Dying Light 2

Dying Light 2

PC PlayStation 4 PlayStation 4 Pro Xbox One Xbox One X

Dying Light 2 se deja ver en una tanda de nuevas imágenes

Verá la luz en primavera de 2020

Dying Light 2
 

La conferencia que ayer celebró Microsoft con motivo del E3 2019 nos dejó con grandes revelaciones sobre el futuro del ecosistema Xbox, ya no sólo a la hora de darnos la oportunidad de echar un vistazo a lo que vendrá con su nueva consola, sino al catálogo de juegos que se podrán a la venta en los próximos meses para la generación actual. Así, si tuviéramos que pensar en una de las propuestas más interesantes que llegarán en el futuro sin duda pensaríamos en Dying Light 2. Y es que, además del tráiler que se mostró ayer en el evento de Los Ángeles, hoy hemos podido disfrutar de una tanda de nuevas imágenes que muestran las bondades del juego en todo su esplendor.

Estas capturas de pantalla habrían sido compartidas por el usuario shinobi602 en Twitter e irían orientadas a enseñar ese contraste tan interesante que surge en la franquicia de Techland; esa idea de que, en Dying Light 2, los humanos serán tan o más peligrosos que los mismísimos infectados. A continuación, os dejamos con las mencionadas imágenes para que podáis echarles un vistazo con vuestros propios ojos.

De esta manera, los terrores de la noche no son los únicos que nos pondrán las cosas difíciles en Dying Light 2; la secuela de aquel título de mundo abierto y zombies que ya maravilló a la comunidad y a la crítica por su gran calidad. Y, si esta segunda parte logra conservar esa esencia y, además, tenemos en cuenta su diseño narrativo basado en la toma de decisiones, indudablemente estaríamos ante uno de los juegos más dignos de esta generación.

Por lo demás, solo nos queda recordaros que, tal y como se anunció ayer en la conferencia de Xbox del E3 2019, Dying Light 2 verá la luz en algún momento por confirmar de primavera de 2020 para PC, PlayStation 4 y Xbox One.

Ramón Baylos
Redactado por: Ramón Baylos
Crecí rodeado de naturaleza y campos de trigo, pero con la cabeza llena de historias sobre dragones y planetas lejanos. Después me hice psicólogo para poder fascinarme con las historias de los demás.