20 animes que nos gustaría ver en Netflix: De Dragon Ball a Evangelion

El catálogo todavía tiene un largo camino por recorrer

20 animes que nos gustaría ver en Netflix: De Dragon Ball a Evangelion
 

Tener un catálogo de dimensiones descomunales te permite no solo cubrir todas las novedades más comerciales y populares, sino además adentrarte en mercados poco explorados. En España, a pesar de haber una gran comunidad de fans de la animación, hasta hace bien poco era muy complicado poder acceder a algunas de las series más importantes que se producían en Japón. Existían pocas o ninguna plataforma –dependiendo de la serie- que costearan los altos precios de distribución. Desde hace aproximadamente un año Netflix ha venido cubriendo ese hueco tan atractivo de mercado con un catálogo que día a día no para de crecer.

“Ataque a los titanes”, “Haikyuu”, “One Punch Man”, no pocos han sido los animes más actuales en llegar al servicio, cosechando grandes datos de audiencia, y en general construyendo ese perfil polivalente que persigue la compañía en cuanto a contenidos. En ese sentido los de Hastings también se ha hecho con multitud de animes clásicos entre los que se cuentan “Yu-Gi-Oh!”, “Fullmetal Alchemist: Brotherhood”, o “Cowboy Beebop”. Un arsenal de series a las que se han ido uniendo algunas de producción original desde que Netflix decidió meter un pie en la industria y poner dinero para crear sus propios éxitos.

Ahora bien, el camino que queda por recorrer todavía es muy largo. En España, a diferencia de Estados Unidos, hay muchas series y películas que siguen sin terminar de llegar al catálogo. Además, otras tantas grandes franquicias clásicas muy pedidas por los suscriptores siguen siendo una ausencia notable a la hora de valorar a Netflix como un potencial competidor en el sector. Con eso en mente nosotros hemos decidido hacer una selección de los animes que creemos más se echan en falta en el servicio, con la esperanza de que algún día puedan ser disfrutados de forma legal en nuestro país.

Notas: La lista no sigue ningún orden de prioridad. Se han dejado fuera nuevas temporadas de animes ya presentes, incluyendo únicamente licencias todavía ausente en el catálogo. Se tienen en cuenta series que ya están disponibles en Crunchyroll pero no en Netflix. No están todas las existentes, por eso es una selección.

Dragon Ball / Dragon Ball Z / Dragon Ball GT

Sí, aunque parezca mentira Goku y compañía todavía no han pisado el catálogo de Netflix. Pese a que su ausencia hace unos cuantos años podría incluso justificarse, a día de hoy resulta incomprensible. La fama de “Dragon Ball Super” no solo ha conseguido enganchar a nuevas generaciones de fans, sino que además ha revivido el fervor noventero por la franquicia de Akira Toriyama. Más de 300 episodios en su conjunto que supondrían un gran punto a favor para la compañía teniendo en cuenta la presión que se viene produciendo por parte de los fans en redes sociales. Volver a revivir toda la historia desde el principio con las comodidades de la plataforma sería un regalo ideal de cara a preparar la nueva película que llegará en Navidades.

One Piece

One Piece

¿Es necesario explicar por qué debería estar esta leyenda viva del anime aquí? Eiichiro Oda es uno de los mangakas más importantes de la historia del medio, y a día de hoy sigue aportando su talento al anime número uno en Japón. Con más de 800 episodios a sus espaldas, la historia de Luffy podría convertirse en la incorporación más importante de Netflix de estos últimos años. Entendemos que adquirir su licencia de distribución no debe de ser sencillo, pero lo cierto es que la llegada de al menos de las primeras sagas sería un buen comienzo para la descomunal comunidad de fans que siguen la franquicia en todo el mundo.  Si quieres ser el mejor debes tener lo mejor, y este anime es el símbolo de toda la industria.

Hunter x Hunter

¿Qué mejor momento para hacerse con uno de los shonen de referencia en el momento que parece por fin acercarse a su final? Los constantes parones que ha sufrido este manga en los últimos años han convertido a Yoshihiro Togashi en casi una figura mitológica dentro de la comunidad. El mangaka se ha propuesto terminar su obra magna este mismo año, y contará con su enésima oportunidad dentro de no muchas semanas. Algo que podría permitir continuar la adaptación anime allí donde se quedó tras la saga de las “Hormigas Quimeras”Madhouse consiguió corregir los errores de la primera adaptación, y creó una serie con altos niveles de producción, y una personalidad única. Mientras esperamos a que la serie reviva, Netflix podría hacerse con los más de 130 episodios ya existentes como anticipación. .

