Análisis Marvel's Daredevil Temporada 1

Marvel nos presenta su lado más oscuro acompañada de Netflix y nos da el Daredevil que todos nos merecíamos

 

– 10 de abril de 2015. El día finalmente llegó, el día en el que Marvel y Netflix ponían a nuestra disposición la primera prueba de lo que podían hacer si aunaban fuerzas. La primera temporada de “Marvel’s Daredevil” ya está disponible para que todos podamos degustarla al ritmo que queramos. Nosotros hemos preferido devorarla, sencillamente.

La serie del Hombre Sin Miedo se postulaba como una de las más esperadas de este 2015, algo que solo se vio acrecentado por los avances y a su vez por el secretismo. Teníamos lo justo para engrosar nuestras expectativas pero demasiado poco como para satisfacer nuestras ansias. Pero como decimos, el día llegó, y ahora queda ver si “Marvel’s Daredevil” ha estado a la altura de las expectativas o si se ha quedado a medias. ¿Vamos?

Netflix-Marvels-Daredevil-Banner-1024x468

El lado oscuro del Universo Marvel

Lo creamos o no, “Marvel’s Daredevil” pertenece al Universo Cinematográfico Marvel del que forman parte los Vengadores, Guardianes de la Galaxia y demás, y de hecho, hay guiños a lo ocurrido en la cinta de los Vengadores así como a otros personajes. Y como habréis comprobado, poco o nada tiene que ver esta serie con las otras películas o series de Marvel.

Especialmente desde que fuera comprada por Disney, a Marvel se le ha echado en cara ser “infantil”, por ir dirigida hacia todos los públicos, por ser películas desenfadadas y coloridas, por decirlo así. Sin embargo, Marvel Studios siempre ha demostrado saber darle el toque adecuado a sus personajes, y para dárselo a un vigilante como Daredevil debía hacer algo totalmente diferente. Y así ha sido.  Las adaptaciones de cómics no tienen que ser todas oscuras, ni tienen que ser todas coloridas: cada una tiene que ir acorde a la esencia del personaje en cuestión. Porque lo que ha funcionado con Daredevil, no funcionaría con Iron Man, del mismo modo que lo que hizo que triunfaran los Guardianes de la Galaxia no habría servido para el Hombre Sin Miedo.

Por tanto, Marvel baja a los suburbios de su Universo para introducirnos en Hell’s Kitchen, el barrio de Nueva York que frecuenta nuestro protagonista. Un barrio consumido por el crimen, la corrupción, la violencia, etc. Y para reflejar un entorno así, no se podía hacer lo que se había estado haciendo hasta ahora. Por eso, la calificación R que recibió la serie era la adecuada. Sin embargo, “Marvel’s Daredevil” no abusa del contenido calificado para adultos, no necesita mostrar desnudos o chorros de sangre sin sentido. Hace uso de ello cuando cree que debe hacerlo, sin abusar, y definitivamente funciona muy bien.

daredevil3

Y lo creamos o no, este tono tan crudo y oscuro no impide que la serie pueda ser divertida y disfrutable. Hay momentos para la risa también, demostrando que hay que tomarse en serio a uno mismo hasta cierto punto, para no rozar lo ridículo ni lo estirado. “Marvel’s Daredevil” es muy consciente de sí misma y eso nos regala un producto en el que se respira por todos lados la esencia del personaje en las viñetas, demostrando a su vez que se puede contentar tanto a los fans de los cómics como al público general.

Hacer de la ciudad un lugar mejor

“I just want to make my city a better place”. Esa ha sido la frase que ha acompañado a muchos de los trailers y que no ha parado de repetir, de una forma u otra, Matt Murdock en la primera temporada de la serie. Y es que, si tuviéramos que reducir la trama de la serie al mínimo, podríamos decir que de eso trata. De querer cambiar algo a mejor, que es lo que pretenden tanto el personaje principal como el antagonista, o al menos en primera instancia. Pero vallamos por pasos.

