Análisis Banshee Temporada 3

Lucas Hood y compañía vuelven a la carga con la intención de demostrar que terceras partes sí pueden ser buenas

 

Terceras partes nunca fueron buenas. Es un temor que se suele aplicar especialmente al cine, pero que si nos paramos a pensarlo, también puede ser aplicado al mundo de las series de televisión. La primera temporada de una buena serie suele ser sólida, pero en cierto modo, arrastra el “lastre” de tener que introducir absolutamente todo. Dicha obligación se reduce en la segunda temporada, que es donde los encargados de la serie cuentan “lo que de verdad querían contar”. Y al contrario, en muchas ocasiones, las terceras temporadas no consiguen estar a la altura de su predecesora más directa. No es algo aplicable a todos los casos, pero probad a seleccionar una serie que hayáis visto, a ver si se cumple esto o no.

La tercera temporada de “Banshee” dijo adiós el pasado viernes 13 de marzo, y ahora es momento de decidir en qué grupo metemos a la serie: en el de las que cayeron en su tercera temporada, o en el de las que mantuvieron el nivel o, por qué no, lo elevaron. Vamos allá.

banshee-season-3-poster

-Sangre en Banshee

“Blood in Banshee”. Ese ha sido el eslogan de esta tercera temporada desde que se empezó a promocionar en pósters y trailers, y desde luego, era algo que nos podíamos creer viendo las tramas que había dejado abiertas la temporada anterior: teníamos, en un principio, a Kai Proctor realmente cabreado con el bueno de Lucas Hood, a Chayton Littlestone volviendo a Banshee para vengar la muerte de Alex Longshadow, y el secreto de Hood pendiendo de un hilo como no habíamos visto hasta entonces. Sin embargo, “Banshee” no es una serie convencional, y si algo nos había dejado en sus dos primeras temporadas es que sabe cómo sorprendernos, incluso cuando el camino a seguir parece el más obvio. Y ese ha sido el caso de esta tercera temporada. Pero ya llegaremos a eso. Es mejor empezar por el principio.

“Banshee” se enfrentaba a una obligada renovación, después de cerrar de forma acertada y en el momento adecuado la que había sido su trama principal: Rabbit. Fue difícil de matar pero al final el personaje fue eliminado tras un espectacular final de la segunda temporada. Pero afortunadamente, la serie no solo dedicó su pasada temporada a la historia de Rabbit, sino que sembró varias posibles tramas a través de personajes nuevos (como Chayton) o sucesos importantes (como los de Alex Longshadow y Kai Proctor que hemos mencionado arriba). “Banshee” generó una especie de seguro para no tener que empezar casi de cero en esta tercera temporada. Ya solo quedaba recoger los frutos de lo que se había sembrado anteriormente. Y para hacer honor a esto, vamos a romper un poco la forma de realizar los análisis de series en Areajugones, y vamos a aceptar el reto de detenernos en todos y cada de los capítulos y exprimirlos tanto como requieran.

De esta forma, “Banshee” arrancó su temporada de forma algo relajada, pero sin perder jamás de vista ni su esencia ni sus siempre excelentes escenas de acción. Prueba de esto último es la espectacular escena de apertura del primer episodio de la temporada, “The Fire Trials”, donde queda patente cuánto han cambiado las cosas en el Departamento del Sheriff desde que el espectador puso un pie en Banshee, ya que vemos cómo Hood, Siobhan y Brock vengan la muerte de Emmett (otra de las tramas abiertas al final de la anterior temporada), matando al último de los responsables a sangre fría. Es algo que sin duda le pega al sheriff, pero algo totalmente impensable para los otros dos un tiempo atrás. Ahora las cosas se hacen al “estilo Hood”. Esta escena es también una prueba (no la única, más adelante veremos más) de cuántos cartuchos tiene “Banshee” para quemar. Quizás todos esperábamos que la muerte de Emmett desembocara en una subtrama de venganza que hubiera durado al menos dos o tres episodios, quizás más. Pues no. La serie decide abordar ese tema desde el primer segundo (literalmente), y de hecho, lo usa para darle un mayor trasfondo y relevancia a Brock, el cual se asusta del mismo hecho de haber decidido tomarse una venganza tan dura como el asesinato a sangre fría. La serie analiza perfectamente las emociones de Brock, algo que queda reflejado en esa emotiva escena en la que el personaje está frente a la tumba de su compañero en ese mismo episodio.

hood

Quitando este hecho, como ya comentábamos, las cosas están relativamente tranquilas en el “acogedor” pueblo de Banshee. Después de la tempestad viene la calma. De forma casi exigida, tras un final de temporada que suponía el fin de una era, “Banshee” tenía que frenar un poco y desarrollar lo que tenía que desarrollar. Así, nos encontramos con un Lucas Hood que está disfrutando, probablemente más de lo que nunca pensó en un principio, de su relación con Siobhan, un Kai Proctor que de momento está tranquilo, y por tanto, no hay muertes, no hay balas. Todo está tranquilo. Hasta Carrie, pese a que su vida está totalmente desbarajustada desde el final de la primera temporada. Sin embargo, no hay nadie que intente matarla ni a ella ni a sus hijos, ni nada por el estilo, así que también definiremos su vida en ese momento como “tranquilo”. Sin embargo, ya sabemos que Banshee es un pueblo de carácter inquieto, por lo que esto no dura mucho, por unas cosas o por otras. Y es que Hood ha tenido la brillante idea de robar al mismísimo ejército, cuyo cuartel está liderado por el Coronel Douglas Stowe, que es introducido en este capítulo como un potencial rival a batir. Cabe destacar también que, coincidencias de la vida, Stowe está manteniendo una relación con Carrie (basada principalmente en el sexo, pero relación al fin y al cabo). Y ya que mencionamos el tema del sexo, es necesario mencionar que la serie ha optado por alejarse bastante de este aspecto, cerrando nuevamente la boca a los que la consideraban una serie de solo “sexo y violencia” y demostrando que es un recurso de su identidad que no tiene que usar siempre, solo cuando quiere (para desgracia del pobre Hood, que esta temporada ha estado en una sequía inaudita para él). Por otro lado, Chayton ha vuelto, y no lo ha hecho solo, ya que se ha hecho con un ejército con el que planea ir a por Proctor, al cuál responsabiliza por la muerte de Longshadow, pese a que sabe que en realidad fue Rebecca. Pero ya sabemos que Chayton es un tipo al que le gusta vengarse a lo grande.

Llegados a este punto cabe destacar lo diferentes que son las vidas de Hood y Carrie en este momento. Cuando el primero llegó a Banshee se encontró con que su antiguo amor, lejos de esperarle, había rehecho totalmente su vida, la cuál estaba perfectamente organizada. Sin embargo, con el paso del tiempo, vemos cómo la tortilla se ha dado la vuelta, ya que Hood encuentra algo de estabilidad por primera vez desde que llegó al pueblo, mientras que Carrie está totalmente desubicada. Y eso que parecía al final de la segunda temporada que la vida de Hood iba a dar un vuelco después de que Deva se enterase de que es su padre. Pero no, el bueno de Lucas Hood (consejos para robar una tienda aparte) no está hecho para ser padre y tampoco quiere quitarle ese puesto a Gordon, siendo además lo único que le queda a éste, como él mismo dice.

banshee1




De este episodio cabe destacar la imperdible mirada entre Hood y Chayton cuando ambos descubren que se están enfrentando el uno al otro. Perfectamente rodado ese momento, y que sirve para vaticinar lo que está por llegar (que no va a ser poco, desde luego).

