Análisis Blackguards 2

PC
 

La secuela de Blackguards ya está aquí. De la mano de Daedalic Entertainment, he aquí un nuevo RPG de vista cenital angular y un sistema de combate y movimiento por turnos, especialmente dirigido para los jugadores simpatizantes de este tipo de géneros y mecánicas de sucesión.

En este nuevo episodio controlamos a Cassia, la protagonista de esta aventura. Encerrada en una mazmorra, saldrá en busca de aventuras por las catacumbas del lugar, buscando una salida o alguna forma de entretenerse mediante la lectura. El objetivo de Cassia se encuentra más allá que el escapar o sobrevivir en la prisión donde se encuentra, con la única compañía de un guardia, un libro y una araña que odia. Su objetivo es recuperar el Trono del Tiburón, para lo cual deberá ascender desde la basura, básicamente.

Blackguards 2 2015-01-18 13-14-37-25

Un sistema por turnos

El hecho de tener que avanzar por los diferentes laberintos que componen la mazmorra donde está encerrada, nos enfrentará a diferentes enemigos que encontraremos a nuestro paso, entrando en juego el sistema de combate. Fundamentalmente, hay que tener en cuenta que Blackguards 2 es un RPG con un sistema de movimiento y combate por turnos. Por ello, nos encontramos con el típico juego donde hay un “tablero” por el que nos podemos mover, y los combates se realizan por turnos, al estilo clásico de “yo te pego, tú me pegas”. Este sistema hace al juego diferente, englobándose en un subgénero caracterizado por esta forma de jugar. Sin embargo, el hecho de tener que esperar a que los enemigos efectúen sus movimientos tras nuestro turno puede hacer el juego bastante lento. Y aunque no haya enemigos que se muevan, hay escenarios donde cada vez que se crea un nuevo turno se mueven elementos del lugar, como pinchos que salen y entran en unos habitáculos o fuego que sale desde unos agujeros en el suelo (si controlamos bien nuestros movimientos y los del enemigo, podemos hacer que nuestros contrincantes estén sobre una de estas trampas en el momento que se cambia el turno y se activan); esto todo sin contar con que si un enemigo nos intenta atacar a distancia, fuera de la línea de visión que tengamos, la cámara se moverá hacia él cada vez que efectúe su ataque, lo cual es engorroso y aburrido.

Algunos escenarios nos permiten situar defensas para reducir el avance enemigo.

Algunos escenarios nos permiten situar defensas para reducir el avance enemigo.

Estaría bien la existencia de alguna opción que acelerase el tiempo en los momentos en los que no estamos atacando (como tiene Warhammer Quest), y que se obviasen movimientos innecesarios: por ejemplo, si estamos en un puente (con un solo cuadro de ancho), y un enemigo está enfrente nuestra, el enemigo que esté detrás suya hará un movimiento absurdo intentando avanzar hacia nosotros. Son unos segundos, pero segundos innecesarios al fin y al cabo, que se van sumando y añadiendo tiempo redundante obviable al juego.

El sistema por turnos define al juego y lo hace especial, pero es bastante irrealista e irónico el hecho de que Cassia se queje en su primer combate contra arañas de que le muerden todo el rato, cuando ni siquiera hace lo mínimo para intentar bloquear sus ataques, rezagarse o esquivar; en su lugar, queda inmóvil en su casilla mientras derrama chorros de sangre por el suelo.

Cassia donando sangre.

Cassia donando sangre.

Al final las cosas se van complicando para Cassia porque las mordeduras de esas arañas son algo venenosas, y producen locuras, la muerte, o ambas cosas; y en sus últimos combates estuvo todo el rato recibiendo mordiscos mientras le salían litros de sangre de su cuerpo. A Cassia le empiezan a salir muñones por la cara y… la historia sigue, mientras intenta cumplir su objetivo principal, luchando contra enemigos más fuertes e incluso enemigos humanos. Sin embargo, para ello encontrará a lo largo de las peligrosas mazmorras más prisioneros que liberará, sirviendo de aliados y “guardaespaldas”.

Pero estos aliados no actúan independiente y automáticamente, sinó que son controlados por nosotros. El sistema por turnos genera un orden determinado de turnos, por lo que cada personaje aliado y enemigo que esté en la cola hará sus acciones cuando corresponda. Los aliados se encuentran en la cola, junto a Cassia, y los podemos controlar a todos.




Buen intento, pero tratar de contextualizar el hecho de que cinco arañas le muerdan a alguien y le haga saltar 5 litros de sangre en algo 'realista' no acaba muy bien.

Buen intento, pero tratar de contextualizar el hecho de que cinco arañas le muerdan a alguien y le haga saltar 5 litros de sangre en algo ‘realista’ no acaba muy bien.

¿Cómo funcionan los puntos de habilidad?