Yū Yū Hakusho

Si tenemos que hablar de Togashi, no podríamos pasar por alto la obra que le convirtió en una estrella. Sobrevolar los años noventa sin hacer mención a este emblemático anime sería como arrancar un importante pedazo de historia a la industria. Han pasado ya 24 años desde que la adaptación se despidió, pero su fama no ha disminuido. De hecho, Japón ha decidido recuperar la franquicia para este próximo 2019 con la adaptación de algún material pendiente que nunca llegó a ser trasladado a televisión. La historia de Yūsuke es un compendio de diversión, aventuras, y emoción al estilo shonen más clásico. Los 112 episodios de este anime influenciarían años más tarde a toda una generación de artistas. Para entender la industria actual, es necesario ahondar en sus raíces más recientes, y esta franquicia debería ser de obligado visionado.

Digimon Adventure

Contar con “Pokémon” –incluso si no son las primeras temporadas- está bien, pero no podemos evitar pensar en la franquicia que durante años compitió cara a cara con Ash. Sí, hablamos del mundo digital, de uno de los animes de nuestra infancia, y de una franquicia que ha generado millones de fans en todo el mundo durante dos décadas. La popularidad de “Digimon” está actualmente en alza gracias al buen recibimiento que ha tenido la serie Tri., y sería un comienzo ideal para Netflix que se hiciera con los derechos de las primeras temporadas de la serie. A día de hoy el único rastro que podemos encontrar de ella en el catálogo es “Digimon Fusion”, pero los suscriptores verían con mucha mejor cara la llegada de Tai y compañía.

Sailor Moon

La obra que reinventó el género magical girl, la primera obra abiertamente femenina que arrasó entre el público masculino, uno de los estandartes de la animación durante los años 90, esta franquicia es una leyenda. Usagi, Ami Rei, y Makoto fueron las grandes superestrellas de toda una generación que aún a día de hoy sigue vlando por ellas. “Sailor Moon” no solo reinventó, sino que también inventó. Tanto su narrativa como su característico estilo visual se terminaron convirtiendo en un modelo a seguir para decenas de series posteriores. Hablar de las magical girl es hacerlo inconscientemente de este anime. Poder volver a sumergirse en el universo de Naoko Takeuchi a través de sus 200 episodios sería la señal inequívoca de que Netflix es una opción potente a tener en cuenta para disfrutar de este medio.

InuYasha

Para seguir con el baño de nostalgia no podíamos dejar de lado a este otro buque insignia de finales de los 90. Quizás fue por su ambientación –notablemente alejada del esquema shonen clásico- o quizás fue la fuerza que Rumiko Takahashi imprimió en los personajes, pero lo cierto es que “InuYasha” se terminó instituyendo como un clásico para toda una generación. Los fans españoles pudimos disfrutar de esta obra a principios de siglo, y recientemente se reeditó una nueva versión con todo el material adaptado a los nuevos estándares de formato.  Con más de 150 episodios en su haber, este anime podría ser otro de los caballos ganadores del catálogo. Tiene todo lo que le interesa a la compañía; buen prestigio, un gran apoyo de la comunidad, y una emisión ya finalizada. Si uno quiere hacerse con el apoyo de los seguidores de anime, esta obra es una buena opción por la que apostar.

Naruto / Naruto Shippuden

naruto

¿Creías que nos íbamos a olvidar de EL anime por excelencia? Aunque hace ya dos años que la adaptación llegó a su fin, la fama y leyenda de Kishimoto no tiene visos de descender durante al menos varias décadas. Hemos llorado, reído, y sufrido con estos dos animes. En sus más de 500 episodios quedaron grabados algunos de los momentos más emblemáticos de la historia de la industria, y no hay nadie a día de hoy que no conozca el fenómeno que supuso la saga. Este anime podría ser la vía perfecta para alcanzar no solo al público más especializado, sino también al general. Y es que Naruto, al igual que “Dragon Ball” y “Pokémon”, son marcas instaladas en el imaginario popula. Sí, es cierto que casi la mitad de la serie es relleno, pero con Netflix de nuestro lado la experiencia podría ser mucho más amena.