De manera lenta, llegamos al segundo episodio de la temporada, “Snakes and Whatnot”, en el que la trama sigue avanzando de forma lenta pero sin pausa. Nola regresa a Banshee y se nos deja ver un poco del pasado que comparte con Chayton, creando así un vínculo entre ellos que da mayor profundidad a ambos personajes y que, por tanto, agradecemos enormemente (se recomienda también echar un vistazo a “Banshee Origins”). Mientras tanto, Hood se mete en territorio Kinaho, acompañado del nuevo miembro del Departamento, Billy, para enseñarle cómo se las gastan las autoridades de Banshee a la hora de resolver las cosas. Mientras que Hood y compañía buscan a Chayton, éste sigue a lo suyo con su ejército del que forma parte su hermano Tommy, personaje cuyo destino nos veíamos venir.

Así, llegamos a “A Fixer of Shorts”, el tercer capítulo de esta temporada, y que viene a ser la contrapartida de acción de aquella joya de la segunda temporada llamada “The Truth About Unicorns”. Aquí, “Banshee” se toma una especie de alto en el camino para no centrarse tanto en la guerra que está por venir, y nos regala uno de los mejores capítulos de la serie, en el que podemos ver escenas de acción perfectamente ejecutadas (como siempre) y unos personajes de esos que le gustan a Banshee y que consiguen ser realmente únicos, por unas cosas u otras. El secreto de Hood vuelve a ser un tema importante, aunque no de la manera que cabría esperar tras lo visto en la temporada anterior (segunda prueba de que “Banshee” tiene varios cartuchos que quemar, por lo que se puede tomar la libertad de dejar otras cosas para más adelante). Cabe destacar lo bien que se está llevando el secreto de Hood, ya que no lo han dejado olvidado hasta que de pronto deciden meter a un personaje que le descubra y vaya a por él. No. Son varios los que han averiguado que el sheriff no es quien dice ser, y es que, siendo sinceros, resulta difícil de creer que tras quince años en prisión, más lo que podemos teorizar por lo que hemos ido conociendo de su pasado, y que Hood no ha sido precisamente sutil desde que llegó a Banshee (que se lo digan a Damien Sanchez), nadie se fuera a percatar de que Lucas Hood no es un simple sheriff de pueblo.

banshee2

Por otro lado, el ya mencionado hermano de Chayton, Tommy, muere a manos de la policía cuando en un alarde de valentía y sobretodo de “inteligencia” decide llevar a cabo so propio ataque contra Proctor, lo cual no acaba bien y nos deja con su predecible muerte, que sirve para hilar las piezas con las que juega “Banshee” y llevarnos a uno de los puntos altos de la temporada dentro de un par de capítulos. Además, esto involucra directamente a los agentes de Banshee en la guerra de los kinaho y Proctor.

Lo que no podemos dejar pasar de este impresionante capítulo es la espectacular pelea entre Burton y Nola, la cual es precisamente más interesante porque ambos son personajes secundarios, y cualquier cosa puede pasar. Además, la escena es un perfecto ejemplo de cómo se debe rodar y coreografiar una escena de acción de forma sublime. Ya podrían aprender muchas otras, e incluso superproducciones de Hollywood. También cabe destacar que la escena es igualmente una prueba de lo bien que conjuga “Banshee” la violencia con lo emotivo y la profundidad de sus interesantes personajes, con esos flashbacks entrecortados de los pasados de Burton y Nola. De esta forma, decimos adiós a Nola, un buen personaje, pero que dados a elegir, Burton da más juego, y habiendo sido tan impecable la primera vez que lo vemos realmente en acción, sería pecado no verlo más. ¿Alguien está pidiendo un Hood vs Burton en el futuro?

maxresdefault-940x350

Sin embargo, aunque este capítulo parezca algo más independiente, lo cierto es que propicia un cliffhanger de los buenos que nos lleva a que Siobhan descubra la verdad sobre Hood, y que a su vez nos lleva al cuarto episodio, “Real Life is the Nightmare”, y que sigue manteniendo el nivel de una forma pasmosa. A raíz del descubrimiento de Siobhan y el rechazo por parte de ésta, a Hood definitivamente no le quedan motivos para quedarse en Banshee. Sí, está Deva, pero es una hija de cuya vida no puede formar parte. Por lo tanto, por fin vemos al buen sheriff planteándose dejarlo todo, colgar la placa, coger el coche y dejar atrás Banshee, a Carrie, a Deva y a todos. Este es otro capitulazo en el que exploramos tanto a Hood como a Carrie (como personajes), pero que definitivamente se vuelca más en el primero. Dicho análisis del personaje lleva a que Hood se dé cuenta de que hay una promesa que no ha podido cumplir: acabar con Proctor. Hood ha podido con todo y con todos los que se han puesto en su camino, pero Kai se le ha resistido. Por tanto, el falso sheriff decide que, ya que no ha podido hacerle caer utilizando (y forzando) la ley, entonces es momento de hacerlo al ya mencionado “estilo Hood”. Esto nos deja el segundo asalta físico entre Lucas Hood y Kai Proctor (el primero fue en la primera temporada), que, como es costumbre en “Banshee”, deja totalmente satisfecho al espectador, y le da un toque justo de acción a un capítulo de un corte más dramático, demostrando que la serie sabe perfectamente cuando hacer uso de sus escenas de acción, y no siendo una “serie de tortas sin sentido”. Cabe destacar que este enfrentamiento llega precisamente cuando Proctor iba a despedirse definitivamente de su madre enferma, algo que finalmente no puede ser pero que hace que tanto Hood como Proctor estén en un nivel especialmente alto de ensañamiento en la pelea, la cuál se habría cobrado la vida de Proctor de no ser por la intervención de Brock. La pelea hace que el espectador tema por Proctor, porque, sí, nos gusta que ambos se den para el pelo, pero lo cierto es que ambos nos gustan demasiado como para despedirlos.




El episodio concluye con Proctor entre rejas, mientras que Siobhan toma la decisión de dejar marchar a Hood, siempre que este renuncie a la placa y se marche de Banshee. Pero antes de que la cosa pueda avanzar más, Chayton se presenta en la puerta de la “comisaría” reclamando las vidas de Proctor y de Billy, el asesino de su hermano, y lo hace con la artillería pesada.

proctor

Esto nos lleva a “Tribal”, el epicentro de esta temporada y que se gana a pulso el título de “uno de los mejores capítulos de la serie”, siendo así el segundo (de momento) que lo consigue esta temporada. “Banshee” consigue llevar a la perfección el ritmo de un capítulo que se desarrolla prácticamente en un mismo escenario, cosa bastante difícil. Para conseguirlo, la serie genera un ambiente tenso y hasta escalofriante en ocasiones (no creo que nadie quisiera estar en la piel de Proctor o Billy cuando un tipo como Chayton se presenta por las malas pidiendo sus cabezas), y nos regala el segundo enfrentamiento, aunque no sea físico, entre Chayton y Hood en esta temporada. “Tribal” se desarrolla como un tira y afloja entre ambos personajes: Chayton intenta entrar (teniendo las de ganar) pero desde luego que Hood no se lo va a poner nada fácil. Cabe destacar que queda bien claro que Chayton no quiere nada de Hood. Su guerra no va con él, y el kinaho no tiene ningún reparo en decírselo.

