Análisis Better Call Saul Temporada 1

Better Call Saul: digna sucesora de una de las mejores series de la historia

 

– La primera temporada de la esperada “Better Call Saul” ha llegado a su fin. El ansiado spin-off de la excelente “Breaking Bad” ya causó división entre los fans de la serie de Walter White: los que tenían esperanzas en la serie de Saul Goodman y los que lo veían estirar el chicle, aprovechando el tirón de la serie.

Los datos de audiencia del primer episodio probaron que la gente había sido como poco curiosa y le había dado una oportunidad. Pero, ¿ha conseguido “Better Call Saul” satisfacer al público? ¿Es la serie que esperábamos? ¿Es mejor? ¿Es peor? A todas esas preguntas vamos a intentar encontrarles una respuesta. Vamos allá.

better-call-saul-amc

It’s showtime, folks

De primeras, podemos decir que “Better Call Saul” contaba con un elemento que la iba a marcar tanto para bien como para mal, y ese elemento no es otro que “Breaking Bad”. Evidentemente, venir de una de las series más aclamadas de los últimos años iba a hacer que muchos le dieran una oportunidad, por lo que el éxito estaba casi asegurado. Pero por otra parte, “Better Call Saul” tenía sobre sus hombros la presión que supone precisamente venir de una serie como “Breaking Bad”. Muchos la iban a juzgar en base a eso, muchos querían que fuera otra “Breaking Bad”. Partiendo de esto, podemos decir que el reto que se le planteaba al bueno de Jimmy McGill era uno de los grandes.

Por tanto, y sin andarnos con rodeos, respondemos a la siguiente pregunta: ¿arruina “Better Call Saul” lo hecho por “Breaking Bad”? La respuesta claramente es no. Primero porque ya puede pasar lo que sea que a “Breaking Bad” ya no le quita nadie lo conseguido, del mismo modo que a nosotros nadie nos quita las horas y horas que hemos disfrutado de la serie de Heisenberg. Y segundo porque “Better Call Saul” es un perfecto complemento a la serie madre, y aunque solo sea por llevarnos de nuevo (y de buena manera) al mundo de “Breaking Bad” merecerá la pena.

saul

Pero no solo de eso podía vivir este spin-off, y por suerte, la propia serie es muy consciente de ello. “Better Call Saul” es una serie que no pretende solo “vivir de la renta”, y hace méritos propios para salir adelante. La serie es un producto que se hace valer por sí mismo, y que funciona igual de bien como spin-off de “Breaking Bad” que como serie independiente. De hecho, realmente no hace falta haberte visto la serie de la que viene “Better Call Saul” para disfrutar de ella, porque es una historia totalmente diferente, si bien sólo se disfrutará al máximo si ya has visionado la serie protagonizada por Bryan Cranston, ya que te permitirá saborear ese punto extra de volver a algo conocido, de esbozar una sonrisa al apreciar los guiños que hace la serie o por el simple hecho de volver a ver a personajes como Mike Ehrmantraut o Tuco.

Y es que no hay que engañarse: “Better Call Saul” es una serie muy diferente al producto del que viene, lo cual sin duda es un acierto. El que esperara ver una “Breaking Bad 2” se llevará una decepción, pero también se habrá creado unas expectativas equivocadas porque nunca la vendieron como tal. Sin embargo, sí se aprecian similitudes con “Breaking Bad”, especialmente a la hora de realizar los episodios, aunque eso lo comentaremos más adelante. Ni siquiera el propio Jimmy McGill tiene nada que ver con el Saul Goodman que conocimos hace años, más allá de su atractivo sentido del humor.

