Análisis BlazeRush

PC PlayStation 3
 

BlazeRush es el nuevo juego de carreras que nos propone la compañía Targem Games para PlayStation 3 y PC. Se trata de un vertiginoso título que mezclará adrenalina y estrategia a partes iguales en arduas batallas de hasta 8 jugadores. Un nuevo intento de hacer resurgir el género y un título que aporta bastantes aspectos que podrían reutilizarse en futuros lanzamientos. En el juego se nos encomendará la tarea de restaurar las carreras de naves, así que ciñámonos los cinturones, porque este análisis va a ser movido.

BR1

La historia de las carreras ilegales

La historia en BlazeRush no tiene una gran relevancia y éste podría ser uno de los aspectos que el juego debería pulir. Se nos presenta una trama en la que las carreras de naves están siendo prohibidas en todos los planetas de la galaxia por una compañía, y debemos impedirlo corriendo de forma legal donde aún no se ha prohibido. Esta es la fórmula narrativa por la que nos guiará el juego para tratar de explicarnos el cambio de escenarios en cada grupo de fases. Nuestra aventura nos llevará desde terrenos desérticos hasta ruinas del pasado, todo para poder enfrentar al responsable de la criba a nuestro entretenimiento.

Belleza estética que falla en su función

La estética de BlazeRush  esbastante peculiar, tanto por el ambiente paisajístico como por los vehículos que utilizaremos. El juego nos ofrece cinco ambientes muy diferenciados entre sí, pero todos ellos con una estética futurista. Cada escenario representará un planeta, e iremos pasando de uno a otro según avanzamos en la historia, como ya hemos contado en el apartado anterior. Correremos en ambientes muy detallados en todo el recorrido, pero que si de algo pecan todos ellos es de similares, palabra que repetiremos bastante a lo largo del análisis, ya que es la mayor pega de BlazeRush.

Los circuitos están creados todos en un mismo nivel y sin posibilidad de tomar desvíos de ningún tipo, lo que provoca la confrontación de todos los corredores a lo largo del recorrido. Esto podría parecer un punto en contra, pero tratándose del estilo arcarde que busca, es un punto muy a favor. Cada carrera será una suma de explosiones y efectos de luz bien conseguidos que aumentarán las ganas de destruir a los rivales en las frenéticas carreras.

Por el otro lado tenemos el total de 16 naves completamente diferentes unas de otras. Sin duda, es uno de los aspectos más pulidos por los creadores ya que cada nave está diseñada a partir de las características que presentará en carrera. Unas serán más sólidas mientras que otras serán más ligeras, y el diseño de cada una representa sus estadísticas. Todas ellas estarán basada en una paleta de colores distinta según el jugador que las escoja, para evitar confusiones si dos jugadores deciden elegir la misma; y esto supone que dependiendo el color que nos toque, habrá diseños muy atractivos y otros bastante aberrantes, pero de algo tenían que pecar estos curiosos vehículos.

BR3

Como hemos dicho, el nivel artístico del juego es bastante bueno, aunque debemos citar algunas cosas de este ámbito que rompen la experiencia, o que al menos serían bastante mejorables. A pesar de que haya variedad cromática entre los distintos escenarios no la hay en sentido estructural de los mismos, por lo que todos los circuitos son muy similares, llegando a parecer calcos unos de otros con un simple cambio en las texturas. Además, cada mapa estará rodeado de una intensa niebla que romperá por completo el concepto de unificación con el resto del terreno, y haciendo parecer que el circuito está levitando. Esto último, en algunos casos no queda demasiado mal, pero sobre todo en los entornos desérticos desentona completamente y hace que nos percatemos antes en este detalle que en el cuidado y esmero que tienen las naves. Por otra parte debemos mencionar los niveles nocturnos como claro ejemplo de notable en belleza pero insuficiente en jugabilidad, ya que las luces y efectos en estas carreras son verdaderamente preciosos, pero no lo es tanto el control del coche, dejándolo todo prácticamente al azar.

Hablando de las físicas que encontramos en BlazeRush debemos elogiar al estudio, ya que son de los aspectos más conseguidos. Los movimientos de las naves están muy bien logrados, pareciendo verosímiles en todo momento. Desde lo bien que responde una nave al girar, hasta la velocidad que toma nuestro vehículo al tomar un trompo está bien trabajado. Además los movimientos internos de las naves durante las carreras se merecen una mención, ya que los chicos de Targem Games han sido muy detallistas con ellos y no nos faltarán movimientos de cadenas, giros de turbinas y realistas llamas que saldrán de nuestros propulsores.

Buenos conceptos pero no bien aplicados

Si algo tiene que caracterizar a los juegos arcade es su jugabilidad y la de BlazeRush no podemos definirla de otra forma que no sea un quiero pero no puedo. Tiene ideas innovadoras, que encajarían muy bien en el título si se hubieran desempeñado de otra forma, pero no ha sido el caso, y sólo consiguen resaltar como fallos.