Como decimos ,un episodio repleto de acción en el que vuelve a suceder uno de esos fenómenos que no suceden a menudo en “Banshee”: Proctor y Hood luchando codo con codo. Y es que, si hay algo que nos gusta tanto o más que ver un Lucas Hood vs Kai Proctor es ver cómo ambos unen fuerzas. Da gusto verles en el mismo bando (y puede que no vaya a ser la última vez, aunque de eso hablaremos más adelante).

hoodproctor

Otro detalle al que merece la pena que mencionemos es ese momento entre Hood y Siobhan, donde él le promete que le contará toda la verdad, ella le pregunta su nombre y él se lo dice… pero nosotros seguimos sin saberlo, y un servidor es algo que agradece. Más allá de este gracioso detalle alrededor del desconocido nombre de nuestro carismático protagonista, esta escena y el detalle de confesar su nombre a Siobhan demuestran que Hood de verdad estaba dispuesto a abrirse a Siobhan, y solo hemos visto así al sheriff con Carrie. Por tanto, esto supone una evolución en el personaje y refuerza esa idea inicial de que él de verdad está a gusto con ella y quizás se esté planteando un futuro.

Sin embargo, estos detalles de felicidad duran poco, no solo por la tensión que se respira a lo largo de todo el capítulo, sino por el terrible final. Chayton y los suyos entran finalmente en la “fortaleza” de Hood, lo que nos regala una breve escena de acción protagonizada por Siobhan, la cual sale airosa… hasta que aparece Chayton. Hood llega y entonces el espectador siente un atisbo de esperanza, el cuál se desvanece segundos después, cuando nuestro héroe es atacado por la espalda y cae impotente mientras Chayton acaba con la vida de Siobhan partiéndole el cuello. Una muerte emblemática, que además repite la jugada de esa escena post-créditos que vimos en el último episodio de la segunda temporada, donde Chayton mataba de forma similar. Es cierto que decir adiós al personaje ha sido un duro golpe, porque la serie se había empeñado (especialmente desde el año pasado) en hacer que quisiéramos a Siobhan y que nos gustase tanto como a Hood. Y lo consiguió, por lo que su pérdida nos duele igual que al protagonista de la serie, aunque sea de forma distinta. Pero lo cierto es que, por mucho que nos duela, la muerte de Siobhan era necesaria. Hasta este momento, no había ningún motivo por el que Hood y Chayton se enfrentasen. La venganza del último poco tenía que ver con Hood, más allá de las labores de sheriff de éste, porque lo único que había entre ellos era ese “pique” de la segunda temporada, pero que no era un motivo de peso para que ambos se mataran mutuamente. Por lo tanto, la muerte de Siobhan a manos de Chayton supone un punto de inflexión en la temporada, en el papel de Chayton y también para Hood.

10731




Y es que el sheriff Hood pega un cambio importante a partir de esto, dejándonos una faceta del personaje que no habíamos visto antes de manera tan intensa. Esto lo refleja muy bien el sexto episodio de la temporada, “We Were All Someone Else Yesterday”, que supone el adiós casi definitivo de Siobhan, porque aunque la veamos en un par de visiones en el futuro, el episodio es un tributo al personaje en toda regla, un capítulo realmente emotivo y que juega con la narrativa, planteando un “¿y si…?”, y haciendo que el episodio gire alrededor de esa pregunta. ¿Y si nuestro protagonista hubiera solucionado el altercado del primer capítulo de la serie de otra forma? ¿Y si el verdadero Lucas Hood hubiera vivido para ser el sheriff de Banshee? ¿Y si nuestro protagonista se hubiera marchado del pueblo para rehacer su vida al ver que Carrie había hecho lo mismo con la suya? Desde luego, para nuestra desgracia, la respuesta hubiera sido que “Banshee” no existiría, pero si nos detenemos a pensarlo… ¿Hasta qué punto Hood es responsable de lo malo en Banshee? ¿No ha hecho también cosas buenas que otros no se habrían atrevido a hacer? Y lo que es más importante: ¿de verdad es responsable de la muerte de Siobhan? Porque al fin y al cabo, la muerte de ésta es propiciada por el ataque que lleva a cabo Chayton, el cuál no tiene nada que ver con Hood. Sin embargo, la pregunta es inevitable para Hood y eso nos deja un capítulo realmente emotivo.

Pero no solo de emotividad vive este episodio, ya que también nos deja el primer asalto físico de la temporada entre Chayton y Hood. El sheriff, acompañado del siempre genial Job, decide ir a cobrarse su venganza de la forma que mejor se le da, a pesar de que autoridades por encima de él estén llevando a cabo una operación para detener a su enemigo.

chaytonhood

De esta forma llegamos al séptimo episodio de la temporada, “You Can’t Hide From the Dead”, y que supone un alto en el camino en la trama de Chayton. Éste, herido a causa del enfrentamiento con Hood, huye y consigue curarse, pero demostrando una cara diferente de él, revelándose como lo que realmente es: un asesino. Hasta este episodio, Chayton había justificado todas sus acciones con la excusa de la guerra y de proteger a los suyos. Chayton se definía a sí mismo como un soldado y nada más. Pero lo cierto es que cuando mata a la mujer que lo ayuda a curarse demuestra que no tiene ningún tipo de honor y que realmente lucha por él mismo, porque es lo que sabe hacer y porque es lo que le gusta, lo que nos hace replantearnos toda la ética del personaje.

En cuanto al grupo protagonista, cobra relevancia el atraco que se había estado gestando hasta ahora, ya que finalmente se lleva a cabo. Y es que Hood necesita dinero para pagar a un informante sobre el paradero de Chayton. Sin embargo, el personaje está bastante distraído lo que hace que Job se encuentre en aprietos y que en general la operación sea chapucera. Pero fuera de la pantalla, los espectadores pudimos disfrutar de una excelente parte del metraje que además está rodada cámara en mano, demostrando que “Banshee” se atreve con todo, incluso con algo tan atípico, y más para una serie de sus características. Y la verdad es que es un acierto, porque logra meterte mucho más en el atraco en sí y te transmite esa tensión de principio a fin, especialmente cuando todo se desmorona. Eso sí, como elemento puntual está bien, pero más allá de eso no es algo que un servidor querría ver a menudo, ya que parte de la esencia de la serie se perdería si se usara dicho formato más a menudo.

El capítulo, aunque suponga desviarse un poco de la trama principal de la temporada, es una especie de puente, la antesala para el próximo capítulo, y además sienta las bases de lo que serán sus dos últimos capítulos de la temporada con el atraco a Stowe.

banshee-3x071

Mención aparte para el momento en el que Gordon y Carrie irrumpen en la fiesta y sacan a Deva de allí con ese estilo que se gastan en Banshee: a base de peleas. Es impagable ver a este dúo luchar juntos, aunque sea contra rivales tan amenazadores como pueden ser unos adolescentes.

