Game Workers Unite ha creado una petición para despedir al CEO de Activision

Las controversias alrededor de la compañía no paran de surgir

 

No caben dudas en que 2019 ha sido un año en el que Activision se ha visto inmersa en múltiples polémicas. Mientras que, al iniciar enero, la controversia inició con su separación de Bungie, luego fue investigada por fraude, después se postularon dos demandas más y, luego de que se descubriese que el nuevo CFO de la compañía recibió 15 millones de dólares sólo por asumir el cargo y se reveló que, en 2017, entre seis ejecutivos de la marca se adjudicaron 77 millones de dólares, una cifra que resultó alarmante cuando se produjeron los 800 despidos de la empresa.

Es decir, Activision se ha sumergido en una espiral de controversias que no parece detenerse, ahora menos que Game Workers Unite, la organización que busca sindicalizar a los trabajadores de la industria del videojuego, ha introducido una petición para despedir al CEO de la compañía, Robert Kotick. Las alegaciones, básicamente, se remiten a todas las irregularidades señaladas en el primero de los párrafos y, a su vez, la petición se remite a un llamado de solidaridad para con los centenares de trabajadores que perdieron sus empleos, los cuales son los principales afectados de toda la coyuntura.

Para el momento en que se ha redactado esta nota, 644 de 800 personas han firmado la petición. Sin embargo, teniendo en consideración el amplio espectro de críticas negativas que ha recibido Activision con motivo de lo sucedido, cabría esperar que la cifra aumentará considerablemente a medida que se visibilice.


Contenido relacionado