Como hemos dicho, es un juego de carreras en el que competirán hasta 8 jugadores simultáneos en los diferentes circuitos. Todos sabemos que nos gusta sentirnos protagonistas cuando jugamos un videojuego, y también nos gusta ver a todos los competidores contra los que nos enfrentamos; así que, tal y como hizo Trials Fusion, se buscó una alternativa a la cámara estática enfocándonos a nosotros mismos. Pero la opción elegida no fue la más indicada, ya que se escogió una cámara totalmente fija que abarcase prácticamente todo el circuito, de forma que pudiéramos ver a todos los corredores en cualquier momento, sin que existan protagonistas. Lo que provoca esto no es tan sólo una pérdida de detalle por ganar profundidad, sino que si nos encontramos en la cabeza o en la cola de la carrera tendremos muy complicado manejar el coche ya que el tiempo de reacción será mínimo.




BR4

La idea de la cámara fija no da sólo el problema que hemos citado, sino que crea confusión en general. Más de una vez nos confundiremos siguiendo a nuestro personaje, ya que a pesar de ser de distintos colores, la velocidad a la que correremos creará gran desconcierto, que sumado a todas las luces y explosiones que nos rodearán, nos sumirá en el caos.

Pasemos ahora a la jugabilidad centrada en el diseño de niveles. Esta vez debemos felicitar al estudio, ya que han conseguido hacer con una fórmula simple algo bastante adictivo. En este juego los mapas son muy pequeños, lo que ocasiona que raro es el nivel que tardemos más de 2 minutos en completar. Circuitos cortos y un sistema de carreras que permite la remontada constantemente da como consecuencia una experiencia bastante grata. Pero como es lógico, lo bueno y breve está muy bien, pero no lo está tanto si esta fórmula se repite constantemente; y ese es el problema de BlazeRush, las mismas experiencias se repiten durante todo el juego.

La metodología de las carreras se basa en intentar echar constantemente a los rivales de la pista o entorpecerlos el mayor tiempo posible, algo que ya hemos visto en otros títulos como Mario Kart, pero que en este caso se ha llevado usando elementos bastante escasos. Mediante los desniveles del terreno, las aberturas de la frotera del circuito y los items que nos proporciona el juego tendremos que atacar a cualquiera que se ponga por delante para ganar cada carrera. La falta de posibilidades en este aspecto se suma a la monotonía que caracteriza al juego y hace que se nos quiten las ganas de jugar más de media hora seguida.

Nombrando más en profundidad los ítems de los que dispondremos en las carreras nos encontramos con dos diferenciaciones: los aceleradores y los ofensivos. Disponemos de 4 tipos de cada uno, lo cual no está del todo mal ya que cada uno tiene una función bastante precisa y si no sabemos cómo y cuándo usarlo, todos pueden convertirse en un arma contra nosotros mismos. La idea en un principio es bastante buena, y mejora uno de los aspectos que fallan en títulos de la competencia; pero tiene el gran fallo de que le falten los objetos defensivos, que aportarían un nivel de estrategia mayor y mejorarían enormemente la calidad de juego.

BR2

Como último apunte respecto a la jugabilidad de lo que vemos en pantalla vamos a hablar de las naves. Si antes las hemos elogiado por su aspecto estético muy cuidado, ahora tenemos que llamar ligeramente la atención a Targem Games ya que en sus funciones pierden bastante. Cada nave tiene 3 estadísticas que las diferencian entre sí: aceleración, peso y maniobrabilidad. No es nada nuevo que estos tres aspectos aparezcan en los juegos de carreras, pero se echa en falta alguno más. De todas formas el punto negativo del asunto no es la escasez en esta ocasión, sino el hecho de que podemos diferenciar las naves en ligeras y pesadas, con sus pros y sus contras cada una según el modo de juego, pero dentro de cada categoría tenemos una o dos naves usables, una excepcional y el resto no valen para nada. Por lo tanto cuando jugamos siempre nos encontraremos con las mismas dos naves repetidas en todas las carreras, cosa de la que no pecan otros títulos ya que hay gran variedad que se adecua a la forma de jugar de cada uno.

Hablemos ahora de aquello que no vemos en la pantalla directamente, pero que tiene más importancia si cabe que lo que hemos hablado hasta ahora: los modos de juego. BlazeRush se compone de 4 tipos de carreras:




  • Las carreras de toda la vida, en las que la única directriz es llegar en la mejor posición posible a la meta.
  • Las carreras contrarreloj, en las que tendremos que batir una marca hecha anteriormente en una sola vuelta.
  • El modo supervivencia, en el que nuestro objetivo será lanzar a todos los rivales fuera del circuito mientras evitamos ser nosotros los expulsados y controlando que no nos destruya la máquina apisonadora que irá detrás de nosotros marcando el límite de velocidad.
  • El modo rey de la colina, curiosas carreras en las que tendremos que aguantar todo el tiempo posible en primera posición, ya que será en ésta en la que sumemos puntos que nos alzarán a la victoria.

