Juego de Tronos: Emilia Clarke se inspiró en Hitler para el discurso de Daenerys

La estrella se pasó semanas dándole vueltas a la escena

Juego de Tronos: Emilia Clarke se inspiró en Hitler para el discurso de Daenerys
 

No era el final que muchos querían para la Madre de Dragones, pero Benioff y Weiss se aseguraron de que fuera todo lo épico que merecía el personaje. Al menos antes de la escena final. El último episodio de “Juego de Tronos” abría con un increíble plano que simbolizaba la locura de Daenerys, para sumergirse de lleno en un discurso aterrador frente a todo el ejército de la Targaryen. Algo que para Emilia Clarke no fue nada sencillo de preparar.

Ya la habíamos visto en el pasado soltar algunas frases en alto valyrio, y su “dracarys” se ha convertido en el motto más popular de la ficción. Pero esto era distinto. Era hablar delante de cientos de personas durante varios minutos. “He tenido que aprender un montón de dothraki, valyrio, idiomas falsos y he tenido muchos discursos que dar, pero tuve especial presión en este“, explicaba para Variety. “Cualquier actor te dirá que los días en el set son largos y que luego te vas a casa y haces tus deberes, te aprendes las líneas para el día siguiente. ¡A eso súmale aprender un idioma falso!

Clarke comenzó a pensar en la escena mucho tiempo antes de rodarla. “Casi me mata. Normalmente me doy cuenta de estas cosas con bastante rapidez, pero este discurso significó mucho para mí“, confesaba. “Estaba tan preocupada por arruinarlo que me quedé despierta hasta tarde cada noche durante dos meses. A la mañana siguiente no había dormido nada porque me quedé toda la noche pensando con lágrimas en los ojos: ‘No puedo hacer esto’. No puedo superarlo sin estropear mis líneas”. Sabía que éste era uno de los momentos más importantes para Daenerys como personaje“.

Juego de Tronos

El rodaje sin embargo terminó yendo mucho mejor de lo que esperaba ella y el resto del equipo de producción. “Di el discurso frente a una pantalla verde. No había nadie, sólo una cámara, verde y una habitación vacía. Pero el equipo se quedó, con razón, diciendo: “Oh Dios, está hablando un idioma falso‘”. Lo que no terminó de romper el hielo. “Sabía que tenía que estar preparada para hacer el ridículo. Todo eso sucedió y tenía a mi coach pegado a mí convencido de que lo haría mal. Entonces sucedió lo impensable; Entré al set, no necesité ensayar, y lo superé perfectamente en al primer intento.”

¿Cómo consiguió Clarke prepararse una escena tan particular? Estudiando historia, y no cualquiera. “Me vi muchos vídeos de dictadores y líderes poderosos -ahora parece divertido- que hablaban un idioma diferente para ver si podía entender lo que decían sin conocer el idioma. ¡Y se puede!“, aseguraba. “Se puede entender todo lo que está diciendo Hitler. Este tipo de oradores de un solo enfoque que hablan un idioma extranjero. Así que pensé: ‘Si puedo creer cada palabra que digo, el público no tendrá que mirar demasiado los subtítulos‘”.

A dicha escena le seguía la renuncia de Tyrion, minutos antes de que Jon cometiera un crimen pasional siguiendo los pasos de Jaime décadas antes con el Rey Loco. Todo caía como una cascada, y cerraba el arco de Daenerys sin dejar a nadie indiferente. ¿Fue lo justo? Ahora el tiempo y los fans determinarán si la Rompedora de Cadenas queda en un buen lugar de la memoria.