Y de esta manera llegamos a “All The Wisdom I Got Left”, que sin duda es el tercer ejemplo que nos deja la temporada de uno de los mejores episodios de la serie. El capítulo lo tiene todo prácticamente, y cumple las expectativas de los seguidores del tan ansiado Lucas Hood vs Chayton Littlestone, el combate de verdad, en el que ambos van con todo a muerte. Y aquí la serie vuelve a demostrar por enésima vez lo bien que sabe manejar el ritmo de sus capítulos y que sabe armar perfectamente un capítulo volcado principalmente en las escenas de acción. Y es que nada más empezar el capítulo, ya hay una escena tensa, en el minuto cinco ya estamos viendo a dos partirse la cara, y apenas dos minutos después es el propio Hood el que entra a luchar con Chayton (donde vemos que el sheriff va a estar a la altura) y allá por el minuto 30, tenemos el segundo asalto, en el que ambos luchan en la habitación del hotel de Hood en una asombrosa pelea perfectamente coreografiada y grabada, donde se emplean los elementos de la habitación, y se aprovecha el reducido espacio de la misma a la perfección. A partir de ahí, se produce una persecución entre Hood y Chayton a punta de escopeta que sirve como colofón a la batalla y que nos lleva al puerto, donde finalmente Chayton acepta su destino y confiesa que, en efecto, ha subestimado a Hood tomándole por un sheriff de pueblo más.




hood chayton

Y analizando el enfrentamiento entre ambos y comparándolo con lo que los fans esperábamos de ello, lo cierto es que es inevitable pensar que el hecho de que Chayton lo haya subestimado ha sido determinante para que el enfrentamiento haya estado tan igualado. El Chayton que nos presentaron en la anterior temporada era prácticamente un monstruo al que Hood apenas pudo tocar, y necesitó la ayuda de todos sus compañeros para solo reducirlo. En ese sentido, quizás esperábamos que Hood sufriera un poco más físicamente y que en algún punto, Chayton demostrase estar algo por encima de su rival. Sin embargo, como ya hemos dicho, la serie acierta dándole un capítulo entero al enfrentamiento físico entre ambos, el cual no decepciona en absoluto y está a la altura de las circunstancias. Incluso la muerte de Chayton es adecuada. Y esto es algo complicado de conseguir, porque si hay algo complicado cuando creas un gran villano es darle una muerte digna, haciendo que al irse uno no sienta que el personaje ha sido menospreciado. Y sin duda, “Banshee” acierta de lleno con esa escena en la que Chayton se detiene y comprende que ya no hay salida y acepta su muerte, mientras Hood, muy a su estilo, le hace mirar mientras lo dispara dos veces con su escopeta.

La serie también acierta en cerrar la trama de Chayton aquí, aunque queden dos capítulos más de temporada. Quizás el camino fácil habría sido hacer que Hood tardase dos capítulos en encontrar a Chayton o meter el tema de Stowe entre medias con el único fin de alargar el enfrentamiento hasta el último capítulo. Pero “Banshee” no es de esas. No le va lo convencional y opta por tomar la acertada decisión de no estirar en demasía una trama perfectamente construida, y le da un final que, además de ser formidable, llega en el momento oportuno.

8 BANSHEE SEASON 3 EPISODE 08 ALL THE WISDOM I GOT LEFT REVIEW HOOD EH

Tras zanjar esto, vuelve a salir a relucir la posibilidad de que Hood abandone Banshee. El sheriff amenaza nuevamente con no volver allí, pero un acertado Brock, al que cada vez tenemos más cariño, deja bien claro que no se va a marchar de allí sin su compañero, pues todavía hay cosas que hacer en Banshee. Y evidentemente, Hood le hace caso, lo que nos lleva a preguntarnos si hay algún motivo más por el que no quiera abandonar el pueblo. ¿Es por Deva? ¿Por Carrie? ¿Por acabar con Proctor? ¿Por todo?

Pero el episodio no se centra únicamente en la pelea entre Hood y Chayton sino que se permite el lujo de plantear un nuevo escenario para Proctor de cara a los dos próximos capítulos, además de contarnos una historia sobre el pasado de Sugar, que sirve para afianzar más la atípica pero presumiblemente fuerte relación entre el ex boxeador y Job. Sí, éste dice que hace lo que hace por el dinero, pero es evidente de que algo de cariño tiene a Sugar.

Así, llegamos a la antesala del final, el noveno capítulo titulado “Even God Doesn’t Know What to Make of You”, que, al más puro estilo “Banshee Origins”, nos deja ver cómo se conocieron Hood y Job, lo que se contrapone a la perfección con el hecho de que Job está realmente molesto con Hood por hacer que casi los maten en el atraco de la base militar. Y por si fuera poco, Stowe finalmente ata cabos y consigue descubrir quiénes forman el equipo que le robó, a excepción de Hood, y de hecho, consigue apresarlos a todos, lo que propiciará la unión del dúo Hood/Gordon.

carrie

Pero una de las partes más importantes del capítulo se la lleva Proctor, el cuál se encuentra en una situación límite propiciada por las malas decisiones tomadas por Rebecca que se ha crecido mucho en esta temporada y ha creído que podía hacer lo mismo que Kai. Y es genial ver cómo Proctor sigue siendo Proctor a pesar de que lo golpeen con toda la brutalidad del mundo. Pero mejor aún es ver cómo Hood y Brock acuden al lugar y son capaces de dejarle allí, lo que sin duda es un disparo más en esa tirantez que hay entre Proctor y Hood.

Este episodio también nos deja una subtrama para Bunker, el ex nazi convertido a policía que es ahora acosado por su pasado como extremista y, aunque parece que sabe defenderse muy bien, lo cierto es que no va a ser tan fácil, algo que veremos pronto.

Y así, de forma inevitable, llegamos al final…

banshee_proctor

-Al final todos acabamos pagando

Una sonrisa. Puede ser tan enigmática que es capaz de tener a todo el mundo preguntándose hasta la eternidad qué misterios se ocultan detrás de un gesto tan cotidiano. Una sonrisa ha sido la que ha puesto final a esta temporada, y a la que inevitablemente llegaremos más adelante.

Todos acabamos pagando. Eso es lo que reza el título del episodio encargado de poner fin a la temporada, “We All Pay Eventually”. Ante este título, no podíamos mostrarnos muy esperanzadores y menos viendo que muchos de nuestros personajes principales estaban en una situación de peligro.

El final de temporada acierta en darle un papel a todos los personajes principales de la serie, en mayor o menor medida, y no solo eso, sino que cumple como broche de oro para la mejor temporada de la serie. Para ello, “Banshee” no solo tira de espectacularidad (que lo hace), sino que nos regala momentos tan grandes como ese sheriff Hood presentándose ante Stowe, en la base del enemigo, a decirle que le ha robado en la cara y que va a salvar a sus amigos.

