BioWare mantuvo una reunión para hablar de los problemas internos con sus empleados

La desarrolladora comienza a mover ficha

anthem live-action
 

A comienzos del presente mes de abril nos hacíamos eco de unas noticias considerablemente preocupantes: BioWare, uno de los estudios más destacados de la industria de los videojuegos, había perdido a lo largo de los últimos años a docenas de desarrolladores debido a problemas de ansiedad y depresión. La respuesta del estudio, asimismo, distó de ser positiva, aunque afortunadamente todo habría comenzado a cambiar para bien -o así por lo menos puede llegar a entenderse-.

Jason Schreier, periodista de Kotaku encargado de destapar todos los problemas de BioWare, publicó el siguiente tweet con respecto a la situación del estudio:

Así dice el mensaje del señor Schreier: “BioWare mantuvo una larga reunión con todos los miembros del equipo durante el pasado miércoles para hablar de diversos problemas que comenzaron a surgir tanto de forma interna como a raíz del informe de Kotaku (prácticas en la producción, Frostbite, etc). Un par de personas con las que he hablado se muestran bastantes optimistas sobre la llegada de posibles cambios; otros, sin embargo, se muestran aún bastante escépticos“. Asimismo, Jason Schreier señala que por ahora no ha sido contactado de ninguna forma ni por Electronic Arts ni por BioWare, pero personalmente espera que todos los problemas que afectan a la desarrolladora puedan verse satisfactoriamente solucionados.

Recordamos que la respuesta inicial de BioWare a raíz del artículo de Kotaku, como ya hemos señalado, no fue nada positiva. Tal fue así, que se llegó a ‘aconsejar’ a los empleados que no cruzaran palabra alguna con la prensa. Sin embargo, poco acabó tardando el jefe del estudio en reconocer públicamente las dificultades que atravesaban, un hecho que parece haber llegado a su culminación con la informada reunión de equipo.

Veremos, pues, cómo evoluciona el estado de la desarrolladora, pero por lo menos ahora contamos con la pequeña esperanza de la aparente intención de cambio.