Blackguards 2 cuenta con un sistema de puntos de habilidad, que se pueden gastar en nuevas aptitudes para Cassia, mejorardo su efectividad en combate. Además, son importantes para el manejo de las armas y la defensa, pues existe un apartado donde se pueden invertir puntos de habilidad en los diferentes tipos de armas del juego (espadas, cuchillos, sables, hachas, armas largas, ballestas, etc.). Este sistema tiene un funcionamiento particular: a cada arma (a excepción de las arrojadizas) se le pueden añadir puntos de habilidad. A su vez, estos puntos de habilidad se pueden distribuír entre ataque y defensa, añadiendo la aptitud de mejorar las habilidades de ataque con esa arma, o de defensa ante los ataques de tal tipo de arma.

Para usar un arma tenemos que gastar un punto mínimo de ataque en ella. Luego podremos gastar más puntos en poderes de ataque y defensa relacionados con cada tipo de arma.

Para usar un arma tenemos que gastar un punto mínimo de ataque en ella. Luego podremos gastar más puntos en poderes de ataque y defensa relacionados con cada tipo de arma.

Notorio es el hecho de que, para usar un arma de un tipo, requerimos como mínimo un punto de habilidad de ataque en su categoría. Si no hacemos esto, no podremos equiparnos ningún arma, y sólo podremos usar el garrote, arma de bajo daño que en pocas misiones nos será inútil. Contando con el hecho de que sólo podemos equipar armas -así como gastar puntos en ellas para poder usarlas- en ciertos momentos del juego libres de batallas, nos podemos encontrar con la situación de tener que cargar una partida anterior, si es que la tenemos, porque nuestros sets de armas están incompletos. Dicho esto, cabe destacar que el juego no aclara con exactitud cómo funciona este sistema de armas y puntos de habilidad necesarios para su empuñadura.

Uno de los puntos donde podemos tomarnos una pausa para abastecernos de nuevos objetos, armas y prendas, gestionar nuestro inventario y nuestras habilidades, es en las ciudades (estando esto linealmente definido, en un principio, por medio de la propia historia del juego). Sobre las ciudades no hay mucho que comentar: se disponen los personajes principales en sitios totalmente estáticos, fijos, y los personajes con los que podemos interactuar (mercaderes, herreros y alquimistas) son también personajes estáticos. Cassia ni siquiera hará el mínimo movimiento para dirigirse a ellos, quizás se comuniquen a gritos y se lancen los objetos y las monedas por el aire.

Cassia hablando con la herrera. Por si no te diste cuenta, Cassia es quien está enmedio, y la herrera, esa persona que está al fondo junto a un caballo. Hablarán a gritos, se supone, para que se entere todo el mundo.

Cassia hablando con la herrera. Por si no te diste cuenta, Cassia es quien está enmedio, y la herrera, esa persona que está al fondo junto a un caballo. Hablarán a gritos, se supone, para que se entere todo el mundo.

Calidad gráfica y sonora

Gráficamente, el juego se encuentra en la línea. En este tipo de juegos no suelen ser necesarias unas calidades gráficas impresionantes, ya que la cámara suele estar situada desde una perspectiva de altura y elevación lo significativamente elevadas como para no apreciar ciertos efectos y detalles positivos. Sin embargo, por lo general, las texturas podrían estar mejor diseñadas y más definidas. El escenario no goza de una definición cercana a lo esperado, y existen imperfecciones y zonas borrosas o con bordes de sierra, aún con las características gráficas configuradas al máximo.

En cuanto al sonido, el juego cuenta con una música de fondo que acompaña a los paseos por las catacumbas, mazmorras y demás lugares de combate y exploración. La banda sonora no destaca especialmente: sus piezas son repetitivas, y en las mazmorras con muchos enemigos y largos turnos, acabaremos aborreciéndola.




Sobre las voces, es bueno ver que la protagonista habla, al contrario de algunos juegos RPG donde al personaje que controlamos no le escuchamos la voz -todo lo que decimos sale únicamente en modo texto-; en Blackguards 2 tenemos listas de opciones que escoger para efectuar conversaciones ocasionales, pero siempre escucharemos a Cassia hablar. Las voces no están traducidas, localizándose en inglés, por lo que tenemos que leer los subtítulos pertinentes. Para alguna gente puede ser algo necesario, y el hecho que no existan voces en castellano es un punto negativo notorio.

Los puntos débiles de Blackguards 2

El mayor problema del sistema por turnos, como mencionamos anteriormente pero lo reafirmamos, está en tener que esperar toda la cola de personajes enemigos. En las primeras pistas del juego no hay este problema, pero más adelante tenemos misiones donde esto es realmente tedioso y nos da acceso a dormirnos sobre el teclado. Si en la zona hay una gran cantidad de personajes enemigos, las esperas se hacen demasiado largas. En el vídeo que mostramos abajo (minuto 2:00) hay un ejemplo muy claro de esta problemática, que se da en una misión donde llegan a haber un total de 11 enemigos, junto a 4 personajes controlables. El tiempo que tardan los enemigos en moverse, atacar o simplemente dar una vuelta absurda llega al medio minuto. 30 segundos más o menos de espera, que puede parecer poco “sobre el papel”, pero pensemos en que esto se repite una y otra vez tras concluír los movimientos de nuestros 4 personajes. Además, el hecho de que la cámara se mueva automáticamente adonde está el personaje que tiene el turno, no ayuda mucho, porque nos descentra y nos obliga a volver a mover la cámara adonde estábamos. Aunque visto de otra forma, es una buena manera de entretenernos mientras esperamos ese medio interminable segundo. No, mejor no. Ábrete un juego en el móvil y ve jugando hasta que no te toque el turno, o mira los épicos (irónicamente, por supuesto) movimientos que hacen los enemigos mientras aguantas la repetitiva música de fondo.