“Better Call Saul” nos presenta a Jimmy McGill, un abogado de poca monta que, sí, está dispuesto a cruzar ligeramente la línea, pero no para enriquecerse sin más, sino para poder trabajar honradamente y hacer su propio dinero. La ambición de Jimmy es básicamente poder ejercer su profesión, ser abogado e incluso ayudar a la gente. Nada que ver con el Saul Goodman que representaba a todo tipo de delincuentes sin ningún tipo de remordimiento y que buscaba amasar tanto dinero como le fuera posible. Y es que, como buena precuela, la serie nos va a contar en su primera temporada la transformación, el proceso de cambio de Jimmy a Saul, no sin empezar la serie con un flash forward de Saul Goodman viviendo una vida diferente tras lo acontecido en el final de “Breaking Bad”, lo que a su vez nos sirve para ver hasta qué punto al personaje disfrutaba haciendo lo que hacía. Porque no importa qué caminos haya tomado el abogado durante su vida, lo que sí podemos tener claro es que siempre ha disfrutado haciendo lo que hacía.

jimmy

Si habéis llegado hasta aquí, y si sois propensos a leer nuestros análisis de series, igual pensáis que nos hemos equivocado de apartado pasando ya a hablar de personajes, pero nada más lejos de la realidad. Y es que lo cierto es que hablar de la evolución del personaje principal es hablar de la trama, porque la primera temporada ha empleado gran parte de su tiempo a Jimmy McGill, a contarnos tanto su pasado como su presente como su futuro (aunque en una medida mucho más inferior). Y quizás aquí encontramos la primera “pega”. Si bien el desarrollo del personaje está muy bien llevado y aunque hay varios capítulos en los que prácticamente solo aparece él y algún secundario y aun así los episodios no se hagan aburridos, lo cierto es que Saul Goodman no era lo único que queríamos ver. Sin ir más lejos, también queríamos ver más de Mike, que era supuestamente un personaje principal y ha salido muy poco tiempo, quitando ese capítulo que está centrado en él. Pero lo mismo podríamos decir de sus otros personajes principales, ya que tardan demasiado en empezar a ser relevantes en la trama, si bien hay que reconocer que, a pesar de esto, los guionistas consiguen retratarlos bastante bien en tiempo récord. Por lo tanto, en ese sentido, podríamos decir que a la serie le cuesta un poco arrancar y entrar en materia. Sin embargo, sería bastante justo decir que no hay ningún capítulo que sea “malo” o que no aporte algo a la historia que al final terminan contándonos, que volvemos a insistir en que es el proceso de cambio de Saul. A esto ayuda el formato de diez episodios, espacio en el que a la serie le da tiempo a abordar todo lo que quiere abordar de forma tranquila pero detallada.

Todo se centra básicamente en los intentos de Jimmy de labrarse un nombre como abogado, para lo cuál intentará llevar a cabo tácticas “poco lícitas”, como vemos ya desde el primer capítulo, y lo que le llevará a meterse en problemas, como el tema de Tuco y lo que desencadenará después. Para complicarle su vida profesional, tenemos a HHM, la gran firma de abogados con la que Jimmy no tiene especial relación (al menos con los altos mandos). Por lo tanto, el tema laboral forma parte de la trama de forma casi absoluta, por lo que la serie acierta en presentarnos un gran caso que ocupará algo menos de la mitad de temporada, lo cuál llevará al protagonista a luchar y a darse cuenta de quién se puede fiar y quién no.

jimmykim

La primera temporada de “Better Call Saul” ha dejado claro qué tipo de serie nos proponen, y sin duda ha dejado clara otra cosa que también daba un poco de miedo: Saul Goodman puede ser tan buen secundario como protagonista. Puede parecer una tontería, pero no todos los personajes que funcionan como secundarios tienen que ser grandes protagonistas. Lo que funciona de una manera no tiene por qué funcionar de otra. Sin embargo, han conseguido presentarnos al mismo personaje carismático de “Breaking Bad” pero doblemente interesante, y por lo que parece, con historia de sobra para darnos unas cuantas temporadas.

