¿Quién es el misterioso niño de Vengadores: Endgame?

La incógnita tiene una fácil solución

¿Quién es el misterioso niño de Vengadores: Endgame?
 

Se lleva hablando de «Vengadores: Endgame» desde hace varios años, incluso antes de que se estrenara «Vengadores: Infinity War». En 2017 la por entonces llamada «Avengers 4» ya dejaba noticias de casting, rumores, y todo tipo de informaciones sin confirmar. Y claro, de entre todas ellas algo había de verdad.

En este caso nos referimos a uno de la aparición de un misterioso niño durante una de las escenas finales de la película. Los fans han comenzado a especular con quién podría ser, pero la respuesta es mucho más sencilla de lo que parece. De hecho, la propia Marvel ya resolvió el acertijo hace 2 años sin jugar al gato y al ratón.

AVISO DE SPOILER

Por encima del destino de Viuda Negra, del cambio físico de Thor, o de la reunión sorpresa de la batalla final, el giro narrativo más inesperado de toda la película terminaba siendo el sacrificio de Tony Stark. El hombre que inició su andadura por el UCM destilando egoísmo y ganándose la enemistad de los fans, acababa convertido en el héroe que tanto había rechazado.

Su familia, sumado a la culpabilidad que sentía por haber perdido a Peter en Titán, acababan por moldear su nueva personalidad. Pero claro, ese regalo de los Russo hacia el personaje no podía salir gratis. Iron Man perece tras salvar el día utilizando el Guantelete del Infinito. Su muerte entra dentro de las quinielas que se hacían antes del estreno, y marca el punto de inflexión que buscaba el estudio para el UCM.

Vengadores: Endgame

Y es en ese momento, durante la escena del funeral de Tony, cuando entre todos los héroes consternados aparece un misterioso niño. ¿De quién se trata? De nada más y nada menos que Harley Keener, el niño presentado en Iron Man 3. Interpretado por Ty Simpkins, este personaje es el primero que logra romper la barrera de Stark, accediendo a su corazón.

Verle en el adiós final de quien fuera su «padre adoptivo» es un bonito guiño por parte de los Russo, y una clara muestra de que a pesar de la locura tanto visual -con la batalla final- como narrativa- con los viajes en el tiempo-, sabían lo que estaban haciendo desde el principio.