Pero antes de llegar a eso, es imperativo pararnos en las otras tramas, las cuáles no todas quedan cerradas. Por un lado tenemos a Proctor, que finalmente pone orden en sus negocios, ya que tanto por culpa de Rebecca como de su breve paso por prisión, los asuntos del personaje estaban totalmente desbarajustados y necesitaban estabilizarse. Para eso, Proctor hace lo que mejor se le da: acabar con sus problemas por las malas, demostrando que tendrá principios, pero no se ha vuelto blando ni un don nadie. Además, esto sirve para ver una vez más que Proctor y Hood no son tan distintos. ¿O es que creéis que Hood habría resuelto el tema de otra forma?

header

Por otro lado tenemos la trama de Bunker, que comenzó en el anterior capítulo y que nos introduce a su hermano Calvin, que parece estar al mando de la Hermandad nazi de la que se salió su hermano. Bunker acude a ver a Calvin y ambos intentan atraer al otro hacia su lado, pero consiguen justo lo contrario. Esto desemboca en una de las escenas más crudas de la temporada, pese a no ser explícita. Sin embargo, es terrorífico ver cómo Bunker es asaltado en su propia casa, sujetado por dos hombres y despojado de sus tatuajes soplete de por medio a manos del propio Calvin. Cabe destacar que ayuda y mucho a transmitir esa crudeza en la escena la sorprendente facilidad con la que Chris Coy hace de psicópata. Sin duda, queda abierta una trama que por lo visto cobrará importancia en la próxima temporada, algo que parece más probable aún tras la confirmación de Coy como miembro regular del reparto.

Y por fin llegamos a la parte más central del capítulo y que nos deja ese asalto a la base militar por parte de Hood y Gordon (para el recuerdo la escena en la que Gordon entra en el bar y sin decirse nada el uno al otro empiezan a preparar sus armas). Lo cierto es que aunque hubiera estado genial un Stowe vs Hood de forma nítida, esa no era la pelea de Hood, sino de Carrie. Pero por suerte, todos los personajes participan en la acción, incluso Sugar propina algún puñetazo. La pelea protagonizada por Job también es genial y nos recuerda que nos gustaría ver más al personaje entrando en acción.

gordon job

Y el ataque se cobra una víctima más: Gordon. Lo cierto es que sería mentira decir que era algo inesperado. Alguien iba a caer, y desde el primer momento, aunque Gordon nos gustase, Carrie, Job y Sugar son personajes más relevantes, por no mencionar que darle otra pérdida a Hood habría sido repetir una jugada demasiado pronto. Sin embargo, “Banshee” es consciente de que el espectador se lo puede esperar y para eso da un giro de los acontecimientos y Job es secuestrado. Cabe destacar que la serie opta por sorprender al espectador de otras maneras. Por ejemplo, cuando Stowe sujeta a Carrie del mismo modo que lo hizo Chayton con Siobhan, hubiera sido la forma perfecta de darle un final simbólico al trauma de Hood, pero la serie opta por dar un giro inesperado al asunto y es Gordon el que salva a Carrie, dejando un poco al aire la idea de que quizás Hood haya cambiado para siempre. Otro ejemplo es precisamente el secuestro de Job. La jugada lógica era que los guionistas hicieran que Hood salvara a todos, incluido Job, para cerrar la disputa entre ellos. Sin embargo, precisamente es Job al único al que no puede salvar de sus amigos, dejando esa trama “emocional” abierta por el momento, y dejando por primera vez un cliffhanger de este tipo en los tres años que llevamos de serie.

Lo sorprendente de esto es que parece que Hood no tiene intención de buscar a Job, o eso da a entender, lo que nos ha despistado por completo. ¿De verdad va Hood a abandonar a su amigo? ¿Qué va a ser de Job? Sea como sea, Hood parece dejar la placa definitivamente, lo cual plantea un escenario nuevo para el personaje de cara al año que viene, pero… ¿nos gusta? Evidentemente, no podremos juzgar hasta que lo veamos, pero ver a un tipo como Hood haciendo de agente de la ley es algo que disfrutamos y mucho. Sin embargo, la serie nos nos ha dado motivos para desconfiar hasta el momento.

banshee3

Y finalmente llegamos a la sonrisa, esa de la que antes nos tomábamos la osadía de “comparar” con la Gioconda para entrar en situación. La escena final de la temporada la protagonizan Proctor y Hood, donde el primero saca el tema de cuando le dejó tirado a merced de sus enemigos, aunque le deja claro que es exactamente lo que habría hecho él. Hood le contesta que ya no es el sheriff, dándole a entender que va a dejar de ir a por él. Y es entonces cuando Proctor sonríe. Pero, ¿qué significa esa sonrisa? El primer pensamiento puede ser que Proctor por fin se lo toma como una victoria, pues Hood ha sido aquel al que no ha podido comprar. Pero inmediatamente nos asalta otro pensamiento: ¿supone esto una alianza entre Hood y Proctor? Sin duda, ya hemos dicho que nos encanta verlos en acción juntos, pero hemos de confesar que sería una situación un tanto rara, porque siendo sinceros, Hood ha ido con todas a por Proctor, y este ya le dejó claro que no se lo iba a perdonar. Pero, ¿se entierra el hacha de guerra? Sea como sea, esperamos que sea temporal porque el enfrentamiento definitivo entre Hood y el antagonista por excelencia de la serie tiene que llegar de manera casi obligada tarde o temprano.

107311

Mención aparte al tiempo que se toma la serie para introducir flashbacks del pasado de Hood, algo que nunca está de más, y que nos deja conocer algo más de un personaje del que en realidad sabemos bastante poco. Gracias a esto sabemos que Hood estuvo metido en algún tipo de grupo militar, y es posible que esto se retome en algún momento del futuro. También conocemos otros detalles como el nombre de sus padres o que fue él el que mató a su padre por maltratarlos a él y a su madre.

En resumen, y como ya hemos dicho antes, el capítulo está lejos de ser el mejor de la temporada, pero tampoco lo necesita. Por fortuna, “Banshee” nos da un buen cierre a su mejor año, y en general ha sabido dar un final más que adecuado, e incluso sobresaliente, a sus tramas.

banshee-3x10

-Héroes y villanos

Si nos paramos a pensarlo, “Banshee” no deja de ser una serie de “buenos contra malos” si lo reducimos a su mínima expresión, y aunque sus personajes se muevan en una tonalidad de grises evidente. Podemos encontrar similitudes en cualquier otra historia de acción, e incluso podríamos decir que en este aspecto la serie tiene un estilo muy “de cómic”, con personajes pintorescos y muy llamativos, cada uno a su manera. Y si hay algo por lo que brilla “Banshee” en cuanto a sus personajes definitivamente es por los villanos: desde Rabbit hasta Chayton y Stowe, pasando por tipos como el Albino, Damien Sanchez o Brantley, sin olvidarnos por supuesto de Kai Proctor.

