Dragon Ball: Análisis figura The Quiet Wrath of Son Goku – Tsume

La figura ya se encuentra disponible para comprar

Dragon Ball: Análisis figura The Quiet Wrath of Son Goku – Tsume
 

Hoy analizamos uno de los lanzamientos del año más destacado respecto a figuras en el ámbito de Dragon BallThe Quiet Wrath of Son Goku es la joya de la corona de Tsume Art para este año 2018, y nosotros os vamos a contar todos los detalles de la misma para finalizar esgrimiendo si respecto a calidad-precio, estamos delante de una figura a tener en cuenta.

Lo primero que cabe tener en cuenta es que Tsume Art es uno de los mejores fabricantes que tocan este anime y también otros muchos como Naruto Shippuden o One Pince. Por lo tanto a nivel de calidad es muy complicado que el mercado pueda ofrecernos algo superior, aunque también es cierto que bien habrá que pagar por conseguir una pieza de estas características.

Esta pieza está limitada a un total de 4000 unidades a nivel mundial, por lo que la falta de stock suele hacerse evidente pasadas unas semanas tras el lanzamiento. La resina representa uno de los momentos más emblemáticos de Dragon Ball Z, la victoria de Goku frente a Nappa después de que este quisiera atacar a Krillin y Gohan de forma traicionera y el héroe mostrara por primera vez el Kaio-ken en pantalla. Como podéis ver en el vídeo a continuación, la recreación de la escena es totalmente idéntica a la propia figura.

Si nos ponemos en situación respecto a la figura, esta tiene unas dimensiones de 43.7 cm de alto, 32.54 cm de diámetro y 37.1 cm de largo. Esto indica que estamos delante de una pieza de considerables dimensiones, ocupando así un gran espacio en cualquier colección. Pero lo más destacado de esta pieza es sin duda la calidad de la misma, Tsume no ha escatimado en gastos a la hora de dar vida a esta recreación. La pintura de la figura es realmente excepcional, dando mucho realismo al conjunto, aunque quizás en este aspecto lo que también ayuda es que algunas piezas como las botas o brazales de Nappa sean de un material diferente, sintiendo así que la carne, la ropa y los accesorios de cada personaje no son lo mismo. Destaca el hecho de que por ejemplo los brazos de Nappa no van encajados al conjunto, es decir, están imantados, de forma que al acercarlos a su encaje, se acoplan solos.

Si analizamos la pieza al detalle podemos ver como la figura luce de forma extraordinaria tanto de lejos como de cerca. Las caras de los dos personajes de la composición están tratadas con detalle y pintadas con especial atención. Además como se puede ver, la pintura usa geniales sombras y hasta el cuerpo de Nappa luce algunas heridas típicas de la batalla, especialmente tras ser derrotado.

La figura reposa sobre una base bastante grande que sirve para dar estabilidad al conjunto y donde figura el logo de Dragon Ball Z de forma imantada a la plataforma. La composición se monta en diversas partes, en primer lugar debemos acoplar a Goku al eje de la plataforma, posteriormente insertamos a Nappa en el brazo y finalizamos acoplando las manos del derrotado Saiyajin en un montaje que no lleva más de 2 minutos. El packaging viene acompañado de una lámina de la misma escena, un certificado de autenticidad donde se muestra el número de pieza que tenemos respecto a las 4000 existentes y finalmente de una placa metálica donde también figura ese número y que está pensada para situarse al lado de la pieza.

El precio oficial de esta figura en la página de Tsume es de 399€, a los que habría que sumar 50€ de envío y sin contar aduanas, ya que la empresa se encuentra dentro de la UE para el caso de que residáis en este territorio. Nuestras conclusiones son claras, aunque se trata de una figura premium que quizás no esté al alcance de todos los bolsillos, su precio está más que justificado tanto por la calidad general de la pieza como por la exclusividad de la misma. Se trata de una representación excelente de una escena y una maravilla a tener muy en cuenta en vuestra colección.


Contenido relacionado