Hayao Miyazaki llora la pérdida de Isao Takahata, cofundador de Studio Ghibli

El pasado 15 de mayo el padre de la compañía despidió a su compañero de vida con unas sentidas palabras ante los 1200 asistentes del evento

Hayao Miyazaki llora la pérdida de Isao Takahata, cofundador de Studio Ghibli
 
 

Siempre pensé que Takahata iba a vivir hasta los 95 años y cuando murió me quedé muy impresionado, ya que me di cuenta de que también a mí me queda poco tiempo“. Así comenzaba entre sollozos Hayao Miyazaki el homenaje público a su compañero de vida y cofundador de Studio Ghibli, Isao Takahata. El director fallecía el pasado 5 de abril causando una gran conmoción en el mundo de la animación, y empujando a la compañía que creó a organizar un evento multitudinario. Al Museo Ghibli acudieron más de 1.200 personas entre las que además de conocidos, también estaban presentes figuras reconocidas de la industria como Mamoru Oshii, Yasuo Otsuka, Yoshiyuki Tomino o Michael Dudok de Wit.

Hace 9 años, el médico me llamó y me dijo ‘si usted es su amigo, debe decirle al señor Takahata que deje de fumar‘”, explicaba Mirazaki. Al director se le escuchó notablemente impactado por la pérdida de la persona que cambió su vida un día hace ya más de cincuenta años. “En 1963, cuando Paku-san tenía 27 años y yo 22, nos conocimos. Todavía recuerdo muy bien el día que hablamos por primera vez.”

La memoria de Miyazaki no tardó en quedar sellada con ese encuentro. “Al anochecer, estaba esperando el autobús a Nerima en una parada. Llegó un joven caminando hacia mí por la carretera, todavía parcialmente mojado después de la lluvia. Él parecía amable e inteligente. Ese fue el momento en que conocí a Isao Takahata, más tarde conocido como Paku-san. Incluso 55 años después, el recuerdo de ese día todavía está vivo.”, narraba. “Todavía puedo ver su cara tal y como era en ese momento“.

Al evento también acudió el compositor Joe Hisaishi, autor de todas las bandas sonoras del estudio, y padre de algunos de los temas más memorables de las últimas décadas en la industria. “Takahata me escogió para ser el compositor de la música de ‘Nausicaä del Valle del Viento’ (1984) pese a que yo era un completo desconocido“, confesaba. “Gracias a él, pude ser conocido. Estoy orgulloso de haber podido trabajar juntos. Todavía está vivo en mi corazón. No digo adiós, nos vemos de nuevo“.

Fue precisamente el tema principal de “Inochi no kioku” (“Recuerdos de una vida”), de su última película,  el que acompañó el evento. Un acto que estuvo a la altura de uno de los hombres que más ha contribuido a la animación en el desarrollo reciente de la industria nipona. Su último trabajo fue como productor para “La tortuga roja”, y no anunciados tenía algunos proyectos que esperaban poder ver la luz durante estos próximos años.  No obstante, su legado nunca se olvidará “La forma en la que Paku-san vivía era exactamente como nosotros queríamos vivir. Gracias, Paku-san. Nunca me olvidaré de ti, gracias por hablarme en la parada del autobús después de la lluvia…


Gracias a Onegai-Karu y Generación Ghibli por la traducción.


Contenido relacionado