Aunque “Banshee” empezó de una forma tranquila esta temporada y sin grandes cambios de cara a sus personajes (como ya hemos comentado), lo cierto es que posteriormente sí ha habido cambios patentes. Empezando por nuestro protagonista, el falso Lucas Hood, comienza siendo el mismo tipo de siempre, pero con una vida más simple y liberada tras la muerte de Rabbit. Sin embargo, a partir de la muerte de Siobhan, el personaje cambia drásticamente y nos encontramos a un Hood perdido, que sufre, que llora, que grita, y en definitiva, más serio. Y aunque nos encante el carismático sheriff Hood con su carácter desenfadado, lo cierto es que como personaje no le viene mal un cambio de registro, y menos si viene propiciado por un hecho que lo va a marcar tanto. Cabe destacar que Antony Starr es tan convincente en esta faceta como en la más habitual, y por tanto, consigue llevar de forma muy eficiente a su personaje a un nivel diferente.

Banshee-3x05

Si pasamos a Carrie Hopewell/Ana, la que hasta ahora hemos considerado la protagonista femenina de la serie, lo cierto es que su personaje no ha llevado tan bien el cambio de una temporada a otra. Acabar con la trama de Rabbit suponía un cambio muy drástico para ella, y no era lo mismo que para Hood, un personaje que tiene muchas otras tramas abiertas y un pasado lo suficientemente misterioso como para poder explorarlo cuando sea necesario, Pero Carrie, quitando subtramas familiares, se queda un poco perdida esta temporada, y quizás sea una de las pocas pegas que se le pueden sacar a esta tercera tanda de episodios, ya que el personaje no termina de ubicarse, y de hecho, en algunos episodios se prescinde de ella totalmente o se limita a aparecer en pocas escenas. Pero por el lado bueno, los guionistas demuestran que aunque se quede en el mismo plano, saben explorar las complejidades de un personaje como Carrie. Sin embargo, de cara al año que viene, se necesita generar nuevas tramas que la involucren de forma directa en ellas y no solo como complemento y, por qué no, llevarla a otro nivel como personaje. Ivana Milicevic sigue demostrando ser un acierto para el papel, siendo capaz de ser tan dulce como dura al mismo tiempo.

carrie2

Kai Proctor se queda a medio camino entre el caso de Carrie y el de Hood, ya que esta temporada ha disminuido ligeramente su participación, o mejor dicho, ha tenido un papel algo independiente y alejado de las tramas principales en buena parte de la temporada. Pese a lo que pudiéramos pensar a raíz del final de la segunda temporada, Proctor no ha sido uno de los villanos de esta temporada (más allá de que él es un villano de por sí), lo que no ha evitado que volviera a llegar a las manos con Hood. Su papel disminuye en el momento en el que la guerra de los kinaho entra en el ámbito personal con Hood, momento a partir del cuál la cosa se vuelve un uno contra uno. Desde entonces, Proctor también se ha ausentado un poco esta temporada y ha protagonizado tramas algo más secundarias, lo que no nos ha impedido ver al personaje en un terreno nuevo, lo que hace que directamente no sea un caso como el que decíamos de Carrie. En esta temporada, hemos visto a un Proctor más “blando”, más humano, capaz de iniciar una relación sentimental, y mostrándose como un hombre que sufre a través de la trama de la muerte de su madre. Un tipo con tantos recursos como él, con tanto poder… y solo puede sentarse y esperar a que la vida le arrebate a un ser querido. Historia simple pero muy dura y llevada a cabo con esa magestría de la que hace gala “Banshee”. También podemos destacar la evolución con respecto a su padre y sus orígenes amish, que va de la mano con la pérdida de su madre pero que se ha llevado de forma excelente. En cuanto a la actuación de Ulrich Thomsen, no sabemos si es que nos encantan los villanos carismáticos o es que directamente Thomsen es un gran actor, aunque probablemente sean ambas cosas. Sea como sea, el actor danés sigue estando realmente genial en su papel, quedando (como siempre) como una de las mejores interpretaciones de la serie.

kai rebecca

Sin alejarnos del clan Proctor llegamos a Rebecca, que sin duda alguna es uno de los personajes más elaborados de la serie, y desde luego el que más ha evolucionado. Poco o nada queda ya de aquella joven amish asustada pero con ganas de conocer el mundo que conocimos en la primera temporada. Rebecca ha sido distinta en todas y cada una de las temporadas, y aquí definitivamente hemos visto a una joven que ya no está para nada asustada y que no teme coger las riendas del negocio familiar si es necesario. Por desgracia, no temer hacer algo no quiere decir que estés preparado para llevarlo a cabo, que es lo que le pasa a Rebecca, lo que provoca que en cierto modo esté siempre “enfrentándose” a su tío, en el sentido de que entorpece los pasos de este, y le mete en serios problemas, aunque quizás sería injusto no mencionar que gracias a esto, Proctor reacciona y vuelve a ser el que era, y que además nos deja un escenario diferente para la relación entre ambos que finalmente vuelve a ser el mismo, pero con opción de ser diferente debido al cambio de Rebecca de cara al año que viene. El tándem Proctor/Rebecca (la de ahora) puede ser muy peligroso. Sin duda, personajes femeninos como Rebecca son los que hacen falta en la televisión, y mucha. Mujeres complejas, que puedan cambiar y que tengan historia propia. Además, Lili Simmons lleva a cabo un trabajo más que adecuado en la actuación, que unido a su evidente belleza y a su notable porte producto de sus pinitos como modelo, nos dejan un personaje tan bien escrito como ejecutado. De cara al año que viene esperemos que siga evolucionando o que se mantenga igual de bien, pero sobre todo que recuerde las sabias palabras de Proctor: “In order to learn, you have to accept the fact that you don’t know anything” (“para aprender tienes que aceptar el hecho de que no sabes nada”). Ahí queda eso.

banshee-ep-26-968x431_zps6ba77230

No podemos continuar ni una línea más sin pasar por el temible Chayton Littlestone. Lo cierto es que el personaje fue presentado en la segunda temporada como una mole de aspecto casi indestructible, como hemos comentado más arriba. En resumidas cuentas: Chayton era un personaje que asustaba de verdad, da puro terror. A partir de esto, antes de que empezara esta temporada, y viendo los avances y la frase “Blood in Banshee” por todos lados, uno se esperaba que Chayton hiciera sufrir físicamente al bueno de Lucas Hood en alguna escena que nos hiciera temblar de miedo y quitarnos el sueño pensando en el pobre sheriff. Sin embargo, no es lo mismo plantear un personaje para un capítulo determinado a modo de presentación y darle el desarrollo digno de un villano de temporada. En ese sentido, “Banshee” tiene que sacrificar un poco de esa parte terrorífica del personaje poniéndonos en sintonía con el mismo. Se nos explican sus motivaciones, hacen que podamos entenderlas y por tanto nos lo humanizan, pasando de ser un monstruo de las cavernas a ser un guerrero temible que recuerda al Bane de “The Dark Knight Rises”, y eso nunca puede ser malo. Como comentamos antes, el villano además tiene un final a la altura de su paso por la serie y, sin duda, se le echará de menos, ya que ha sido uno de los mejores villanos que han pasado por “Banshee”. Geno Segers cumple sobradamente en un papel que tampoco le exige muchos registros, y el actor tiene el físico y la presencia suficiente para lucir imponente en todo momento, a lo que contribuye también esa voz tan grave que consigue poner los pelos de punta. Un placer haberte conocido, Chayton Littlestone.