 

Cuatro modos de juego bastante diferentes entre sí, pero que a la hora de la verdad se vuelven bastante repetitivos por la necesidad de hacer tantas veces lo mismo, incluyendo en esta generalización la forma de desenvolverse en todos los modos de juego. Además de esto debemos añadir que el nivel final del juego es una batalla contra un único coche y en la que fallan todas las mecánicas de las que hemos venido hablando, llevándonos bastante a la frustración.

Respecto a los menús del juego y sus controles tenemos poco que añadir, ambos son simples pero efectivos. Por el lado de los menús tenemos el modo carrera y el modo multijugador, y por los controles tenemos el stick izquierdo para los movimientos de la nave, el botón X para los aceleradores y el botón cuadrado para los objetos ofensivos. En este caso la sencillez les ha llevado a buen puerto consiguiendo una simplificación muy ajustada al sistema de juego.

BR6

Hablando del modo multijugador poco puedo opinar de él, ya que sólo he podido utilizar su modo local, el cual está bien y  asegura las competiciones entre amigos, para lo cual es el juego perfecto. Pero el multijugador en línea es prácticamente inviable, o al menos yo no he tenido suerte a la hora de utilizarlo quedándome por conseguir únicamente el logro relacionado con este modo. Y no estoy hablando de lag, ni de comunidad tóxica; estoy hablando de que no hay jugadores que utilicen este modo de forma asidua, por lo tanto es muy complicado cruzarte con alguien, y mucho menos con 7 personas, para echar unas carreras. Al menos la compañía ha tenido la buena idea de dejarnos jugar contra la inteligencia artificial mientras se va uniendo la gente, lo cual es un detalle.

Pasemos a hablar del aspecto sonoro que encontraremos en BlazeRush. Tengo dos opiniones contrarias respecto este tema, pero sintiéndolo mucho por Targem Games la parte negativa tiene más peso. Por un lado tenemos un cuidado extremo en los sonidos creados para las naves, así como para colisiones y todo lo relacionado con el ambiente de las carreras, sin duda ha llevado mucho trabajo y el acabado es exquisito. Pero por otro lado tenemos dos aspectos que eclipsan totalmente esa buena eficiencia: la música y el doblaje. Nada más empezar el juego nos chocará que la música ambiente sea Dubstep, el cual he de suponer que ha sido elegido por el ambiente futurista del juego; pero que sumado a lo repetitivo de la jugabilidad crea una sensación de agobio en el jugador. Soy amante de las bandas sonoras de los videojuegos, y rara vez dejo de utilizar cascos a la hora de jugar, para apreciar así la obra en su totalidad; pero con este título he tenido que desactivar la música en más de una ocasión si quería jugar más de media hora (por suerte los desarrolladores nos dan esa opción desde el modo de ajustes). Por otro lado nos encontramos que no hay doblaje alguno de los diálogos del juego, ya que éste se nos presenta siempre a principio de carrera como un bocadillo acompañado de la fotografía de quien nos habla. Que se hubieran creado esas pequeñas líneas de diálogo hubiera reforzado el cuidado que tiene la parte artística del juego, pero no ha sido el caso.

BR5

Conclusiones

Habiendo analizado BlazeRush punto por punto espero que los lectores entendáis el porqué del calificativo quiero pero no puedo con el que designo al título. Para nada es un mal juego, es adictivo, presenta buenas mecánicas y para partidas ocasionales es entretenido y más si se hace con amigos. Pero tiene el problema de que no todo ha sido bien pulido, tiene aspectos muy buenos y otros muy malos y eso destroza prácticamente por completo la experiencia de juego. Quizás por falta de tiempo o de dinero el juego no ha podido expresarse en su máximo esplendor, pero esto le pesará por siempre.

Targem Games no es una mala compañía, ni mucho menos, y nos ha hecho disfrutar con títulos como Hard Truck Apocalypse y Battle Mages. En esta ocasión, a pesar de tener muy buenas ideas e intenciones, se han quedado bastante cortos respecto a lo que podían ofrecer. Esperemos que aprendan de lo sucedido, recojan las cosas buenas trabajadas en este título y las incorporen en otros proyectos posteriores no centrándose sólo en ciertos aspectos.





Positivo

  • Naves y efectos bien cuidados
  • Buenas ideas innovadoras
  • Muy competitivo al jugar con amigos
  • Jugabilidad sencilla y adictiva

Negativo

  • La cámara es un impedimento al jugar
  • Elementos escasos en posibilidades
  • Jugabilidad muy repetitiva
  • Banda sonora ineficaz
  • Trabajo desigual en distintos aspectos del juego
4.7

Malo

Política de puntuación

Aitor Ledesma
Estudiante de comunicación audiovisual y amante de los videojuegos, el cine, la música y las cosas bien hechas. El sistema PEGI no avisa de que un exceso de horas con un mando en las manos crea seres como yo.