Marco

El episodio final de esta temporada ha sido uno de esos finales algo atípicos, en el sentido de que no se guarda toda la “acción” para el final y darnos un final de temporada algo frenético. En el episodio anterior veíamos como definitivamente Jimmy renunciaba al caso por el que tanto había luchado, tras descubrir que era su hermano el que le había dificultado llevar el mismo debido a que no confiaba en sus habilidades como abogado. Por lo tanto, lo que parecía que iba a ser un gran juicio llegaba a su fin para nuestro protagonista, y por tanto, para nosotros también.

saulgoodman

Y en efecto, puede que el final de temporada no haya tenido mucha “chicha”, pero si volvemos a la idea de que esta temporada supone la transformación de Jimmy en el Saul que conocimos hace ya varios años, es un final realmente acertado, ya que vemos el punto de inflexión, ese momento en el que Jimmy cambia. McGill vuelve al lugar del que vino después de verse frustrado y traicionado por su hermano para vivir su antigua vida una vez más. Mención aparte al clarísimo guiño a “Breaking Bad”, en concreto a una de las frases más recordadas de Saul Goodman: “I once told a woman I was Kevin Costner, and it worked because I believed it” (“una vez le dije a una mujer que era Kevin Costner, y funcionó porque yo me lo creí”), frase que el abogado le decía a Walter White a finales de la tercera temporada. Y efectivamente, este episodio nos lleva justo a ese momento.

Tras la muerte de Marco, Jimmy vuelve a casa y, al igual que al principio, se encuentra sellando el ticket del parking frente a Mike. Solo que esta vez las cosas son diferentes. Jimmy ha cambiado. Se ha dado cuenta de que intentar ser honrado no le va a servir de nada, tal como le dice a Mike. Efectivamente, el Saul Goodman de “Breaking Bad” habría aceptado el soborno de esta temporada, pero Jimmy McGill no. Sin embargo, como deja claro el personaje, no volverá a ser así. Jimmy McGill se convierte en Saul Goodman.

It’s all good, man

Como ya hemos comentado, Saul es el indiscutible protagonista de la serie. Bueno, no Saul, porque aunque haya sido vendida como una serie sobre Saul Goodman, aún no hemos llegado ahí. Estamos ante la serie de Jimmy McGill. Pero sea como sea, ya que es el protagonista absoluto de la serie, es al que más tiempo le han dado en pantalla.

Jimmy recoge lo mejor del Saul de “Breaking Bad”, eso que tanto gustó en general, ese carisma. Pero por suerte, aunque en la serie de Walter White, Saul era el alivio cómico de una trama seria, aquí han sabido moderar esto y darle otro toque diferente a este Jimmy McGill: sigue siendo divertido, pero no todo son chistes, bromas y sarcasmo, sino que el personaje presenta una faceta más seria en ocasiones, lo que es una cierto para no terminar aburriendo al espectador. Se sigue manteniendo esa labia y ese pico de oro que tantas veces salvaron a su personaje en “Breaking Bad” y de las que hace gala en esta primera temporada de su carrera en solitario. Sin lugar a dudas, volver a ver lo mejor del personaje de antes ha sido impagable, especialmente para aquellos a los que les encantaba el personaje (y entre los que se encuentra un servidor).

La serie acierta también en tocar diversos momentos de la historia del personaje, no solo por el ya mencionado y acertadísimo flash forward inicial, si no por otros momentos de su pasado que realmente aportan algo a su historia y nos ayudan a conocer, y por tanto a entender mejor a un personaje del que realmente conocíamos bien poco. Desde sus locuras de juventud a sus intentos por ser abogado en HHM. Momentos de una vida, a los cuáles seguro que sumaremos alguno más en la próxima temporada.

bob2

En cuanto al trabajo de Bob Odenkirk… qué decir que no esté dicho ya. Antes mencionábamos que llevaban al personaje a otro nivel y de buena manera, y lo cierto es que, en parte, esto sale así de bien por el trabajo de Odenkirk. Porque convertir a un personaje secundario en uno principal es difícil, pero que además el actor en cuestión sepa llevar sobre sus hombros el protagonismo indiscutible de la serie… es un reto el doble de difícil. Por suerte, Bob Odenkirk es un gran actor, como ya ha demostrado varias veces, y consigue darnos una actuación realmente a la altura, siendo igual de bueno que siempre en su faceta más cómica que en esa nueva faceta desconocida del personaje.

