo allí hubiera sido un suicidio.

La única esperanza que le quedaba a Deku para animar a Kota se desvanece. Será él quien tenga que hacerle ver las cosas de manera distinta con acciones, y no solo con palabras. Así se lo explica Todoroki durante la cena. Y es que un el niño nunca aceptaría consejos de un desconocido. Solo los hechos pueden despertarlo y sacarlo de su burbuja de depresión y odio.

A la mañana siguiente las Pussycats deciden hacer una prueba de valor con todos los alumnos que han superado con éxito los entrenamientos del día anterior. En parejas de dos, los aprendices de héroe deben recoger unas placas distribuidas por el bosque, y regresar a salvo, mientras algunos alumnos de la clase 1-B les intentan asustar. Sin embargo el test no dura mucho, ya que a mitad de camino, aparecen los villanos del Escuadrón de Acción de Vanguardia, y comienzan su ataque. Dabi extiende un humo negro tóxico que se esparce por toda la zona, y sus compañeros llegan al punto de reunión donde se encuentran el resto de alumnos.

Así finaliza un episodio con cierta parte de transición y construcción de personajes, pero con la presentación del nudo de esta primera parte de la temporada. Rie Matsumoto, la joven y talentosa directora, deja algunos momentos estéticamente bellos, y prepara el terreno para unas próximas semanas que auguran devolver a “My Hero Academia” al más alto nivel.


Contenido relacionado