Análisis Cuphead

Studio MDHR consigue crear una auténtica obra de arte del videojuego moderno