A pesar de los rumores, ver una revisión de Kid Ikarus: Uprising es muy poco probable

Así lo comenta Masahiro Sakurai a la revista Edge

A pesar de los rumores, ver una revisión de Kid Ikarus: Uprising es muy poco probable
 

Nintendo ha adoptado una línea de lanzamientos en su nueva consola muy amplia par aumentar su catálogo con títulos del pasado más o menos reciente. Por un lado, cuenta con versiones de títulos estrenados en otras plataformas como podrían ser Skyrim, Syberia, World of Final fantasy, Diablo III y muchas otras franquicias ya sentadas que ven una segunda (o tercera) vida en Switch. Pero también hay otra vertiente en esta tendencia a los “ports”, y es la de recuperar títulos de su propio catálogo, o bien de Wii y Wii U, o directamente de la portátil, como podrían ser Hyrule Warriors, Donkey Kong country tropical freeze y Mario Kart 8. En este último grupo encajarían títulos que a los seguidores de la compañía siempre le gustaría ver con una puesta a punto, y de uno de ellos venimos a hablar hoy: Kid Icarus: Uprising.

La aventura sobre raíles de uno de los personajes más entrañables salidos de la mitología Griega (hablamos claro está de su representación en este título) fue una de las apuestas fuertes del primer año de Nintendo 3DS en el mercado, un título que hacía alarde del 3D más alucinante visto en una pantalla tan pequeña. Con el paso de los años el título ha ido cayendo en el olvido, pero una gran parte de quienes lo recuerdan con cariño, han estado pidiendo y esperando una segunda vida en Switch, algo que parece, tras varios rumores en los últimos años, no tiene muchas papeletas de acabar ocurriendo. Sakurai, su creador, ha dejado estas palabras: “Como juego en general, es un título que se puede disfrutar y es rico en contenidos, y la gente lleva tiempo pidiendo una revisión. Sin embargo, no creo que eso sea posible“.

La revista británica Edge ha revelado una entrevista en la que Sakurai ha desvelado estas palabras poco esperanzadoras, en las que se deja entrever un desarrollo muy complejo, que no fue ningún camino de rosas a nivel interno: “el equipo que reuní provenía de culturas de desarrollo muy diferentes, así que siempre había conflictos internos. Además, cuando estábamos creando el juego no podíamos aprovechar todo el potencial de Nintendo 3DS. Más tarde llegaron mejoras en el middleware, pero puesto que el título estaba en marcha desde las fases iniciales de la creación de la consola, tuvimos momentos muy duros intentando hacer lo que queríamos lograr”. Nunca hay que dar nada por imposible en esta industria, pero cierto es que las intenciones no parecen dadas a una posible remasterización. El tiempo lo dirá.