Activision es demandada tras esconder a sus accionistas su separación con Bungie

Declaraciones confusas y documentos falsos son algunas de las causas de la denuncia

Activision es demandada tras esconder a sus accionistas su separación con Bungie
 

La firma legal Kuznicki Law PLLC ha presentado una demanda oficial contra Activision tras el descubirmiento de una serie de documentos falsos y la realización de varias declaraciones confusas por parte de la empresa para ocultar a sus propios accionistas la ruptura con Bungie que ocurrió hace apenas dos meses, en el mes de enero. Dicho anuncio no iba a mejorar la situación de Activision en cuanto a inversores y beneficios, ya que el hecho de anunciar la separación con el estudio principal encargado de uno de sus títulos más conocidos y rentables, Destiny en este caso, no iba a hacer que las cosas se mantuviesen estables. La demanda atiende a la posibilidad de que se podrían haber realizado métodos fraudulentos por parte de Activision para intentar mantener a todos los accionistas posibles en sus filas cuanto más tiempo mejor.

Todos aquellos que han comprado acciones de la empresa desde el pasado 2 de agosto de 2018 hasta el 10 de enero han sido incluidos dentro de la ya presentada demanda para ser investigados y, ya de paso, denunciados. Según ha informado el portal GameIndustry, la firma legal reclama que fue la propia Activision quien no informó de la manera correcta sobre los detalles de la pasada ruptura con Bungie y la posterior venta de la marca Destiny. Por otro lado, y por echar más leña al fuego, el texto de la demanda también incluye un párrafo donde se indica la falta de información sobre si dicha ruptura podría afectar negativamente a los beneficios de Activision Blizzard y a sus accionistas.

Parece que el fuego no hace más que extenderse dentro de Activision y que los vaivenes del destino y las malas decisiones están haciendo que la compañía de California no deje de caer en picado. Este último escándalo, sumados a los dos últimos, donde conocíamos los múltiples despidos dentro de la empresa, así como el estratosférico salario de su CEO, siguen llevando a la compañía por un camino que no pinta nada bueno de cara al futuro.