Análisis AIPD: Artificial Intelligence Police Department

PC PlayStation 4 Xbox One
 

El mundo de los videojuegos está dando una lección del lema “todo vuelve”, solo hay que ver que en los últimos años han salido más juegos llamando a la vieja escuela que nunca. Ahora bien, estos juegos también traen novedades (ya que actualmente el jugón necesita algo más de lo que necesitaba antes). Hoy analizamos uno de esos casos, AIPD: Artificial Intelligence Police Department. Os contamos lo que nos ha parecido.

AIPD cabecera

Recuerdo de Tron

Para entrar en materia debemos hacer una pequeña observación. Se trata de un juego de naves. Con cámara por encima de nuestra nave, cuyo único objetivo es acabar con todos los bichos voladores que veamos en pantalla. El juego, argumentalmente, no tiene más. Se supone que somos una nave que pertenece a un departamento de policía centrado en eliminar virus en un mundo futurista que se basa en el cibercrimen. Pues bien, a la hora de jugar esto importa bien poco, ya que nuestro objetivo es eliminar absolutamente todo lo que veamos en pantalla.

En el ámbito gráfico debemos decir que estamos ante un juego bastante decente. Utiliza Unreal Engine 4 y eso se nota. Todas las líneas del juego están muy bien definidas y los chicos de Blazing Badger demuestran que saben lo que hacen. Son gente que ha trabajado para algunos de los grandes (Uncharted, Lords of the Fallen, Crysis, etc) y existe un saber hacer muy notable.

Además, todo es muy fluido, las pantallas de carga son casi inexistentes y, aunque puede haber decenas de objetos moviéndose por la pantalla a toda velocidad, el juego no se resiente en absoluto. En este sentido hay que darle la enhorabuena al equipo por haber creado algo tan bien programado.

AIPD - Artificial Intelligence Police Department 5

También hay que hacer una mención especial a la iluminación del juego, ya que es vital para el mismo. Todos los enemigos que vemos en pantalla tienen un brillo especial que está muy bien hecho. También es útil, ya que si los enemigos están fuera de la pantalla, su brillo nos avisa del lugar que ocupan en el campo, lo cual es una ayuda para un juego tan frenético. Obviamente, no solo los enemigos tienen luces continuas, también encontraremos que nuestra nave brilla dependiendo de las armas que hayamos escogido o podemos ver como las diferentes armas especiales tienen un efecto lumínico y sonoro característico.

Todo esto hace que la inmersión en el juego sea casi total y que solo puedas mirar a la pantalla en el momento en el que estás jugando. Aunque eso sí, dudamos que este juego sea apto para epilépticos porque en pantalla hay muchas luces moviéndose a bastante velocidad, todas ellas muy brillantes y de colores chillones, como el naranja o el morado intenso. Aun así, el juego no daña a la vista, de hecho, parece una fiesta de color que en ningún caso resulta molesta.

También debemos decir que, tanto en diseño como en sonido el juego cumple bastante bien. Todos los enemigos tienen ataques que se pueden identificar por su sonido y la banda sonora es lo suficientemente buena como para meternos un poco más en el juego. Respecto al diseño, debemos decir que es imaginativo y original. Nuestra nave es un rombo metálico con luces de policía y armas y nuestros enemigos van desde naves parecidas a la nuestra a otras que parecen calamares de luz naranja que se tiran a por nosotros. Si a esto le sumamos la cantidad de disparos en pantalla, los efectos de las explosiones, los misiles y el límite del campo de batalla, podemos decir que el juego es más que vistoso.

JUGABILIDAD

AIPD - Artificial Intelligence Police Department 3Entrando en la propuesta jugable, esta es muy sencilla. Con un stick del mano movemos a la nave, con el otro apuntamos (así la nave encara el lugar que nosotros prefiramos) y con uno de los botones superiores disparamos nuestras armas básicas. A este sistema de control hay que sumarle otro de los botones superiores para utilizar las armas especiales (o superarmas, como las llama el juego) y la pulsación del stick derecho para utilizar los objetos. Este último botón nos ha parecido bastante incómodo, ya que hay suficientes opciones en el mando como para tener que usar la pulsación del stick. Aunque es posible que esta incomodidad se haya llevado a cabo con conocimiento, ya que en el fragor de la batalla utilizar un objeto puede salvarte y pulsar ese botón es “sencillo”, ya que lo estamos utilizando para apuntar.




La nave responde asombrosamente bien a nuestras órdenes, creando una jugabilidad perfecta en la que todos los movimientos y disparos que realicemos son muy precisos. Esto se agradece enormemente ya que nos encontraremos en seguida entre multitud de enemigos que se mueven en todas las direcciones.

Para acabar con nuestros enemigos contaremos con nuestras armas principales, nuestro módulo de energía y lo que vayamos recogiendo en la batalla. Al comienzo del juego solo podremos elegir la ametralladora básica como arma. Tiene un alcance medio y buena cadencia, con lo que es un arma bastante aceptable. Según consigamos millones de puntos en nuestro marcador, podremos acceder al resto de armas. Algunas son las normales, como la escopeta, que hace que nuestros disparos se dispersen; o el obús, que en vez de lanzar rayos láser lanza granadas de energía que van rebotando por el terreno de juego. Pero también nos encontraremos con armas más originales, como el phaser, que crea una zona delante de nosotros que detecta a los enemigos y acaba con ellos con certeros láseres.

