Análisis: Civilization: Beyond Earth

PC

Firaxis Games lleva su popular saga de estrategia por turnos al espacio quince años después del clásico Alpha Centauri con cambios en la jugabilidad y muchas novedades

 

La saga Civilization puede tener en su haber ser una de las más longevas en el género de la estrategia. Creada en 1991 para PC, fue adaptada a SuperNintendo, PlayStation o incluso con una entrega creada para consolas en 2008 con Civilization: Revolution. Las civilizaciones y épocas que ha ahondado en su cronología son muy variadas y su propia filosofía de juego nos permitía luchar contra sumerios controlando a una civilización moderna. Debido a unas pequeñas controversias con el derecho del nombre de la saga Jeff Brings y Sid Meiers dejaron el estudio Microphose, creadores originales del primer Civilization y en su nuevo estudio, Firaxis Games, desarrollaron Alpha Centauri, un juego situado en el espacio pero con las mismas mecánicas que la saga Civilization.

Los años pasaron desde entonces y los derechos de Civilization fueron pasando por diferentes manos: Activision, Infogrames y finalmente Take-Two junto con 2K Games que han creado las dos últimas entregas. Así, 23 años después de nacer la saga y justo quince que ésta llegará al espacio nos llega Civilization: Beyond Earth, un homenaje a Alpha Centauri pero con toda la mecánica y aspectos técnicos de Civilization V aunque con ciertos cambios que, quizás, a los más puristas de la saga no les llegue a encandilar. Viajemos al espacio en esta nueva entrega y veamos que nos deparará el futuro en la conquista del universo.

Perdidos en el Espacio

Civilization: Beyond Earth se ambienta en un futuro en el que la humanidad se ve obligada a abandonar la Tierra y buscar un nuevo hogar debido a una guerra planetaria y la escasez de recursos. Debido a esta situación y las propias contiendas, muchos países se han unido en ocho grandes facciones a la conquista del espacio. Estas son la Franco-Iberia, Protectorado Kavithano, CRA, Unión Africana, Polistralia, Brasilia, Cooperativa Panasiática y la Federación Eslava, que podemos elegir tras escoger el grado de dificultad y la duración de los turnos. Cada una de las facciones tiene su propio líder, sus propias unidades y dan determinadas mejoras en los recursos, construcción o combate. Este es el primero de los cuatro criterios que debemos elegir a la hora de comenzar una partida y que condicionará el desarrollo de la misma.

El siguiente aspecto a elegir es el tipo de colonizadores de nuestra nave, los cuales pueden ser refugiados, aristócratas, científicos, ingenieros o artistas y condicionan que haya más población, dinero, mejoras en las habilidades, etc. La Tecnología Única que lleva nuestra nave es la tercera opción a elegir y podemos elegir que tenga más energía (moneda básica del juego en lugar del oro), conocer el planeta a colonizar si elegimos Topógrafo continental, más energía si es Retropopulsores, zonas de recursos si es Escáner Electrónico, un edificio si es Reactor de Fusión o zonas habitadas por alienígenas en el último caso de Sensor de Formas de Vida.

Por último la Carga (hidroponía, laboratorio, materias primas, arsenal de armas o maquinaria) que transporta la nave  condiciona si comenzamos con más población, tropas, trabajadores, tecnología o más armas. Elegir cada uno de los criterios adecuadamente condiciona ligeramente el progreso de la aventura pero también la propia dificultad lo que puede dificultar a que los más novatos en la saga puedan tener más problemas en las primeras partidas.

Ahora bien dado que este Civilization lleva su gran estrategia por turnos al espacio ya no nos encontraremos planetas tan apacibles como La Tierra sino que ahora los mapas serán de tres tipos diferentes dentro de un gran listado: Proteano, con mucha masa terrestre, Terranos, similares a nuestro hogar, o Atlantes, con mucha más agua. Hay configuraciones más avanzadas y complicadas pero solo recomendadas a los más expertos. Estos planetas están basados en algunos ya descubiertos y otros totalmente inventados con más o menos originalidad pero todos divididos en la clásica cuadricula hexagonal de la saga.

No estamos solos en el universo

Al principio de la aventura comenzamos con unos pocos guerreros y un explorador que debe viajar por todas las zonas posibles para descubrir a los posibles enemigos, criaturas hostiles, recursos, zonas que no se puedan explorar por una neblina morada llamada miasma, etc. La interfaz del juego, aunque parecida a la de Civilization V cuenta con muchos más datos en pantalla y a veces puede ser algo liosa pero fácilmente todos los seguidores del género 4X (eXplorar, eXpandirse, eXplotar recursos y eXterminar) sabrán acostumbrarse a ella. Eso sí muchas mecánicas se han cambiado respecto a la última entrega para hacer el juego más diferente y no solo una simple expansión de ésta.

Lo primero es el sistema de afinidades que podemos implantar en la propia filosofía de juego, dividido en tres ramas bien diferenciadas y que marca los árboles tecnológicos que podemos investigar. Estos son Armonía, en el que los humanos se integran con el planeta; Supremacía, basada en la nanotecnología y mejoras para adaptarse al entorno; y Pureza, que sirve para conservar la humanidad y sus tradiciones siendo el que implanta menos cambios en las unidades. Aparte el árbol de tecnologías se divide ahora en decenas de opciones con muchos caminos para tomar, en lugar de los clásicos árboles lineales. Ya no estamos tan limitados como antes pero también es más lioso encontrar una tecnología que requerimos en un momento dado.

