Análisis Moonlighter

Moonlighter supera las expectativas y se sitúa como uno de los mejores juegos independientes de todo el año