La caballería se prepara en el episodio 46 de My Hero Academia

My Hero Academia

La caballería se prepara en el episodio 46 de My Hero Academia

Dudas, dudas y más dudas sobre lo que significa ser un héroe

La caballería se prepara en el episodio 46 de My Hero Academia
 

A pesar de los villanos, de los superpoderes, y del resto de elementos shonen clásicos, “My Hero Academia” sigue demostrando estar un paso más allá. Una cosa como el secuestro de Bakugo a manos del Escuadrón de Acción de Vanguardia no ha provocado un estallido de ira descontrolada, sino que ha iniciado un debate sobre lo que significa ser un héroe. Deku y compañía se preparan para el rescate de su amigo haciendo alarde de su poca experiencia, mientras los grandes justicieros titulares se preparan para la misión que podría desembocar en una gran guerra. Por el camino, risas, nervios, y mucha tensión son elementos principales de lo que está por venir.

A Midoriya no le importa el poder, y antepone a todos los demás por encima suya. Durante la estancia en el albergue logró proteger a Kota, pero falló al intentar hacer lo mismo con el resto de compañeros. Algo que ahora le causa mucha pesadumbre y le paraliza. En medio del debate sobre si actuar o no, él se convierte en la pelota a golpear entre Kirishima, completamente convencido, y Lida, contrario al plan tras haber fracasado también al proteger a su propio hermano. El grupo termina decidiendo esperar, pero el héroe de pelo rojo no tiene tanto tiempo, y elige actuar sin el consenso de todos.

 

Al tiempo que llega la noche, Deku reflexiona sobre sus actos. El diagnóstico del médico le confirma el peligro al que está sometiendo a su cuerpo, que sumado a una carta recibida por Kota, y una llamada de la madre pidiéndole que se mantenga a salvo, lo convierten en un saco gigante de dudas. Si vuelve a fallar, no podrá cuidar de los seres a los que quiere, pero si no actúa, Bakugo nunca volverá por su propia responsabilidad. Esto último termina pesando más, y decide seguir el plan suicida de Kirishima.

Aunque era fácil de respetar, todos parecen tenerle en gran estima. Los héroes más poderosos de la zona ya han comenzado a reunirse para ejecutar el plan de rescate oficial. Así, a la llamada del oficial de policía Tsukauchi para que Endeavor acuda, se suman otros grandes personajes como Best Jeanist, Edgeshot, Gang Orca, Gran Torino, Tiger, Kamui Woods, Mt. Lady, o el propio All Might. Todos listos para una misión principalmente de rescate, en la que difícilmente podrá evitarse el combate directo si los villanos no están dispuestos a colaborar.

Los que no esperan son los chicos, quienes tras unas pequeñas consideraciones se ponen en marcha. Momo está convencida de que el enfrentamiento se producirá aunque no quieran, y por eso decide ejercer de vigilante desde la distancia. Misma opción elige Lida, el más reacio al plan, y menos fuerte de los compañeros que forman el grupo de rescate. Kirishima, Deku, y Todoroki serán los que deban actuar rápidamente para la extracción. Y así todos ellos se ponen en camino hacia Kanagawa en tren, a la calle Camino Ward donde Shigaraki tiene su bar clandestino.




¿“My Hero Academia” no tiene humor? La llegada de los chicos a la ciudad deja uno de los momentos más surrealistas de las tres temporada del anime. Momo aconseja a sus compañeros que se disfracen para pasar desapercibidos ya que no saben quiénes son los villanos, y podrían atacar en cualquier momento. Dicho y hecho, Midoriya y el resto se convierten en auténticos urbanitas cambiando no solo sus ropas, sino también sus actitudes. ¿Es Deku un pandillero?

Mientras salen de la tienda se encuentran con un comunicado oficial por televisión de la plana mayor de la U.A en el que se intenta calmar un poco la situación y librar la imagen de la institución de la mancha pretendida por los villanos al secuestrar a un alumno. Las reacciones no se hacen esperar, y los héroes se dan cuenta de que a ojos de la sociedad, en ese enfrentamiento no hay ni buenos ni malos, sino solo personas peligrosas que causan sufrimiento. Una idea similar del conflicto que mantienen lo villanos, y que Stain dejó grabada a fuego. “¿Qué es la justicia?“, le pregunta Shigaraki a Bakugo intentando convencerlo para que se una. “Desde el primer momento que un héroe cobra dinero, deja de serlo“.

El líder de los villanos pretende convencer a Kacchan para que abandone sus ideales, y lo cierto es que de todos los alumnos podría ser el más proclive a hacerlo. Tal es su deseo de ganar un aliado, que Shigaraki decide liberarle para tratarlo en igual de condiciones. Los demás se ponen tensos, y con razón. Bakugo no tarda en reaccionar, y en apenas unos segundos lanza una explosión directa a la cara del villano. Los ideales de este pequeño rubio son más fuertes de lo que aparenta, y a pocos segundos de que comience la acción, Shigaraki y el resto comprenden que esto no será una misión sencilla. Quizás la llegada de un invitado sorpresa pueda solucionar el problema.


Contenido relacionado