Crítica del episodio final de Sense8: Un regalo para los fans

El desenlace de la serie está disponible a partir de hoy en Netflix

Crítica del episodio final de Sense8: Un regalo para los fans
 

Tras la repentina y decepcionante noticia de la cancelación de “Sense8“, los seguidores de la ficción llevaron a cabo una admirable campaña que acabó propiciando que Netflix aceptara producir un episodio final de más de dos horas de duración para otorgarle un final realmente digno a la serie. Lana Wachowski se puso manos a la obra para dirigir este especial cuyo guion también ha sido escrito por ella con la ayuda de David Mitchell y Aleksandar Hemon, quienes ya estuvieron presentes en la segunda temporada tras la marcha de Lilly. Finalmente, la popular plataforma de streaming estrena hoy este capítulo, titulado “Juntos hasta el final“, que con toda seguridad cumplirá con las expectativas de los fans.

Los Sensates se encuentran ahora todos juntos, por fin, en París, donde están esperando intercambiar al despiadado Whispers por Wolfgang después de que este cayera en las manos de la OPB (Biologic Preservation Organization). Sin embargo, esta gran reunión supone que “Sense8” abandone por primera vez la técnica visual que tanto caracterizó a la ficción dado el poder de los protagonistas de estar en dos ciudades del mundo a la vez, entre otras cosas. Así, este episodio final pasa a ser más similar a una entretenida película de atracos.

A pesar de todo, es maravilloso ver a todo el reparto reunirse en un mismo punto para este episodio. El concepto de grupo de Sensates podría hacer pensar que estos acabarían excluyendo a los humanos comunes, pero claramente esta sería una percepción que no encajaría con el espíritu de la serie. El mensaje final de “Sense8” siempre ha sido que somos más fuertes juntos que separados y que no debemos excluir a nadie porque la diversidad es lo que hace de este mundo un lugar fantástico.

En lo que se refiere a la trama, los intereses amorosos son el verdadero centro de la historia mientras hombres sin rostro armados aparecen continuamente recibiendo los disparos de nuestros héroes. Las grandes escenas de este especial combinan una excelente coreografía de lucha con un tono descaradamente desenfadado, mostrando peligrosos intercambios de rehenes y robos en lugares glamorosos. No obstante, cualquier seguidor de la serie estará más que acostumbrado ya a este tipo de escenas de acción entretenidas aunque inverosímiles y sabrá que el verdadero punto fuerte de “Sense8” son esos pequeños momentos tan humanos que crean un clima realmente mágico.

Un aspecto realmente efectivo de “Juntos hasta el final” es que no pretende atraer a un público que no esté realmente interesado en “Sense8“; está lleno de amor y de un profundo respeto por sus fans. El término fan-service suele ser utilizado como algo peyorativo, pero en este caso no podría ser de otra manera, ya que fueron los propios fanáticos los que lograron que este episodio se llevara a cabo y resulta obvia la conexión que Lana guarda con ellos. Sin duda, es todo un acierto.

Otro gran punto a favor es que los guionistas han sabido encontrar la forma de otorgarle los momentos especiales necesarios a cada uno de los personajes, tanto principales como secundarios. De esta manera, todo fan se quedará con la sensación de haberse despedido adecuadamente de cualquiera de los protagonistas de esta historia.

Lamentablemente, el tiempo de este episodio final de “Sense8” es limitado (el equivalente a a tres capítulos de la serie) y ha traído consigo algunos recortes. Por encima de todo, quedan sin resolver diversas preguntas sobre la historia individual de algunos personajes, pero tampoco habría sido fácil encajar estas tramas dentro del gran ritmo de este final de la serie. Obviamente, una tercera temporada habría sido lo más adecuado en este aspecto.

Como matices negativos podríamos señalar que los cambios de tiempo y espacio llegan a ser algo confusos por momentos; algo que no ocurría con tanta severidad durante las dos temporadas de la serie. Aunque todo apunta a que esto se debe a las dificultades de Lana para narrar un final digno en apenas 150 minutos, esta situación llega a causar problemas de ritmo. Además, la directora incluye algunas escenas que llegan a ser innecesariamente largas y poco adecuadas para el momento en el que se encuentran dentro de la trama, dejando así la sensación de ser un simple capricho que Lana quería incluir antes de finalizar la ficción.

A pesar de todo, en este último episodio hay cosas más importantes en juego. No se trata solo de salvar a Wolfgang, la historia se expande para mostrar muchos más detalles sin explayarse demasiado explicando cada decisión de la BPO, lo cual es de agredecer. Asimismo, por supuesto que es un capítulo lleno de risas y amor, pero también hay un gran lugar para situaciones angustiosas en él.

Al fin y al cabo, la mayor victoria de la serie, más allá del guion y de los aspectos visuales, ha sido retratar un concepto tan ambicioso de forma tan profunda. “Sense8” apunta hacia lo espiritual, hacia el corazón de cada ser humano y cómo todos estamos en cierto modo unidos el uno al otro. ¿Hay potencial para una tercera temporada? Todo apunta a que sí, pero este final ha sido lo suficientemente bello para dignificar la serie sin necesidad de continuarla.


Contenido relacionado