Los Simpson, Avatar, Deadpool, y otras sagas ex-Fox llegan a la web oficial de Disney

Comienza la integración de las partes

Los Simpson, Avatar, Deadpool, y otras sagas ex-Fox llegan a la web oficial de Disney
 

Una vez oficializado legalmente el acuerdo, ahora toca la integración real de las partes. Aunque durante los últimos meses se ha hablado siempre teóricamente de la llegada de las grandes franquicias de Fox a Disney, ahora los de Burbank tendrán que trabajar duro para hacer funcional el matrimonio; no solo protegiendo a los trabajadores, sino también modificando su imagen corporativa.

Solo unas pocas horas después de la ejecución de la fusión, aparecían por sorpresa en la web oficial de Disney algunos personajes y sagas recién llegadas al estudio. Y no de cualquier manera, sino apareciendo en la home con una imagen imponente en la que se intercalan Star Wars y las cintas animadas Disney, con Los Simpson, Avatar y Deadpool.

Disney

Este es solo el primer paso de una batería de iniciativas que irán saliendo a la luz a lo largo de las próximas semanas, y que se sentirán con peso real tras la reunión de accionistas que liderará Bob Iger el próximo mes de abril. Será entonces cuando se podrá escuchar a Disney hablar por primera vez de los mutantes y el resto de licencias, como una propiedad del estudio.

Los 71.300 millones de dólares en los que finalmente se ha cerrado el trato suponen un aumento de casi 20.000 millones con respecto a la cantidad que Fox había aceptado a finales de 2017 a causa, principalmente, de Brian Roberts, CEO de Comcast. Sin embargo, parece que Disney finalmente ha logrado su objetivo aumentando aún más su peso en el mercado y en la industria.

De esta forma, y tras el espectacular estreno en taquilla de “Capitana Marvel”Disney afrontará el final de la tercera fase del UCM con “Vengadores: Endgame“, presentando su ambicioso proyecto Disney+ y con una de las operaciones más importantes de su historia bajo el brazo. Además, la compañía ya ha adelantado que Fox seguirá haciendo películas bajo su propia marca, por lo que los futuros proyectos de la compañía que se veían amenazados podrían no verse afectados.