Cardcaptor Sakura

Hace unos pocos meses Netflix se hizo con “Puella Magi Madoka Magica”, la deconstrucción de la serie que años antes había arrasado haciendo historia en el género. ¿Por qué no hacerse con el anime que inspiró la carnicería de Urobuchi? Con una trama ligera, una animación espectacular, y unos personajes originales, “Cardcaptor Sakura” se convirtió a finales de los 90 en un imprescindible de los magical girl. Su fama sigue tan presente a día de hoy, que hace unos pocos meses la saga fue revivida gracias a una nueva temporada en actual emisión. Este anime es un clásico huérfano en nuestro país, que cuenta con 70 episodios para tentar a cualquiera que quiera pelear por sus derechos de distribución.

Neon Genesis Evangelion

Han pasado ya más de dos décadas desde que el mundo quedó aturdido con este viaje psicológico vestido de mechas, pero al contrario de lo esperado, su popularidad no ha descendido con el tiempo. Ni los problemas personales que tuvo Hideaki Anno, ni la falta de presupuesto con la que se encontró el Comité en la recta final de la serie, lograron echar abajo una serie que nació con pretensiones de clásico. “Evangelion” es muchas cosas y al mismo tiempo no es nada. Resulta casi imposible atribuirle una sinopsis, y es precisamente ahí donde radica su magia. Anno fue capaz de abrir una ventana hacia la depresión en la que cada espectador podría hacer una lectura distinta de lo que estaba viendo. A día de hoy ni el propio director ha conseguido poner punto y final a la locura, y todavía tiene pendiente estrenar la última película. Sin embargo Netflix podría ir poniéndose al día con un fichaje que bien valdría por cien.

FLCL

De su particularidad nació la magia. Es complicado explicar qué es lo que hizo saltar la chispa, tan solo es posible sentarse y dejarse llevar por este particular experimento. “FLCL” es un anime atemporal, capaz de funcionar igual de bien hoy que hace una década. Su tratamiento de los problemas de la adolescencia, unidos a una estética inolvidable y una música legendaria –benditos The Pillows– conformaron una serie breve pero única. Aunque actualmente la franquicia se está expandiendo con “Alternative” y “Progressive”, el “FLCL” original solo cuenta con 6 episodios. Algo que lo convierte en el anime ideal para todos aquellos que buscan una experiencia especial, pero que no tienen mucho tiempo para sumergirse en largos shonen. Su popularidad está actualmente en boga, y Netflix podría sacar partido de ello.

Steins;Gate

El anime que demostró la viabilidad de una trama en torno a los viajes en el tiempo sin clichés ni incongruencias, el viaje a los infiernos de Okabe, su relación de amor odio con Makise, la pérdida de un familiar… Son muchas las cosas que hicieron especial a esta serie hace ya casi una década y  que obligaron hace no muchos meses a sus creadores a continuar expandiendo su leyenda con una nueva temporada. Aunque el material original es una serie de novelas gráficas en forma de videojuegos, “Steins;Gate” se siente como un ente autónomo capaz de sorprender a cada paso que da. En poco más de 20 episodios la historia se gira sobre sí misma creando un entramado de líneas temporales increíblemente complejo que exige al espectador sin olvidarse de recompensar.

Boku no Hero Academia (My Hero academia)

El llamado a ser sustituto en la Shonen Jump de “Naruto” es el anime del momento. Aunque tiene una vida todavía muy corta, esta serie ha conseguido enamorar a millones de fans en todo el mundo por su originalidad y excelsa calidad de animación. En “My Hero Academia” todo parece convencional hasta que comienza a deshojar y mostrar sus muchas capas de profundidad. Los fans de los cómics americanos encontrarán muchas referencias, y los no asiduos al anime podrán disfrutar de una trama ligera pero emocionante. Bones pone el resto para confeccionar una adaptación que a día de hoy sigue creciendo sin parar. Con tres temporadas en su haber, este es sin duda el candidato más destacado a entrar en el catálogo de Netflix.

Made in Abyss

Quien iba a decir que este anime con estética infantil y unos niños como protagonistas se iba a convertir en una de las sorpresas más agradables del pasado 2017. Akihito Tsukushi se vale de una apariencia amable y colorida para introducir una trama increíblemente trágica y llena de oscuridad. “Made in Abyss” es una moneda con doble cara que no deja de sorprender en ningún momento, y que gracias a su ritmo es ideal para el estilo de visionado que promulga Netflix. Y es que tan solo con una temporada de apenas 12 episodios esta serie ya ha conseguido crear una gran legión de seguidores tanto en Japón, como en el resto del mundo. A pesar de todo esto, muchos consideran que su calidad no va a la par del poco reconocimiento que se ha hecho de ella hasta el momento. Algo que podría solucionarse de forma sencilla.