“Marvel’s Daredevil” arranca su temporada sin tapujos, metiéndonos de primeras una escena del origen de los poderes de Murdock, un monólogo de éste en el que deja bien claras sus intenciones y una primera escena de lucha de nuestro vigilante enmascarado. Y todo esto antes de los créditos. A partir de ahí, la serie se presenta como una historia de orígenes, y en todos los sentidos, tanto para el vigilante, como para el villano, como para el bufete de abogados, etc. Esto es el principio. Y en ese sentido, la serie se desenvuelve perfectamente, tomándose su tiempo en presentarnos a unos personajes que se desarrollarán de manera excelente a lo largo de las casi 13 horas de duración de la temporada, del mismo modo que nos introduce una trama sencilla pero que será explotada al máximo. Todo esto conjugado con flashbacks que sirven para ayudarnos a conocer principalmente a los personajes, no solo a Murdock, ya que también se emplean para conocer el pasado de Wilson Fisk o cómo se conocieron Matt Murdock y Foggy Nelson.




daredevil2

Siguiendo con los flashbacks, cabe destacar que se emplean a la perfección desde el primer momento. Habría sido un tremendo error juntar todos lso flashbacks de la infancia de Matt en el primer capítulo, porque apenas habría dado tiempo a introducir la trama que más espacio va a abarcar. En ese aspecto, la serie acierta introduciendo lo que quieren que conozcamos del pasado de los personajes y además en relación a lo que pasa en el presente. Cada flashback tiene un motivo para estar ahí, no están metidos con calzador de forma desorganizada solo para contar lo que quieren contar. Además, el tema de los flashbacks agiliza mucho la historia, porque permite a los guionistas ir saltando a los momentos clave que ellos quieren que conozcamos.

Adentrándonos en la trama del presente, “Marvel’s Daredevil” se toma su tiempo para desarrollarla, como viene siendo habitual en series de trama horizontal. Sin embargo, esto le permite aprovechar todos sus elementos al máximo, empezando por sus personajes. La serie no nos introduce a todos sus personajes desde el primer capítulo, sino que algunos tan importantes como Ben Urich, Claire Temple o el propio Wilson Fisk aparecerán después. Esto permite que la serie nos presente de buena manera al trío protagonista y siente las bases de la que va a ser (y además debe ser) una amistad fuerte que va más allá de ser compañeros de trabajo, para pasar más adelante a incluir a los personajes mencionados, y de hecho, el propio Fisk no llega a aparecer físicamente hasta el final del tercer episodio, aunque su presencia se aprecia desde el primer capítulo. Esto ayuda a que conozcamos muy bien a cada personaje, lo que unido al buen hacer de los guionistas con ellos, nos permite conectar con unos personajes bastante atractivos.

daredevil1

Y ese es otro de los aciertos de la serie: cada personaje es atractivo por sí mismo. Todos tienen su propia personalidad y su propio lugar en la trama. No se limitan a ser simples complementos que giran alrededor de la figura del héroe y su guerra personal. Todos tienen su función en la serie y eso es de agradecer, porque evita darnos personajes planos y que no aportan nada, algo de lo que puede alardear la serie. Además, se usan cuando se tienen que utilizar, y no hay tapujos a la hora de prescindir de alguno, como es el caso de Claire, por lo que tampoco acaban cayendo en lo absurdo. Simplemente cumplen su función. Incluso el propio personaje protagonista hay capítulos en los que aparece menos, como el octavo episodio, “Shadows in the Glass”, que está más centrado en Fisk, o en la recta final del undécimo, “The Path of the Righteous”, en el que Matt o su alter ego desaparecen de la ecuación para dar paso a otros eventos.

Siguiendo con más cosas que “Marvel’s Daredevil” hace bien tenemos que destacar la distribución de las escenas de acción, ya que la serie tiene episodios más centrados en la acción, como el sexto episodio, “Condemned”, y tiene otros menos frenéticos, como puede ser el segundo capítulo de la temporada, “Cut Man”, y lo cierto es que saben llevar igual de bien ambos tipos de capítulos, conjugándolos muy bien también. Pero no solo de peleas espectaculares se basta “Marvel’s Daredevil” para generar impacto en el espectador, sino que sabe aprovechar muy bien los momentos que deben ser “épicos”, como la primera vez que héroe y villano intercambian palabras, o la primera vez que estos se conocen cara a cara en la galería de arte. Una prueba más de lo bien que emplea la serie todos sus elementos.

