Análisis Assassin’s Creed Chronicles: China

PC PlayStation 4 Xbox One
 

– Ya llevamos más de ocho años recibiendo, casi anualmente, nuevas entregas de la conocida saga Assassin’s Creed, el último título Assassin’s Creed Unity, el cual se ha conocido entre la comunidad de jugadores como un juego bastante polémico debido a su enorme cantidad de problemas a la hora de intentar jugar.

Tras esto, Ubisoft decidió dar un curioso giro en sus planes, pues en principio tanto Assassin’s Creed Chronicles: China como Reyes muertos formaban parte del título antes mencionado, pero debido a la cantidad de problemas la compañía decidió cancelar el pase de temporada, regalando los juegos a quien lo hubiera comprado previamente, y crear una saga independiente de tres títulos. El primero de estos estaría ambientado en China, y es el que nos ocupa hoy, posteriormente, a lo largo de este mismo año, llegarán a PC, PlayStation 4 y Xbox One dos más ambientados en India y Rusia.

El estudio encargado de llevar a cabo esta pequeña trilogía es Climax Studios, una compañía conocida desde hace más de 20 años por juegos como Silent Hill: Origins, Sudeki o Silent Hill: Shattered Memories. Tienen experiencia en títulos en dos dimensiones gracias a la serie Rocket Knight, e incluso con el prototipo de Prince of Persia en 2,5D. ¿Han cumplido en este primer capítulo de Assassin’s Creed Chronicle? Lo veremos a continuación.

Shao Jun, la asesina sigilosa

 

En cada uno de los episodios de Chronicles tendremos un protagonista distinto, contando en total con tres protagonistas, además en cada entrega tendremos un periodo histórico distinto y por tanto una historia radicalmente diferente. El caso de este primer capítulo nos deja en China, en el año 1526 y tomamos el control de Shao Jun, discípula de Ezio Auditore e inventora del dardo cuerda que quizás muchos recuerden de Assassin’s Creed III y Assassin’s Creed IV. Por su parte, Shao Jun aparece en el corto de animación titulado Assassin’s Creed Embers, el cual nos permitía conocer los últimos años de Ezio, incluyendo el entrenamiento de Shao Jun, la cual vuelve a China para buscar venganza.

Aunque por ahora solamente hemos podido disfrutar del primer capítulo, es importante destacar que las tres historias estarán conectadas de algún modo, ya que desde Ubisoft han recomendado jugar los tres capítulos en orden cronológico, es decir, China, India y Rusia, 1526, 1841 y 1918 respectivamente. Pronto podremos saber qué conectan estas tres épocas tan alejadas en principio.

Durante toda la partida iremos viendo trozos de la historia en preciosas secuencias que parecen ser obra de un experto pincel. En ellas nos contarán lo ocurrido desde que derrotemos a un enemigo importante, hasta que vamos a por el siguiente, algo que es bastante clásico de la saga de los asesinos.

Un universo en 2,5D

 

No es la primera vez que vemos 2D, en este caso 2,5D, en la saga de los asesinos pues en Assassin’s Creed II: Discovery, Ezio Auditore se trasladó a España para evitar que Rodrigo Borgia extendiese la Orden de los Templarios por el Nuevo Mundo, ¿cómo lo hizo? En dos dimensiones y para Nintendo DS e iPhone.

Ahora nos encontramos ante un nuevo escenario, en la China del año 1526, algo que muchos de los seguidores habían pedido con mucha fuerza, lo que no queda claro es si esto es lo que todos querían, aunque podemos decir que el estilo de juego funciona bastante bien, al menos en este primer capítulo, el cual está orientado sobre todo al sigilo y la ocultación, evitando en todo momento el combate a no ser que sea algo necesario.

A pesar de tener el cambio a las dos dimensiones y media, el juego cuenta con muchas de las mecánicas jugables que encontramos en las principales entregas de la saga de los asesinos, y se mezclan muy bien con este cambio de perspectiva. Entre otras habilidades podemos ver la vista de águila, desde la cual podemos ver la posición de los enemigos y sus rutas de movimiento, si es que caminan. Por otro lado también contamos con el clásico salto de fe, el cual termina en el archiconocido carro de heno.

En cada uno de los niveles de este capítulo podremos decidir si ir de frente y atacar al enemigo, o intentar ocultarnos entre las sombras y pasar desapercibido. El juego nos premia si elegimos la segunda opción, puesto que el juego está pensado para ocultarse, evitando así todo contacto con el enemigo siempre que sea posible. Para ello, pone a nuestra disposición multitud de herramientas de ocultación y engaño como pueden ser los escondites en la pared, el uso de la media dimensión de más para ir por delante o por detrás de algo, quitándonos de la vista de los enemigos o usando las herramientas de las que dispone Shao Jun.

Como se puede apreciar en la imagen superior, los enemigos cuentan con un cono de visión con el cual marcan su campo de visión. Es decir, si entramos en ese cono de visión podrán vernos, y comenzará a llenarse de color rojo, si el cono llega a cambiar totalmente a color rojo, significa que nos han pillado, y tendremos que luchar o huir. Aquí cabe mencionar el sistema de combate, el cual quizás pueda resultar algo tosco y sencillo al principio, pero una vez te acostumbras se hace bastante llevadero, aunque si es cierto que es mucho mejor evitarlos siempre que puedas, pues con multitud de enemigos en algunas zonas, se acaba muriendo si o si. El secreto del combate de este título está en marcar los tiempos, bloquear, esquivar, atacar, todo con un marcado ritmo que tendremos que respetar para poder librarnos de nuestros enemigos. Aún así, es importante destacar que el juego nos premia por evitar peleas y no matar a nadie, por lo que si queremos obtener la máxima puntuación tendremos que dejar los combates para otra entrega.