AIPD - Artificial Intelligence Police Department 4Pero para poder combatir adecuadamente necesitamos tener en cuenta nuestro escudo y el sobrecalentamiento de las armas. Para eso están los módulos, que permiten que el escudo dure más, que las armas se calienten menos o que los objetos se activen automáticamente cuando los recogemos (evitando así el botón más incómodo del juego, aunque sin permitirnos crear una mínima estrategia). Por cierto, cuando nuestras armas se sobrecalientan, se anulan temporalmente mientras expulsamos una mina de energía que, si no nos movemos con celeridad, nos hará daño. Aunque también hará daño a nuestros enemigos, con lo que se puede jugar un poco con esta original idea.

Por último, en nuestro arsenal también encontraremos superarmas y objetos. Estos últimos los sueltan los enemigos de manera aleatoria. Existen diferentes objetos, pero son, en gran medida, defensivos ya que permiten ralentizar el tiempo, ponernos un escudo, enfriar las armas o triplicar los puntos recibidos durante unos segundos. Por otro lado tenemos las superarmas, que se encuentran dentro de los “transportadores”, naves enemigas con forma de piña naranja que se mueven lentamente por la pantalla, esperando que las destrocemos y recojamos su preciado tesoro. Estas armas pueden darle un vuelco a cualquier situación, eliminando bastantes enemigos al mismo tiempo. Nos podemos encontrar con torpedos que explotan cuando nosotros decidamos, con misiles teledirigidos que acaben con todo lo que haya en un radio o con la bomba omega, un artefacto explosivo que barre un porcentaje bastante alto del entorno de juego. Estas armas son un gran aliciente y están muy bien escogidas para que el juego sea emocionante y divertido.

Por último respecto a la jugabilidad, se trata de un juego aleatorio, pero que te deja elegir ciertas cosas, nos explicamos. Los enemigos que te vas a encontrar no son siempre los mismos (en la primera pantalla son siempre drones, que son los más simples, pero es lo único que se puede decir con seguridad) así que cuando se acaba con todos los enemigos de un nivel, se pasa al siguiente. Es entonces cuando tendremos que escoger entre dos opciones que hacen más fuertes a los enemigos (y que también aumentan nuestro contador de puntuación), lo cual es una idea muy original.

Por ejemplo, tras pasar el primer nivel, a lo mejor nos aparecen estas dos opciones: que los drones se muevan más rápido a partir de ahora o que los transportadores (los de las superarmas) tengan una nave que les protege. Nosotros elegimos que variable preferimos afrontar y esta se queda para el resto de la partida. Esto ocurre cada vez que pasamos un nivel, haciendo que la dificultad crezca atendiendo a las decisiones que hemos tomado. Es una muy buena idea que hace que cada partida sea diferente, lo cual le da puntos al juego.

AIPD

Ahora bien, el juego tiene un problema mayúsculo, su duración. Es un juego que, tal vez, esté demasiado enfocado a ser una recreativa y todos los niveles son exactamente iguales, un círculo de energía por el que van apareciendo los grupos de enemigos aleatorios. De esta forma, después de la primera pantalla ya has visto todas, ya que siempre es la misma. La elección de las mejoras enemigas y no saber que unidades contrincantes te vas a encontrar son originales y divertidas, pero si hubiese más pantallas sería mucho mejor.




Tampoco estamos pidiendo mucho, algo sencillo habría hecho que el juego tuviese más profundidad. Por ejemplo, si la primera pantalla es un círculo, que la segunda pantalla tuviera forma de rombo, con un cuadrado en medio. Poner obstáculos en la pantalla habría sido un gran acierto, haciendo que existiese una pantalla con un par de pasillos por ejemplo. Eso todo lo que le falta al juego para tener variedad en todos sus aspectos.

De esta manera, en una hora de juego intenso has conseguido todas las armas, has visto todas las variables y si sigues jugando, es por el afán de conseguir más puntuación. Existen otros modos de juego, pero en realidad son iguales, solo que desde el principio ya hay una o dos variables escogidas, con lo que realmente no cambia mucho.

CONCLUSIONES

Es un buen juego. Su control milimétrico, su vistosidad y su originalidad al introducir la elección de variables en cada pantalla hace que sea un juego a tener en cuenta por parte de todos los amantes de los juegos de naves. Ahora bien, no es perfecto y peca de poca variedad en la estructura de las pantallas. Su precio tampoco es apetecible, ya que pagar casi diez euros por un juego así, da que pensar y puede echar a más de uno para atrás.

AIPD es una buena idea que consideramos que necesita evolucionar solo un poco más para convertirse en un gran juego homenaje a esas recreativas que tantas monedas nos han hecho gastar. AIPD saldrá a la venta el 29 de enero de 2016 en PC, Playstation 4 y Xbox One.


Positivo

  • Gráficamente muy vistoso
  • Jugabilidad casi perfecta debido a su control preciso
  • La elección de variables entre pantallas

Negativo

  • Poca variedad de escenarios, en realidad solo hay uno
  • Después de una hora se ha desbloqueado todo
6.5

Jugable

Política de puntuación

Gonzalo Gómez
Joven graduado en Derecho que adora los videojuegos, el cine y la música.