Volviendo un poco a la historia que se nos plantea, como decíamos, no es algo revolucionario, no es algo que nunca jamás se haya contado, pero lo cierto es que está muy bien tratado, y eso nos deja una historia cuanto menos atractiva. “Marvel’s Daredevil” no es una serie de superhéroes al uso, y pretende retratar la lucha del héroe de una forma muy humana, y sin duda lo consigue. Es fácil sentir algo hacia la guerra personal de Matt Murdock porque es un personaje realmente humano, no solo en el sentido de que no es invulnerable, ni tiene fuerza aumentada. Es un hombre que quiere hacer algo bueno, pero que en el camino, como le pasaría a cualquiera, empieza a dudar no sobre lo que hace, sino sobre la forma en que lo hace, lo cual presenta un dilema moral que le da un trasfondo muy interesante al personaje. La línea entre lo que él hace y lo que hacen sus rivales es muy delgada.




Como decimos, la serie se detiene a analizar los dilemas morales de nuestro protagonista, y se dedica a difundir un poco la línea entre el bien y el mal, principalmente para que entendamos a todos los personajes, no solo a los del bando de “los buenos”. Pero además, “Marvel’s Daredevil” se para a tocar otros temas como la amistad, el amor, la justicia o incluso la religión, lo que la convierte en una serie realmente completa, que además de tocar muchas temáticas diferentes, presenta varias tramas, las cuáles finalmente se conectan y ayudan a que haya una gran cohesión en la temporada.

Por último, es necesario destacar lo bien que lleva la serie el ritmo en todos y cada uno de sus episodios. Hay capítulos más lentos que otros, pero lo cierto es que no llegan a aburrir en ningún momento. Cada uno de ellos te hace disfrutar, de formas diferentes y se te pasan volando. Y cuando una serie de capítulos de una hora de duración se te pasa rápido, hay que reconocer que algo bueno estarán haciendo, pues cumple el objetivo básico de entretener.

dd

Daredevil

Llegar al final de una temporada de una serie que te está gustando produce sentimientos contradictorios. Por un lado, tienes ganas de asistir a la esperada conclusión, a la que esperas que sea la gran culminación de una gran historia. Pero por otro lado, no quieres que la cosa termine y tengas que esperar como poco un año para ver más (y especialmente si te has devorado la temporada en un par de días). Y eso es, por fortuna, justamente lo que ha pasado con “Marvel’s Daredevil”, a cuyo final asiste el espectador con unas expectativas tremendas, producto de un buen trabajo anterior. Y es que es el capítulo en el que veremos lo que queremos ver: todo poniéndose patas arriba, el enfrentamiento final entre el bueno y el malo… y el traje rojo.

Daredevil Netflix Marvel

El traje definitivo del Hombre Sin Miedo ha sido uno de los secretos mejores guardados de la serie, y solo fue revelado (parcialmente) el día antes de que se estrenase la serie, y hasta el último capítulo de la temporada no hemos podido verlo entero y en movimiento. En este sentido, un servidor no puede no sacar su lado fan de los cómics y pensar que habría estado genial ver más tiempo el traje definitivo. Pero lo cierto es que el resto de la temporada es tan buena, que al final esto solo termina siendo un detalle nimio. Además, en la serie han sido muy conscientes de esto y han hecho del mencionado atuendo un reclamo más para el final de temporada. Además, el tema ha estado bien llevado. El traje simboliza el cambio, el dejar de ser un tipo que pega a los malos para pasar a ser algo más. Al fin y al cabo, ¿un traje no es un símbolo de algo? Y no hablamos solo de superhéroes, podéis echar un vistazo a los uniformes de las fuerzas de la ley, por ejemplo. Y en este caso, el traje simboliza el nacimiento de Daredevil, y precisamente así se llama el episodio final, “Daredevil”. Porque este último episodio no es solo la culminación de la trama principal, sino también el final de un comienzo, ese final a la historia de orígenes que es la primera temporada de “Marvel’s Daredevil”. Cabe destacar que el traje convence muchísimo más al verlo en movimiento que en el póster que se lanzó, y que supone la única imagen oficial del atuendo. Y a juzgar por muchas opiniones en la red, parece que un servidor no ha sido el único que opina esto.

