Análisis Raiders of the Broken Planet: La Traición de Hades

PC PlayStation 4 Xbox One
 

En la última ocasión que pudimos ponernos a los mandos de la nueva obra de Mercury Steam, Raiders of the Broken Planet pudimos comprobar que, casi en un consenso entre todos aquellos que lo habían jugado, estábamos ante un juego desnivelado, con muchos puntos positivos como juego, pero también con bastantes fallos y, especialmente, con diversos problemas en el matchmaking. Es por ello que Mercury Steam tenía ganas de revancha con la nueva campaña de dicho juego y, tras otorgarle las horas necesarias como para saber si nos encontramos ante soluciones, más problemas o la permanencia de los mismos que había anteriormente, os traemos nuestro análisis para ello.

Un episodio que marca el camino

Nos topamos en esta ocasión con un nuevo capítulo para los Raiders que, comandados por Harec y justo donde lo habíamos dejado en la anterior ocasión, tendremos que unir fuerzas para enfrentarnos a la temible División Hades del general Krausher, un ejército que juega entre aprovechar todos los recursos del planeta o, en una medida desesperada por no poder tomar el control, destruir el Planeta Rojo de una vez por todas.

Como era de esperar y ya pudimos comprobar anteriormente, Harec trazará un plan maquiavélico que consistirá en persuadir a una miembro del ejército de Krausher para que trabaje a favor de los Raiders. De esta manera, el nuevo personaje desbloqueado para esta ocasión y que, por supuesto, podremos manejar a nuestro antojo, es Ayana Kwena que, como es obvio, tendrá su propia manera de jugarse y nos vendrá bien en diferentes ocasiones a lo largo de la campaña principal de La Traición de Hades. Su rifle lanzador de minas hará las delicias de los jugadores que consigan manejarla a la perfección y que, junto con su habilidad especial para enganchar con un cable a los enemigos y atraerlos a nosotros, nos permitirá hacer muchas peripecias para hacer menos complicadas nuestras escaramuzas.

Esta nueva campaña, aunque a nivel de misiones sigue estando entretenida y no es para nada un compendio aburrido donde repitamos una y otra vez los mismos patrones, no añade nada interesante, atractivo y que nos haga engancharnos al guion del juego. En este punto se nota claramente hacia donde se inclina la balanza de la compañía que prefiere, en lugar de ofrecer un guion atractivo, centrarse en el apartado más jugable, en la acción misma del título. Es algo que, sinceramente, aplaudo: a Raiders le viene bien una historia, indudablemente, pero su principal nexo de unión entre el jugador y el propio producto, se encuentra en la jugabilidad que, sin lugar a dudas, es la que más novedades ha traído con esta campaña.

La Traición de Hades trae importantes cambios para mejorar la experiencia de juego y, tras comprobar esos cambios, podemos sacar en claro que, aunque hay una mejora abismal respecto a lo que vimos meses atrás, nos topamos también con alguna cosa negativa que ya teníamos en el pasado y, por cierto, una de ellas, bastante grande.

En lo positivo podemos comprobar inmediatamente la incursión de un sistema de progresión totalmente renovado y que ahora, tras las diferentes quejas de los usuarios, otorgará a los jugadores la oportunidad de ir subiendo de nivel para conseguir diferentes recompensas que pueden ir desde objetos prácticamente nimios a incluso nuevos caracteres para liarnos a mamporros, a tiros o a lo que se nos venga en gana. De hecho, gracias a este nuevo sistema de progresión, veremos reducido el precio de los nuevos Raiders a la mitad de cómo se encontraban anteriormente, un grandísimo aporte por parte de Mercury Steam que ha escuchado a la comunidad como es debido, dado que había sido una de las mayores quejas tanto por parte de medios especializados, como por parte de los propios jugadores.

Junto a este sistema de progresión, otra de las novedades más atractivas que nos ofrece la nueva campaña de Raiders of the Broken Planet, es el sistema de forja. Como habréis adivinado por el nombre de esta novedad, este sistema ofrece la posibilidad de crear nuestras propias armas y personalizarlas con las diferentes mejoras que tengamos disponibles. Es un sistema interesante que siempre añadirá un toque personal y nos permitirá adaptarnos a un estilo de juego que se adapte más a lo que estamos acostumbrados cada uno como jugador.

Pero si bien estas dos mejoras son importantes y otorgan mucha personalidad al juego además de, por supuesto, hacerlo más entretenido, hay un aspecto que sigue estando en la cima de las críticas por parte de la comunidad. El sistema de matchmaking vuelve a ser un completo desastre y, aunque sí es cierto que no ocurre con una frecuencia extrema como lo hacía unos meses atrás, sigue estando a un nivel altísimo. Las consecuencias de este problema os las podéis imaginar por vosotros mismos: partidas con niveles descompensados y emparejamientos muy injustos.

Conclusiones

Salta a la vista que Mercury Steam está haciendo grandes progresos para llevar a Raiders of the Broken Planet a ser un juego con más comunidad de la que hay actualmente y que, por supuesto, las novedades y los errores subsanados tienen mucho que ver para que el juego esté progresando adecuadamente, pero de momento no es suficiente.

Con La Traición de Hades, se ha conseguido por fin un auténtico éxito y es que, ahora sí, saben cuál es la senda que deben seguir para conseguir un juego que, aunque ya interesante, sigue estando carente de posibilidades para hacer frente a titanes que actualmente pueblan el mundo de los videojuegos online. No hay una comunidad muy grande, pero a buen recaudo que si siguen mejorando cosas y eliminan algunos de los problemas que actualmente le pesan al juego, conseguirán llamar la atención de más gente. Esperemos que sea así.  


Positivo

  • Mejoras implementadas en su jugabilidad
  • Sigue teniendo una gran personalidad
  • Han mejorado los servidores

Negativo

  • A pesar de las mejoras para encontrar partida, el matchmaking sigue siendo un desastre
  • Le faltan todavía detalles por pulir, aunque estén en el buen camino
7.5

Bueno

Política de puntuación

Conecta el escribir sobre videojuegos con la ingesta de Doritos. Reside en Madrid rodeado de gatos.