¿Es realmente importante conseguir que el juego nos premie? Si, puesto que si obtenemos una mayor puntuación podremos acceder a mejores gadgets y herramientas, permitiendo así ser cada vez mejores en ocultación. En definitiva, cuantos más niveles superemos, y mejor nos ocultemos, el juego nos premiará con mejores herramientas para divertirnos aún más evitando a los enemigos. Para poder obtener esta puntuación es importante saber moverse bien por el escenario, aprovechar las 2,5D e incluso saltar de escondite a escondite con un movimiento especial que el juego nos ofrece. También es necesario saber que el escenario puede alertar a los guardias, puesto que por ejemplo haremos más ruido si caminamos sobre ciertos tipos de suelos, o si pasamos corriendo frente a una jaula de pájaros, los cuales comenzarán a hacer ruido de inmediato, e incluso si pasamos rozando unas campanas, las cuales comenzarán a sonar alertando a los enemigos cercanos.

Todas estas habilidades que iremos consiguiendo, así como todos los movimientos de pelea, las aprenderemos junto a un conocido maestro italiano que probablemente muchos reconozcan. El tutorial del juego está bastante detallado, por lo que nadie comenzará realmente el juego sin saber lo que debe hacer, ya que nos plantean prácticamente todas las situaciones que podremos encontrarnos posteriormente. Aún así el juego no se vuelve aburrido por ello, ya que cada nivel puede superarse de muchas formas distintas, ofreciendo un nivel de rejugabilidad bastante alto. Además, para apoyar esta rejugabilidad, el juego cuenta con algunos coleccionables escondidos, aunque no siempre podremos acceder a todos ellos, haciendo que tengamos que volver más tarde, cuando tengamos la herramienta necesaria para cogerlo.

En cuanto al movimiento, Shao Jun responde a la perfección ante cualquier tipo de movimiento que deseemos realizar, saltos, ataques, desplazamientos…aunque hay que tener cuidado, puesto que a veces puede responder mejor de lo que nos esperamos, cayendo por un lugar que no queríamos, o avanzando demasiado y alertando a los guardias.

Para terminar con la jugabilidad del título, cabe destacar que a pesar de valorar el sigilo y la ocultación ante todo, tendremos que superar un nivel que bien podría ser clasificado como un endless runner, ya que tendremos que escapar de un incendio provocado por nosotros mismos. Se trata de una fase bastante frenética que destaca bastante sobre el resto de niveles, los cuales tendremos que superar de forma pausada y silenciosa.

Escenarios dibujados por un experto pincel

 

Cada uno de los distintos escenarios de los niveles que tendremos que superar para pasarnos Assassin’s Creed Chronicles: China son totalmente distintos, aunque todos ellos cuentan con una estética bastante especial, muy afín con la época que representan como se puede apreciar en la imagen inferior. En todo momento podremos disfrutar de preciosas vistas, ya sea por los propios escenarios, o los fondos que podremos disfrutar en ciertas ocasiones, sobre todo cuando estamos ante un salto de fe.

También las secuencias son preciosas, con el mismo estilo del juego, pero con un toque aún más especial. No hay más que ver las imágenes superiores para saber de lo que hablo. Cada escenario parece haber sido pintado para hacernos sentir en la época que quieren representar, y las secuencias nos cuentan la historia de forma muy gráfica, aunque sin mostrarnos cada detalle, simplemente unas imágenes estáticas que tienen mucho que contar.

También destaca bastante el arte durante el combate, podemos ver como el movimiento de cualquier arma dibuja su rastro por el escenario, desvaneciéndose de forma rápida. Esto le da un toque artístico bastante interesante, y muy agradable para el jugador. También cualquier tipo de daño se refleja como una explosión de color, sin llegar a mostrar lo que realmente ocurriría en esos casos, deja de lado la realidad para mostrarnos algo más bello.

El apartado sonoro es bastante bueno, mientras que la banda sonora te lleva a la China del año 1526, los diálogos entre los personajes, aunque no son demasiados, están perfectamente doblados al inglés, permitiendo que el jugador disfrute de una inmersión bastante alta. En el caso de jugar con subtítulos, cabe destacar el buen trabajo de traducción, pues incluso las expresiones más complejas han sido traducidas de forma satisfactoria, no era algo muy difícil pues tampoco hay muchos diálogos, pero siempre es de agradecer.

Conclusión

 

Esta primera crónica permite que el nuevo spin-off que Ubisoft quiere realizar en tres entregas comience bastante bien. Con unos espacios en 2,5D muy bien preparados, un diseño bastante trabajado y unas mecánicas suficientemente fluidas, el juego permite disfrutar de varias horas de juego. Quizás lo único negativo sean los combates, los cuales parece estarán más pulidos en la siguiente crónica, India, y la IA de los enemigos, que a veces deja bastante que desear.

En definitiva, se trata de un juego muy interesante para los seguidores de la saga Assassin’s Creed, o simplemente para aquellos que quieran echar un buen rato en un juego de plataformas y sigilo que no sea demasiado complejo, pero que tenga el punto de dificultad suficiente para no aburrir.


Positivo

  • Una estética muy cercana a la época que representa
  • Movimientos muy fluidos
  • La perspectiva 2,5D está muy bien utilizado en todos los escenarios

Negativo

  • Combates demasiado simples
  • Los enemigos a veces resultan demasiado sencillos o complejos, en los extremos
7.9

Bueno

Política de puntuación