El final comienza con el que será el detonante definitivo de todo lo que está por venir: la muerte de Ben Urich, o mejor dicho, el funeral de éste. A partir de ahí, el episodio transcurre de una forma que en cierto modo es de infarto. Las cosas parecen salir demasiado bien para los buenos, y vemos cómo Wilson Fisk va a caer, y con él todos sus aliados, y sorprendentemente va a ser bajo el peso de la ley. Todo esto lleva a pensar por un momento que ese ansiado combate final entre héroe y villano no se va a producir. Pero eso es porque nos habíamos olvidado de que esta serie sabe perfectamente qué es lo que queremos. ¿Y qué queríamos? Que nada fuera lo que pareciera. Que Fisk tuviera un plan y que “el vigilante enmascarado” apareciera en el momento perfecto para enfrentarse a él. Y así ha sido.

Marvels-Daredevil-Season-1-Episode-13-2-7fc1




El combate entre el recién nacido Daredevil y Wilson Fisk es sencillamente magistral. No desmerece a ninguno de los dos personajes. Ambos lo dan todo y demuestran ser dignos rivales el uno del otro. Pero la lucha no era solo física, como bien nos han ido diciendo a lo largo de la temporada. Al fin y al cabo, era una lucha de ideales, y eso se ve en la frustración de Fisk antes de saltar a por su rival de rojo. Es una pelea personal también en cierto modo, y todo ello le da un aire diferente al enfrentamiento.

Quizás el final no es el más original de la historia de la televisión, pero no pretende serlo. Simplemente quiere ser un final a la altura de las circunstancias, y sin duda alguna, lo es. Un final feliz, pero que no es un final realmente, es solo un punto y aparte. Fisk no está muerto y nos cuesta creer que no vaya a volver. Ha sido un primer asalto en el ring de boxeo que es “Marvel’s Daredevil”. La historia acaba de comenzar nada más. Daredevil acaba de nacer. Nelson y Murdock ha dado un gran paso para convertirse en el gran bufete de abogados que está destinado a ser. Y Wilson Fisk ha aprendido a no infravalorar a su rival. Por si fuera poco, la serie planta a lo largo de la temporada alguna semilla de la que podrá recoger frutos en el futuro. ¿Queremos o no queremos más?

ddred

Mi ciudad, mi familia

“This is my city, my family”. Eso es lo que le dice Daredevil a Fisk justo antes de tumbarlo definitivamente en el episodio final, y, en cierto modo, define muy bien a Matt Murdock. Como decíamos antes, la serie goza de personajes bien planteados y mejor desarrollados, y actuados de muy buena manera en general. Ante esto, es difícil que los personajes no sean también como “nuestra familia”.

Comenzando por el protagonista, además de volver a insistir en lo genialmente construido que esta hay que destacar algo, y es que han sabido darle un retrato adecuado. Vivimos en un momento en el que todavía quedan secuelas del Batman de Nolan, esas secuelas que hicieron creer a muchos estudios que la única forma de hacer una adaptación de cómic de calidad era haciéndola “oscura”, “realista”, y demás. Teniendo en cuenta que Daredevil es un personaje con alguna similitud con Batman (no quiere decir que sean iguales, que no lo son), lo cierto es que lo fácil habría sido hacer un “Batman de Marvel”, y dejar satisfechos a todos los que se quieren alimentar de dichas secuelas de la gran trilogía de Nolan. Lo tenían bien fácil, y de hecho, tampoco habría sentado necesariamente mal al personaje. Por lo tanto, es de admirar la manera en la que han dibujado a Matt Murdock y a su alter ego justiciero. Ni uno es Bruce Wayne ni el otro es Batman, siendo lo único que acaban teniendo en común que ambos luchan por su ciudad y salen de noche. Poco más.