Hyouka

Aunque en este apartado podríamos incluir todas las series Kyoani, este anime es quizás el que mejor resume todas las bondades del estudio detrás de su producción. Incomprendido y amado a partes iguales, “Hyouka” es un slice of life que basa su encanto en la resolución de pequeños misterios mundanos de instituto. Su nivel de producción es absolutamente exquisito, y su historia no peca de extravagante o ambiciosa. Muchos suscriptores podrían verse identificados partiendo desde ese punto, y los que no, quedarían prendados por la extraña pero hipnotizante idiosincrasia que destila. El catálogo de Netflix está particularmente cojo respecto a este género, y “Hyouka” podría ser un buen comienzo para enmendarlo.

KonoSuba (Kono Subarashii Sekai ni Shukufuku o!)

El slice of life no es el único género que brilla por su ausencia en la plataforma. Sí, entendemos que la comedia no es algo que abunde en el anime, pero lo cierto es que existen auténticas joyas que podrían aportar algo de variedad al catálogo. Contar con “The Disastrous Life of Saiki K”. está bien, pero ¿qué hay de la comedia más popular de los últimos años? “KonoSuba” es una rara avis entre sus competidoras por el nivel de fama que ha adquirido fuera de Japón. Y es que a pesar de las diferencias culturales que entorpecen el humor nipón, la historia de Aqua y compañía es un ejercicio sobresaliente de creatividad. La franquicia actualmente sigue en crecimiento, y con una película nueva ya a la espera, este sería el momento ideal para ir haciéndole un hueco en Netflix.

Zankyou no terror

Tenemos “Cowboy Beebop”, tenemos “Samurai Champloo”, pero no tenemos su obra más reciente. El nombre de Shinichiro Watanabe vende por sí mismo, y Netflix lo tuvo en cuenta cuando se hizo con sus dos trabajos más emblemáticos. Sin embargo, de su radar se escapó, quizás por problemas de licencias, su obra más menospreciada, su historia más particular y extraña. Este director siempre ha mostrado predilección por salirse de los moldes para expresar su personalidad en pantalla, pero con “Zankyou no terror” fue un paso más allá trayendo el terrorismo al frente. La animación sobresaliente y la banda sonora hacen el resto.

Monogatari Series

Hay ciertos géneros que son gustos adquiridos; al principio resultan desagradables, aburridos, o incluso extraños, pero con el tiempo van enganchando hasta convertirse en una obsesión. Esta última palabra es lo que podría resumir la sensación de alguien que queda atrapado en el universo de Monogatari. Una franquicia con la que SHAFT consagró un género en sí mimo, una forma de narrar inconfundible. A lo largo de los años la saga ha ido creciendo siguiendo su particular puzle cronológico, pero creemos que lo ideal sería comenzar con el anime en su orden de estreno. “Bakemonogatari” serviría para presentar a Koyomi, Senjōgahara, y la inolvidable Hachikuji. Con esa base, Netflix se vería empujada a completar toda la colección.

Toradora!

Con el paso de los años este anime ha ido ganando más y más popularidad, tanto buena como mala. Las series de temática romántica con escolares de por medio están a la orden del día, pero “Toradora!” logra desmarcarse gracias a dos protagonistas con mucha personalidad, y su extraña relación. No muchas adaptaciones logran representar de manera tan fiel lo que es un amor tóxico, en el que los dos miembros de la pareja se hacen daño mutuamente día tras día. Su final, algo más clásico, supone un contraste del que no pocos han sacado diversas lecturas. Si Netflix quiere llamar la atención, que mejor que apostar por una anime como este.

Clannad

El drama por excelencia devastaría corazones entre los suscriptores de Netflix. Hay quienes consideran a “Clannad” el mejor slice of life romántico jamás creado, y lo cierto es que si se tuviera que medir por popularidad, el tiro sería certero. Este anime arrasa literalmente en todas las encuestas de popularidad japonesas, y su segunda temporada logró incluso mejorar lo visto en la primera convirtiendo a la historia de Tomoya Okazaki y Nagisa Furukawa en un auténtico hito. Tan solo con su fama podría arrasar entre aquellos suscriptores que se atrevan a sumergirse en la saga. No todo va a ser cantar “Dango, Dango, Dango”.


Contenido relacionado