jobsugar

Volviendo a personajes más habituales hemos de mencionar a Job y Sugar Bates, dos personajes que, pese a ser de los más secundarios entre los protagonistas, son muy queridos por el público y no es para menos. En esta temporada, con motivo del atraco, ambos personajes pasan mucho tiempo juntos, y eso nos gusta y mucho, porque su atípica relación es de esas que atrapan al espectador. Además, su relación va un paso más allá, como comentamos anteriormente, ya que Job se involucra con él interesándose por el evento del pasado de Sugar que se nos introduce en esta temporada, y que sirve además para darle mayor trasfondo a un personaje, y es de agradecer que, de vez en cuando, la serie se tome un poco de tiempo para detenerse en sus personajes menos protagonistas. Por lo demás, Sugar sigue siendo la voz de la razón y, por tanto, una pieza fundamental en el equipo. En cuanto a Job, sigue en si línea, tan carismático, borde, irreverente y divertido como siempre. ¿Para qué variar? Ambos cambian poco de la anterior temporada a esta, pero no se les exige esto al ser algo más secundarios. Sin embargo, en el caso de Job, vemos una faceta suya diferente a través de los flashbacks, donde vemos a un Job bastante distinto al que conocemos hoy en día, y no estaría de más hacer hincapié en esa transición algún día. Frankie Faison sigue estando muy acertado como Sugar, encajando a la perfección en su papel de tipo sabio, experimentado y capaz de mantener al grupo incluso cuando su infraestructura está más debilitada que nunca (como en la escena del último episodio cuando él, Carrie y Job están atrapados y estos dos discuten y él pone paz). En cuanto a Hoon Lee, es imposible no querer a su personaje, y gran parte de la culpa es suya por llevar a cabo una interpretación tan carismática como la de cualquiera de algunos personajes que tienen cinco veces más tiempo en pantalla que él. Eso sí, la espera de un año para saber qué ha sido de él nos va a matar un poquito más cada día.

brock

En cuanto al cuerpo de policía de Banshee, podemos empezar por Brock Lotus, un personaje que se ha ganado un hueco en el corazón de los espectadores, pese a que al principio de la serie se presentaba con un personaje con muchas papeletas para ser odiado por todos nosotros. Sin embargo, los guionistas han sabido llevar muy bien al personaje, mostrándolo como un tipo cuerdo en la locura que trae Hood a la oficina del sheriff, y que cada vez se ha ido posicionando más del lado de Hood, lo que provoca que ambos conformen un buen equipo. Además, en esta temporada se le ha dado mayor importancia (que además se la merecía y se la ha ganado a pulso), dándole una subtrama incluso con el tema de su mujer y Proctor, llevándole a un plano más emocional a partir de la muerte de Emmett y esa aceptación de las “reglas de Hood” que mencionábamos casi al principio de este análisis, así como acompañando al sheriff allá donde vaya, aunque se hasta Nueva Orleans para dar caza a un titán como Chayton. Matt Servitto se muestra muy cómodo en el papel y clava cada escena que interpreta, lo que le lleva a convertirse en un personaje merecidamente querido.

siobhan

Obligatoriamente tenemos que pasar ya a hablar de la fallecida Siobhan Kelly, personaje que también ha sido llevado a otro nivel diferente, poniéndola en la situación de averiguar la verdad sobre Hood, lo que le ha dado más importancia y minutos en pantalla que en otras temporadas (aunque lo cierto es que conforme han pasado las temporadas ha ido ganando relevancia). Sin duda, los guionistas hacen bien en esforzarse por que nos encariñemos con ella para que el impacto sea mayor cuando nos la arrebaten. Así es como se plantea una muerte. El personaje muere pero sigue muy presente en los capítulos restantes y seguro que su paso por la serie será difícil de olvidar tanto para nosotros como para Hood. Trieste Kelly Dunn tiene mayor espacio para su actuación este año y cumple satisfactoriamente con el tipo de “mujer Banshee”, capaz de ser encantadora y ruda al mismo tiempo. Una pena no volver a verla de forma regular.

Para terminar con los agentes de la ley, hemos de mencionar a Kurt Bunker, el nazi reformado que sin duda apunta a ser uno de los personajes con más potencial de cara al año que viene, y que, sorprendentemente, pese a su evidente pasado, se gana el cariño del espectador muy rápido. Un personaje interesante, único, diferente, al más puro estilo de la serie y del que definitivamente queremos saber más, y parece que así será el año que viene. Tom Pelphrey apunta maneras y promete darnos una buena interpretación del personaje, y de su breve trabajo este año en “Banshee” hemos de destacar la intensa escena del último capítulo en la que habla con Brock sobre su pasado. Muy buena.

bunker

En realidad, Billy Raven sería el último de los miembros de la policía, pero lo cierto es que, si bien su personaje empieza bien, y parece que va a dar juego en la guerra contra los kinaho, y tiene esa seña de identidad que le da “Banshee” a sus personajes (kinaho que es miembro del departamento del sheriff de fuera de la tribu), lo cierto es que de pronto desaparece y apenas sabemos nada de él, por lo que juzgarle como personaje de peso es bastante difícil, lo mismo que la actuación de Chaske Spencer, que como mínimo resulta solvente en el poco tiempo que aparece en pantalla.

La familia Hopwell ha seguido tocada este año, pero lo cierto es que hemos visto una evolución considerable en Gordon y en sus intenciones con la familia. Gordon ya no quiere luchar contra Carrie, simplemente quiere lo mejor para Deva, y si para ello se tiene que tragar su enfado y colaborar con Carrie lo va a hacer. Lo cierto es que Gordon es otro de esos personajes que pese a tener posibilidades de caer mal al espectador por eso de haber tenido muchas diferencias con Hood, ser el que está con su chica, etc, el personaje nos caía bien, y le hemos visto en situaciones muy distintas a lo largo de la serie que no ¡s han dejado un gran secundario del que da bastante pena despedirnos, pero al menos se va por la puerta grande. Rus Blackwell hace muy bien su trabajo, y personalmente a un servidor su interpretación le llama bastante la atención y, aunque está lejos de ser la mejor de la serie, sí que le resulta de las más eficaces de la misma.

maxresdefault

Por el contrario, Deva no ha cambiado tanto. Sigue siendo ese toque de adolescencia del que hace uso la serie, pero afortunadamente lo hace de manera moderada. No tenemos Deva en cada capítulo, y cuando la tenemos tampoco es en abundancia. Ni falta que hace, porque ya sabemos que este tipo de personajes son armas de doble filo y es bastante probable que acaben siendo odiados, y si no que se lo digan a Dana Brody de “Homeland” o a Carl Grimes de “The Walking Dead”, por poner unos ejemplos. Sin embargo, su personaje está mejor llevado precisamente por lo que comentamos de no meterlo a la fuerza en cada capítulo. A Deva y su historia se las trata como los complementos que son y por eso funcionan bien. Ryann Shane lleva muy bien su papel de adolescente dolida y enfadada (con razón) con el mundo. Realmente se encuentra perdida, y trata de llamar la atención de su verdadero padre aunque este no parezca tener interés en involucrarse con ella.