Siguiendo con el elenco de personajes aparentemente principales, no podemos demorarnos más en llegar a Mike Ehrmantraut. Sin duda, Mike fue uno de tantos grandes personajes que nos dejó “Breaking Bad”, por lo que de entrada, tenerlo en “Better Call Saul” era un acierto rotundo. Y en efecto, se acierta en parte. Es totalmente adecuado tener al personaje para ahondar en un pasado del que conocíamos detalles, y desde luego, el punto de partida y la historia en sí es muy explotable (la prueba está en el episodio centrado en él). Pero realmente, ¿qué papel tiene en la trama? El personaje podía estar mejor integrado, y de hecho, después de ver la temporada, la pregunta de qué papel puede tener en el futuro es realmente un misterio. Es un personaje cuya historia es demasiado independiente, casi como si pidiera una serie para él a gritos, en lugar de pertenecer a la de otro una vez más. Mike aparece muy poco además, por lo que es inevitable preguntarse si de verdad el personaje era necesario al menos en esta primera temporada. Por suerte, cada segundo que aparece en pantalla, Jonathan Banks clava a un personaje que ya sabíamos que podía bordar, y demuestra que es perfectamente capaz de llevar un rol protagónico si se lo piden.

mike

Pasando al hermano de Jimmy, Chuck McGill, es probablemente uno de los grandes personajes introducidos en esta serie. Se nos presenta a un personaje con un trasfondo interesante debido a su problema con todos los aparatos electrónicos, algo que se contrapone a su pasado como prestigioso abogado en HHM. A lo largo de la temporada lo vemos evolucionar poco a poco, apoyado siempre por su hermano Jimmy, y creando así una relación de hermanos realmente convincente y tierna en cierto modo. Y sin duda es un total acierto si luego la intención era que nos fuera fácil ponernos en la piel de Jimmy cuando Chuck le traiciona. Sin duda, Michael McKean está sensacional en su papel, clavando tanto las escenas en las que se le ve más indefenso y dependiente de su hermano como aquellas en las que le vemos como un abogado reconocido y seguro de sí mismo. Del mismo modo, es realmente convincente cuando hace “de malo” precisamente cuando se revela su traición a Jimmy.

chuck

Kim Wexler es el toque femenino de “Better Call Saul”, y aunque su presencia es limitada no se limita a ser una chica florero. Se nos presenta una especie de trama romántica con Jimmy, pero fuera de todo convencionalismo. Está claro que hay atracción, un sentimiento entre ambos, pero más allá de eso son amigos, pese a estar en “bandos rivales”, y de hecho, no se explora como una trama amorosa realmente. Kim siempre pretende ayudar y aconsejar a Jimmy para que éste salga bien parado, aunque eso implique decirle cosas que no le gustan, y de hecho, funciona un poco como el sentido del equilibrio y la sensatez del protagonista. Es un personaje que se define bastante bien en relativo poco tiempo (como todos los personajes nuevos, en realidad) y que fomenta ese lado más humano y cercano a cualquiera de nosotros de Jimmy, en contraposición con lo que conocíamos de él anteriormente. Es bastante probable que este personaje sea más explotado en el futuro, porque precisamente por este papel que desempeña con respecto a Jimmy, podremos apreciar quizás más intensamente los cambios que parece que sufrirá el futuro Saul Goodman. Rhea Seehorn es convincente en su papel, y aunque no sea la mejor del reparto, lo cierto es que no baja el nivel general del elenco.