El juego también sufre de varios bugs y fallos que son difícilmente obviables, los cuales hemos listado en el vídeo anterior, junto a la problemática de los tiempos de espera entre turnos. Por suerte no ocurren durante todo el juego, sino en momentos concretos y misiones o mazmorras determinadas. Por ejemplo, al empezar el juego desde el primer momento, para hablar con el guardia (única acción que podemos realizar en la mazmorra al comenzar) tenemos que pulsar sobre un signo de diálogo. Esta es la forma de interactuar con personas y objetos fuera de combates, haciendo clic sobre su icono. En este caso, un error hace que pulsar sobre el icono no haga nada: hay que pulsar encima de él. Este error nos hizo pensar que el juego no funcionaba, y aunque parezca un pequeño error, puede ser apreciable.

Pero no es el peor: tras salir de las mazmorras, en el siguiente combate llega un punto en el que Cassia y los enemigos comienzan a desaparecer de la pantalla. Incluso los enemigos pueden teletransportarse a otros lugares, aunque lo peor es cuando directamente todos desaparecen del escenario. La copa de “Bugs molestos 2015 de Blackguards 2” podría estar en disputa entre este fallo, u otro igual de molesto (o incluso más) que apreciamos exactamente en el mismo lugar, y al mismo tiempo: al querer pulsar sobre ciertas casillas para intentar avanzar, el control no responde y no nos permite pulsar la casilla deseada para avanzar, teniendo que mover el ratón varias veces sobre ella para que se sombree.

Se supone que Cassia está en ese cuadrado azul, y el mono enemigo... bueno, por ahí está, invisible.

Se supone que Cassia está en ese cuadrado azul, y el mono enemigo… bueno, por ahí está, invisible.

Valoración final

En líneas generales, el juego mantiene su continuación ideológica respecto a lo que mostró en su primera entrega. La idea de jugabilidad por turnos es una característica clave en Blackguards, y la historia que nos muestra el título emana una trama de inferioridad y ascenso, supervivencia y ansias de poder, de venganza y de tenacidad, que nos mantendrá con atención a qué sucesos vendrán a continuación.

Sin embargo, el juego tiene muchos fallos negativos que, por desgracia, emborronan todo lo que debería haber forjado. El sistema de movimiento y combate por turnos se intentó contextualizar en el propio juego, dando un resultado irrealista. Y el mayor problema se encuentra en la gran cantidad de pausas que acabamos tragando para simplemente mover a nuestros personajes por la pantalla.




Otro problema relacionado con la jugabilidad se encuentra en la falta de táctica de muchos combates, que acaban siendo caminos sin salida. Al final se basa en aprender de errores y usar estrategias de poca acción, como estar cinco minutos dando vueltas por un escenario hasta que a los enemigos que nos perseguían se les acabó la vida (porque dio la casualidad de que en ese escenario, cada turno que pasaba restaba una pequeña cantidad de puntos de vida a nuestros contrincantes).

Posiblemente, el mayor problema de Blackguards 2 se encuentre en los fallos que tiene, muy notorios y que empeoran la, ya de por sí algo agriada, jugabilidad. Que los personajes desaparezcan del tablero no es muy bueno, cuando el juego trata intrínsecamente de mover a los personajes por él.

Para terminar, en lo tocante al tema gráfico, el juego cumple lo necesario para ser considerado un juego, pero cabría esperar un poco más de calidad que diese mejor forma a personajes, objetos y estructuras, que tornan borrosas, planas y poco definidas en muchas ocasiones.

Por todo ello, nuestra calificación para Blackguards 2 es de 5 sobre 10, de acuerdo a nuestra política de puntuación.


Vídeo de Blackguards 2: misión 2


Positivo

  • La historia engancha
  • Todos los personajes hablan, incluyendo a la protagonista, algo que muchos RPG obvian
  • Buen sistema de gestión del inventario y monetización

Negativo

  • Los turnos en combates, con muchos enemigos en escena, se hacen demasiado largos
  • El combate por turnos se intentó contextualizar, tornando irrealista
  • Gráficamente, el juego se queda corto
  • Algunas escenas carecen de táctica, sin más opción que dar vueltas por el plano durante varios minutos hasta que a los enemigos se les agote la vida; en otros, la única posibilidad es escapar
  • El título tiene varios fallos y bugs notorios, que entorpecen gravemente la jugabilidad
5

Aceptable

Política de puntuación

David Lorenzo
Redactor en Areajugones, jugador en PC y estudiante de telecomunicaciones. Tampoco le hago ascos a programar scripts para GTA V o pensar en proyectos que hacer con Arduino o cualquier otro soporte interesante.

Dejar un comentario