El otro aspecto que condiciona nuestro progreso en la aventura es el sistema de Virtudes en el que podemos gastar los puntos de Cultura, desbloqueando nuevas ventajas centradas en el Poder, la Prosperidad, el Conocimiento o la Industria. Para conseguir avanzar en cada árbol, conseguir mejores unidades y construir nuevos edificios hay que explotar adecuadamente los recursos de cada planeta que se dividen en seis, la mencionada energía, junto con el petróleo, titanio, xenomasa, piedra flotante y firaxita. Encontrar cada mina en el momento adecuado nos ayudará mucho en la conquista del planeta.

Ahora bien un aspecto muy negativo de Civilization: Beyond Earth es que hay pocos tipos de unidades (solo Infantería, A Distancia, Vehículos, Artillería, Naval y Aérea) y algunas de ellas son bastante inservibles como las aéreas aunque podemos mejorarlas a base de hacer preferente una Afinidad. En dicho momento podemos implantar una de las dos posibles mejoras en cada unidad, pudiéndola hacer más fuerte o resistente a cierto elemento. Al principio, como en todo Civilization, es muy recomendable que exploremos mucho el terreno y evitemos los combates ya que los rivales suelen estar más avanzados que nosotros y mandan a todas las tropas a la vez (incluso desprotegiendo su base, lo que puede resultar muy favorable con una buena estrategia).

El progreso del juego se basa en construir las diferentes granjas, minas, zonas de cultivo e ir creando y mejorando las diferentes unidades de exploración y soldados para poder combatir adecuadamente. Cada turno dura muy poco tiempo y fácilmente podemos llegar a los 200 turnos en poco menos de dos horas, haciendo que el juego sea realmente adictivo si sabemos adaptarnos a su peculiar jugabilidad.

Mama, espera un turno más para que pueda conquistar al Imperio Zerg

Pero no penséis que conquistar los mundos extraterrestres es cosa fácil ya que alrededor de cada base siempre hay una especie de gusanos gigantescos que nos limitarán mucho la exploración hasta que los eliminemos, así como la miasma que debilitará mucho a nuestras tropas, criaturas neutrales que al menor contacto hostil pueden hasta destruir nuestra ciudad de un pisotón y, por supuesto, otras razas extraterrestres que buscan también conquistar dicho mundo. Afortunadamente contamos con un buen sistema de ayudas que nos aconseja en todo momento (se puede desactivar) y varios niveles de dificultad para todos los gustos y colores. También hay una enciclopedia con todos los términos, mecánicas e historia de las facciones si nos gusta indagar en el origen de cada unión de países.

Dentro de la jugabilidad hay un aspecto muy importante que es el sistema de misiones que conforma una ligera trama y otorga suculentas recompensas pudiendo elegir entre dos posibles vías y objetivos. Así el juego se conforma mucho más variado si bien como en anteriores entregas el espionaje es fundamental para conocer al enemigo o investigar nuevos proyectos de Inteligencia y ver que facción está más cerca de la victoria, para intentar frenarla. También podemos construir Maravillas al igual que anteriores juegos que proporcionan grandes beneficios si somos los primeros.

civilizationbeyondearth6

El resto del desarrollo del juego es el mismo que en todas las entregas de Civilization desarrollándose en clásicos turnos en los que podemos hacer una serie de acciones según nuestros recursos, soldados, tecnología, conocimientos, etc. Ahora bien la Inteligencia Artificial del juego no es que sea de las mejores que hemos visto en el género y muchas veces las negociaciones de la diplomacia son algo absurdas y los diálogos de las mismas no coinciden con lo que se ha pedido para un acuerdo.

Igualmente el aumento de dificultad solo conlleva a que los enemigos comiencen con más recursos, no a que realicen mejores estrategias por lo que doblegarles es bastante sencillo cuando uno se ha acostumbrado a la mecánica del juego. Afortunadamente también contamos también con un modo competitivo para hasta ocho jugadores donde se puede ajustar y personalizar la partida eligiendo el número de adversarios, recursos, opciones, tiempo, etc. Realmente un modo multijugador muy adictivo.

Dear-Civilization-Beyond-Earth-Makers-Stop-Sugar-Coating-Humankind-Already

Aspectos técnicos y conclusión

A nivel gráfico Civilization: Beyond Earth es muy parecido a Civilization V aunque con texturas más trabajadas y una interfaz más futuristas. Las unidades han cambiado pero sus animaciones no demasiado y al haber tantísimas en pantallas solo las podemos distinguir por su color. Por su parte en el apartado sonoro encontramos una adecuada banda sonora con toques de ciencia ficción y aventura que le viene como anillo al dedo. Las voces, dobladas en castellano, son bastante buenas aunque no destacan demasiado y los efectos sonoros son correctos sin más.

Como conclusión, Civilization: Beyond Earth es un gran cambio en la saga para poder implantar muchas mejoras a la hora de personalizar una partida y su propia jugabilidad aunque tiene ciertas carencias a la hora de enganchar a los menos asiduos al género, en ofrecer una inteligencia artificial adecuada o mostrar un mejorado apartado visual. Los fans de la saga Civilization estarán encantados y los que quieran probar el género 4X con un gran título con muchas posibilidades también.


Positivo

  • Muchos cambios en la jugabilidad
  • Grandes opciones diplomáticas y de espionaje
  • Los lideres cambian las apariencias con las mejoras
  • Las originales misiones
  • El modo competitivo para ocho jugadores

Negativo

  • El árbol de tecnología es confuso
  • Las unidades progresas con muchas diferencias
  • La inteligencia artificial rival
  • Los aviones son algo inservibles
  • Técnicamente no tiene muchas mejoras
8

Muy bueno

Política de puntuación