Crítica Estoy Vivo – La segunda temporada vuelve con fuerza y reinicio

Se estrenó con un 11,5% de share

Crítica Estoy Vivo – La segunda temporada vuelve con fuerza y reinicio
 

Podemos decir que “Estoy Vivo” fue una de las pocas series que le funcionó a La 1 en los últimos años, hecho que le permitió otorgarle una segunda temporada que llegó anoche a la cadena pública con un discreto dato de audiencia (11,5% de share medio). Hay que decir que este año, las series estrenadas no han logrado brillar como antaño: cada vez se aprecia más que el consumo ha cambiado y que los espectadores apuestan más por el diferido y el consumo en plataformas que por el directo, momento guardado para programas como “Operación Triunfo“.

Pero más allá de sus datos, hay que decir que “Estoy Vivo” regresó mejor que nunca: recordemos que estamos ante una serie familiar con toques fantásticos y policiales, algo que se mantiene en este primer episodio de la segunda temporada. Pero además, aunque estamos ante un capítulo que continúa inmediatamente después del final de la primera tanda de episodios, lo cierto es que a su vez es un reinicio en las tramas. Y nos explicamos: Márquez vuelve a La Pasarela donde transcurren varios minutos, pero al regresar a La Tierra, han pasado 18 meses. Tiempo más que suficiente para que el espectador quiera saber qué ocurrió durante este año y medio.

 

Sobre La Pasarela, mencionar que los efectos especiales siguen siendo bastante buenos, por encima de lo esperado en una producción española: nos sigue chirriando la distorsión de la imagen, algo que provoca que se aprecie más el croma key de lo deseado, pero “Estoy Vivo” sigue siendo una de las ficciones fantásticas mejor creadas en lo técnico.

Surgen nuevos dramas en este episodio: Márquez se pregunta quién es la Directora, y nosotros lo mismo junto a por qué surgió La Pasarela. Pero no solo eso, una vez dado el reinicio de las tramas, descubrimos que tenemos “un nuevo caso“: una pequeña se acerca al Enlace de Márquez que añadirá un nuevo arco argumental que a buen seguro se irá resolviendo con el paso de las semanas. En este primer episodio nos centramos más en el drama personal de Márquez que en la historia de la joven, pero en los avances ya descubrimos que la pequeña y una casa abandonada serían uno de los elementos más importantes de las nuevas tramas.

En este punto toca recordar que “Estoy Vivo” va a tener un remake estadounidense y queremos decir que, aunque es pronto, uno de los elementos que no funcionará será su reparto: las actuaciones de la versión española son geniales, rayan a un enorme nivel y Javier Gutiérrez junto a Anna del Castillo nos hacen quedar embobados. Alejo Sauras, pese a sus mayores limitaciones, sigue dando vida a un personaje creado a su propia medida. Y Márquez tiene un drama personal tan enorme que sus caras lo dicen todo: su mujer, Laura, ya no es su mujer; su mejor amigo, Óscar, se la ha quitado. En cambio, él si tiene mujer. Gran trabajo interpretativo de miradas, contención y gestos por la parte de Gutiérrez.

Por lo tanto, podemos decir que el drama vuelve más que nunca a “Estoy Vivo” en el comienzo de esta temporada sin olvidar el peculiar sentido del humor que impregna a cada diálogo. Pero también la fantasía: nos ha gustado que el universo de la serie se amplíe con nuevos misterios que rodean a la Directora y a la Pasarela, pero también a la joven que iremos conociendo con el paso de los capítulos. En cuanto a las actuaciones, como hemos explicado, rayan a un gran nivel en todos los sentidos y es uno de los puntos fuertes de la serie como ocurrió en la primera temporada. Esperamos que la serie mantenga el nivel presentado en este capítulo y nos depare grandes momentos dramáticos y de fantasía.


Contenido relacionado