dd1

Matt Murdock no es un tipo necesariamente deprimido, ni mucho menos frío o despiadado, como sí puede ser en ocasiones el personaje de DC Comics. Murdock es, como ya hemos comentado antes, muy humano, y es un gran punto a favor del personaje. No teme reír, no teme derrumbarse y llorar en los brazos de Karen Page. Es humano porque es incluso capaz de sentarse e intentar comprender a un tipo con el que se acaba de moler a golpes. Definitivamente, es alguien que quiere hacer el bien. Como también hemos comentado anteriormente, le vemos pasar por distintos cambios, incluidos dilemas morales sobre dónde está la línea. Cuando no puedes derribar a alguien con la ley, ¿tienes que sacrificar tus principios, convertirte en lo que quieres destruir solo para salvar vidas? El personaje es bien presentado y desarrollado, sus motivaciones y sus fines están muy claros. Charlie Cox hace un gran trabajo tanto como Murdock como de vigilante enmascarado. Convincente en todas y cada una de las escenas, tanto en las que ríe como en las que llora, en las que golpea como en las que es golpeado. El actor inglés consigue transmitir la dureza suficiente a la vez que transmite humanidad. Sin duda, justo lo que el personaje exigía.

dd2

Si hablamos del héroe, tenemos que hablar del villano, y más cuando se han esforzado por hacer que lo entendamos igual de bien que al protagonista. Un héroe se define por sus villanos,  o eso dicen. Y desde luego, si seguimos ese planteamiento, lo cierto es que Daredevil debe ser un héroe de los grandes, porque tiene uno de los mejores villanos que ha generado Marvel Studios, si es que no es el mejor. Pero sin hablar de adaptación fiel o no, hemos de decir que el tratamiento de este Kingpin ha sido algo relativamente innovador. Un servidor se pone a pensar y no se le viene a la cabeza ahora mismo una serie que se haya tomado la molestia de profundizar tanto en el villano de la función como en el héroe. Ya nos lo avisaron los productores de la serie: esto iba a ser una historia de origen tanto para Daredevil como para Kingpin. Y nada más y nada menos, eso es lo que ha sido.




De esta forma, nos encontramos con un Wilson Fisk marcado por una infancia difícil, en la que se vio obligado a aplastar para no ser aplastado, lo que sin duda definió al hombre que hoy conocemos. Fisk es, al igual que Murdock, un personaje humanizado al máximo, quizás con la intención de “justificarlo”, y sin duda se agradece. Un villano, normalmente, es con el que más cuesta empatizar. Puede gustarte porque adoras al tipo que pone en aprietos al malo, pero realmente, conectar con un villano tan brutal es complicado. Pero “Marvel’s Daredevil” lo consigue, no solo con la historia de su infancia, sino también planteándonos su relación amorosa con Vanessa, que como bien sabrá el lector de cómics, es sumamente importante para el personaje. Y de hecho, llama la atención que la única trama romántica real de la serie se la lleve el villano. Fisk conoce a Vanessa, y eso sin duda le humaniza al máximo, algo que empiezan a notar sus aliados y sus enemigos. Pero no nos engañemos, más allá de su devoción por Vanessa, Fisk no deja de ser un tipo al que no hay que enfadar. Alucinante la manera que han tenido los guionistas de llevar al personaje, ya que en todo momento se mantiene en una perfecta línea en la que la delicadeza y la brutalidad se juntan, como si dos hombres vivieran dentro del mismo cuerpo. Por supuesto, gran parte de este gran personaje se la merece el gran Vincent D’Onofrio, que además de ser ahora mismo la mejor opción para el personaje físicamente, consigue dotar al villano de la película con esa ternura y ese odio que exigía el guión, todo en una sola mirada. Podríamos deshacernos en más halagos, pero sería engrosar el análisis, y ¿para qué hacerlo cuando simplemente puedes resumirlo con la palabra “sublime”?