kim

Más allá de esto, los otros dos personajes principales de esta primera temporada son Nacho Varga y Howard Hamlin, que cumplen una función bastante concreta y algo más limitada, pero que realmente son un producto más del buen hacer del equipo de guionistas, ya que quedan bien planteados como personajes, aunque sean los que menos aparecen. Nacho es uno de los hombres de Tuco que pretende realizar sus planes a expensas de este con ayuda de Jimmy, y Howard es, en su definición más básica, la antítesis de Jimmy, aunque hacia el final se vea que no es tan malo y el hacha de guerra quede enterrado. Michael Mando cumple simplemente como Nacho, resultando un buen “apaño” para personajes menores, como ya demostró en “Orphan Black”, mientras que Patrick Fabian está más que convincente en un papel quizás demasiado breve.

nacho

En definitiva, podemos decir que, como ya pasó con “Breaking Bad”, se sabe dibujar muy bien a unos personajes de los cuales algunos son más interesantes que otros, pero todos están ahí por y para algo, aunque sea un tiempo muy concreto. Los guionistas hacen un gran trabajo en este sentido, ya que realmente tenemos muy claro desde el primer momento cómo es en esencia cada personaje, incluso cuando los primeros capítulos se centran casi totalmente en Jimmy.

Lo mejor de Breaking Bad en algo nuevo

Como decíamos allá por el principio de este análisis, “Better Call Saul” es distinta a “Breaking Bad”… pero solo en lo que tiene que serlo. Estaremos todos de acuerdo en que la serie de la caída a los infiernos de Walter White tenía un apartado técnico realmente destacable, y “Better Call Saul” ha decidido seguir sus pasos.

De esta forma, encontraremos similitudes claras en este apartado con la serie madre, como en la fotografía, en los característicos cold openings de “Breaking Bad”, en la forma de dirigir los episodios o incluso en plantear escenas realmente largas en contraposición a las escenas más cortas que se emplean normalmente. Y por supuesto, “Better Call Saul” se siente como en casa en este tema, y le sienta como anillo al dedo, ya que se siente como algo relacionado con “Breaking Bad” pero en su justa medida.

better-call-saul-photo-via-amc-2-935x658

Más allá de esto, “Better Call Saul” no es un calco de “Breaking Bad”, ya que al no ser productos similares realmente, y de un tono ligeramente diferente, la serie necesita otros elementos que en la serie de Heisenberg jamás habrían tenido cabida, como ese montaje del último capítulo con los timos de Jimmy y Marco. Del mismo modo, la serie es más propensa a incluir canciones como parte de su banda sonora que “Breaking Bad”, incluyendo temas como el “Listen” de Chicago o temas tan míticos como el “Smoke on the Water” de Deep Purple con el que termina la temporada.

Por lo tanto, “Better Call Saul” destaca en un apartado más, lo que sin duda cambia y mucho la valoración general de una serie. Recoge lo mejor de “Breaking Bad” pero arriesga con otras propuestas que la dan una identidad totalmente propia.

Conclusiones

En definitiva, “Better Call Saul” habrá decepcionado a muchos, especialmente a los que esperaban otra “Breaking Bad”, pero si la juzgamos como serie, podemos decir que es una propuesta interesante, que se puede permitir el lujo de tomarse las cosas con calma por venir de donde viene, pero que se aprovecha de ello en la justa medida y se esfuerza por darnos un producto a la altura de la que es la mejor serie de los últimos años para muchas personas.

Ahora solo queda esperar a ver qué nos proponen para la ya confirmada segunda temporada y ver si pueden seguir manteniendo al espectador, especialmente a esa parte del público que aún se mostrará escéptico con el potencial de la serie. ¿Y a vosotros? ¿Os ha gustado “Better Call Saul”?

bettercallsaul


Redactor especializado en series, además de amante del cine, la música, los cómics y la escritura.