La editora de Terraria cree que la próxima generación será un punto de inflexión

Sin embargo, aún desconocemos cuál será la primera consola en ser anunciada

 

Toda la industria está expectante por la próxima generación de consolas. Después de seis grandes años con Xbox One y PlayStation 4, y quizá a falta de disfrutar de unos más, existe mucho hype por lo que serán sus sucesoras, las supuestas Xbox Scarlett y PlayStation 5. Sin embargo, pese a que filtraciones han surgido muchas, aún no tenemos el anuncio oficial de ninguna de las dos, por lo que todo se ha mantenido en especulaciones. No obstante, para Headup Games, la compañía encargada de la distribución de, entre otros, Terraria, la next-gen puede introducir cambios históricos en la industria del videojuego.

En tal sentido, Mark Aldrup, jefe de la compañía, en una entrevista concedida a GamingBolt, tuvo la oportunidad de ofrecer su opinión respecto a lo que nos depara con el próximo hardware. Así, pues, de manera precisa, estableció: “La próxima generación puede contener algunos de los cambios más grandes en la historia de las consolas. Con el streaming, servicios de suscripción, sistemas que no necesitan de discos, etc., siendo opciones viables para la próxima generación de consolas, nos sentimos muy curiosos respecto a lo que Sony y Microsoft (y, en una etapa más tardía, Nintendo) tienen bajo la manga“.

Desde una perspectiva de desarrollo, tan sólo esperamos que nuevamente habrá un sistema técnico definido estáticamente que dure por varios años. Esta siempre ha sido una de las principales ventajas de las consolas: los desarrolladores pueden concentrarse en optimizar el juego en una pieza de hardware en lugar de asegurarse de que corre en una variedad diferente de especificaciones (como en PC y móviles)“, sentenció el directivo.

Ciertamente, con el vertiginoso avance de las tecnologías, no resultaría descabellado considerar que, como con cada generación, la próxima introducirá cambios increíbles dentro de la industria. Esperemos, sin embargo, que todos sean para bien, y que las malas prácticas que hemos vivido en el último lustro se vean erradicadas en pos de un medio artístico más saludable para todos.


Contenido relacionado