Nightmare-1

Llegando ya al final, tenemos que detenernos en Stowe, que ha terminado por convertirse en el villano final de la temporada. Si bien ha estado a la altura, es probable que el personaje pudiera haber dado algo más de sí. Pero la verdad es que cumple con todos los requisitos para unirse al club de buenos villanos de “Banshee”. Otro que también los cumple es Clay Burton, un personaje del que cada vez vamos viendo un poquito más, e incluso esta temporada hemos visto cómo se conocieron él y Proctor y el por qué de su lealtad hacia este. Finalmente le hemos visto pelear y nos ha gustado, y mucho. Sin duda, se ha ganado el puesto de personaje regular para la próxima temporada, y es un personaje interesante y que llama la atención del espectador pese a conocerlo muy poco. Tanto Langley Kirkwood interpretando a Dogulas Stowe como Matthew Rauch haciendo de Burton lo hacen muy bien, si bien destaca más Rauch porque a lo largo de las temporadas ha tenido más tiempo de lucirse, y lo cierto es que consigue ser perfectamente inquietante, haciendo que dé mucho, mucho miedo.

bansh

Más allá de esto, podemos mencionar a otros personajes más secundarios que han pasado por esta temporada como es el caso de Allison Medding, interpretada por Afton Williamson, y que sirve de perfecto complemento para la historia de Gordon, y un plus en el capítulo “Tribal” con respecto al personaje de Bunker (por eso de llevar esvásticas tatuadas), o como el caso de Aimee King, interpretada por Meaghan Rath, y que supone lo mismo para Chayton, dándole un trasfondo diferente, y siendo también la contrapartida kinaho de Hood en cierto modo. Pero sin duda, la mención especial de personajes secundarios va para el agente especial Robert Phillips, interpretado por el gran Denis O’Hare, que siempre se muestra eficiente y que, pese a aparecer en un solo capítulo, borda su papel. Algunos teorizan que podría regresar para ayudar a Hood a localizar a Job, y lo cierto es que no molestaría en absoluto tener a un actor como O’Hare en “Banshee”, pues solo elevaría el nivel aún más. También hay que destacar a Brantley, interpretado por Shuler Hensley y que representa muy bien a los personajes “tipo Banshee”, y que parece sacado de la mente de Garth Ennis. El personaje sirve para cerrar la trama de Jason Hood, lo que demuestra que la serie aprovecha muy bien todas sus tramas, sea cuando sea, incluso cuando menos lo esperamos.

En general, podemos decir que los personajes de “Banshee” son excelentes, realmente interesantes y todos son únicos y distinguidos entre sí en cierto modo, además de que tenemos un reparto que en general cumple satisfactoriamente, e incluso hay actuaciones bastante destacables.

CAApSYqUkAEHflc

-El remate final

“Banshee” es una serie prácticamente redonda en cuanto a historias y personajes, pero no sería lo mismo sin otros de los elementos técnicos que la caracterizan. Y es que el remate final de la temporada sin duda lo pone este apartado.

La serie sigue regalándonos unos episodios dirigidos con una exquisitez y una delicadeza increíble, incluso en los momentos más violentos, lo que supone una perfecta contraposición y consigue causar todo tipo de sensaciones en el espectador, por diferentes que sean. La forma de montar las escenas en la sala de edición pone la guinda de este pastel, realizando un trabajo perfecto, que nos deja escenas entrecortadas que constituyen historias que por separado no serían tan efectivas. Y es que “Banshee” tiene una forma única de realizar sus capítulos y queda como marca de la casa. De diez.

Otros aspectos donde resalta la serie es en la banda sonora y en la fotografía. Visualmente, “Banshee” es muy atractiva, e incluso si no sé está versado en temas de fotografía, lo cierto es que es de esos caso en los que sabes que estás ante una fotografía destacable, porque como poco resalta con respecto a otras series donde se opta por algo mucho más simple y convencional. La banda sonora compuesta por Methodic Doubt es simplemente genial, desde el tema de la intro (que un servidor no se cansa de escuchar) hasta los temas más tiernos como el de Hood y Carrie que nos acompaña a lo largo de la serie (aunque algo ausente este año, ya que la serie ha dejado de lado la relación de ambos de forma acertada para darle un respiro necesario) o la que acompaña los flashbacks en los que Hood se pregunta qué habría pasado si no se hubiera quedado en Banshee como el sheriff Lucas Hood. Todo esto hace que la serie aumente de forma muy notable su calidad de cara al resultado final.

chayton death

Otro aspecto en el que ha destacado la serie este año es en el maquillaje, y no hay más que ver el gran trabajo que han hecho con el obeso Brantley. Todo maquillaje, y realmente logrado. Si hay que poner un pero en el apartado técnico es sin duda al evidente “problema” que supone un bajo presupuesto, y es que las partes generadas por ordenador pueden llegar a lucir algo “cutres”. No es culpa de la serie, que hace lo mejor que puede con lo que tiene, pero lo cierto es que quizás se debería intentar buscar una forma de evitar esto lo máximo posible. En cualquier caso, son apenas dos momentos puntuales y tampoco estropean el resultado final ni son tan alarmantes como para sacarte de lo que estás viendo. Ya se ocupa la serie de que tengas el corazón en la garganta en ese momento, como cuando Hood dispara a Chayton en la cabeza o cuando Brantley muere (como mostramos a continuación).

gif

Por tanto, como ya comentábamos, el apartado técnico supone el remate final para una gran temporada, que no hace más que demostrar lo bueno que es el resultado final cuando todos los elementos gozan de un nivel similar de calidad.

-Conclusiones

Terceras partes nunca fueron buenas. Como recordaréis si habéis llegado hasta aquí (y si lo habéis hecho agradecemos el esfuerzo de corazón), así fue como iniciamos nuestro análisis. Pero por suerte, como en todo en esta vida, siempre existe alguna excepción que confirma la regla, y por suerte, “Banshee” es esa excepción, porque no solo es que no sea mala, es que es probablemente su mejor temporada, la más redonda, la que cumple en prácticamente todos los aspectos.

“Banshee” evoluciona y lo hace muy bien, sabiendo superar el reto de renovarse tras finalizar la que fue su trama principal. A partir de ahí la serie demuestra que no es solo una “simple” trama y que puede ser mucho más, y de hecho, puede ser lo que quiera ser. Además, la serie genera nuevas tramas y las finaliza de una forma igual de satisfactoria, introduciendo el que parece que será un modelo de trama por temporada y adaptándose a ello, a la vez que hace evolucionar a sus personajes profundizando en ellos. Por si fuera poco, es capaz de generar nuevas tramas abiertas para la cuarta temporada.

La serie de Cinemax ha puesto el listón muy alto de cara al año que viene, pero desde luego, si hay alguien que se pueda igualar o, por qué no, superar, esa es la propia “Banshee”, que ha sido capaz de regalarnos 10 capítulos realmente espectaculares este año, e incluso consigue que varios de ellos sean de lo mejorcito de la serie en general. Así da gusto volver al acogedor pueblo de Banshee, Pennsylvania, y sin duda estamos deseando volver con la cuarta temporada. ¿Y a vosotros? ¿Os ha gustado tanto como a nosotros la tercera temporada de “Banshee”?

BANSHEE SEASON 3 EPISODE 5 TRIBAL HOOD BADASS


Redactor especializado en series, además de amante del cine, la música, los cómics y la escritura.