kingpin

Karen Page es la protagonista femenina de la serie, y sin duda, estamos hablando de un gran personaje del que además se puede sacar mucho en el futuro. La conocemos poco antes de que lo hagan Matt y Foggy, y vemos a una mujer que necesita ser salvada. Pero antes de que salten las alarmas y pensemos que estamos ante un tópico absoluto, la serie nos cuenta por qué está en peligro: nada más y nada menos por ser valiente. Karen, que en los cómics es uno de los intereses románticos de Matt Murdock, y aunque seguro que lo terminará siendo en el futuro, no está puesta en la serie para cumplir un reclamo romántico. Y creo que todos lo agradecemos. Karen tiene su propia historia, una a la que se sumarán Nelson y Murdock, y posteriormente Ben Urich. El personaje está muy bien llevado, capaz de sorprender al espectador como cuando acaba con la vida de Wesley, y afrontando las posteriores consecuencias morales de dicho acto, y del mismo modo, capaz de ser tan tierna como es con aquellos a los que aprecia. Un personaje femenino de esos que nos gusta ver. Deborah Ann Woll nos enamora, no solo por ser una mujer realmente despampanante, sino porque su personaje da pie a ello, y ella pone todo de su parte por darnos a una Karen Page que no se limita a ser un recurso romántico, sino que es la que impulsa una de las grandes tramas de la serie y la que se mantiene firme en todo momento, pase lo que pase, siendo así el importante equilibrio que necesitan Matt y Foggy, especialmente en los momentos malos.

karen

Para terminar con el trío dinámico de los buenos, hemos de mencionar a Foggy Nelson, que está muy bien adaptado. Foggy es claramente el alivio cómico de la serie, pero bien empleado en los momentos adecuados. Pero por suerte, no es solo eso, ya que también tiene momentos realmente emotivos y dramáticos. Sin embargo, lo que hay que destacar es la química que hay entre él y Matt. Realmente te crees que sean amigos de toda la vida y de esos pocos que son para siempre. De verdad te crees que si uno de ellos decide rechazar una oferta de trabajo de esas que te solucionan la vida, el otro le vaya a seguir a muerte. Por eso precisamente, también te crees que Foggy reaccione como reacciona al descubrir que su amigo le ha estado mintiendo desde el primer momento, a lo que ayuda también ese flashback tan acertado en el que se nos cuenta precisamente cómo se conocieron, y que desde luego es una historia de amistad pura y dura, que a alguno le tocará un poco la fibra sensible. Muchos dicen que Elden Henson es de lo más flojo del reparto, pero personalmente creo que su actuación está realmente a la altura, en un papel nada fácil. Al fin y al cabo, cuesta hacer creíble al “graciosillo” del grupo en las escenas más dramáticas, y Henson cumple en todas.

foggy

Ben Urich, aunque no sea un personaje realmente popular, lo cierto es que es un personaje de relativo peso en los cómics, especialmente en las historias de Daredevil, o de otros personajes como Spiderman. En las viñetas, Urich llegó a averiguar la identidad del Hombre Sin Miedo por méritos propios. ¿Por qué contamos esto? Porque quizás nos quede la sensación de que su personaje podría haberse explotado más, no en esta temporada, que está realmente bien llevado, sino en el futuro. Sin embargo, quitando el “modo fan”, lo cierto es que su muerte tiene perfecto sentido en la serie y está realizada de manera lógica. El personaje representa la parte periodística de las tramas policiales/legales de la serie, y además hay tiempo para darle un trasfondo dramático, un poco de historia al personaje para que no sea solo “el periodista”. Urich tiene una historia triste, por lo que no podemos más que sentir admiración por alguien que, a pesar de eso, se levanta a luchar contra el mal diariamente. Cambios de etnia dejados de lado, lo cierto es que este Ben Urich le hace justicia al Ben Urich de las viñetas, y además, Vondie Curtis-Hall está de lo más acertado en su papel.

ben

A partir de aquí nos encontramos con otros personajes más secundarios como Claire Temple, que termina teniendo un papel algo reducido en la serie, pero realmente adecuado. Haber estirado en demasía su participación habría entorpecido la historia, y lo cierto es que eso no le impide dejarle algunas lecciones sobre las que pensar a nuestro protagonista. Rosario Dawson está realmente convincente, lo cuál es una sorpresa. Ella es de tez dura por naturaleza, y sin embargo, aquí rompe totalmente eso.

imrs

Otro personaje secundario al que hay que mencionar sí o sí es a Stick, el mentor de Matt y que se gana de forma merecida un episodio para él solo. Su paso por la serie no sirve únicamente para ver cómo Matt se entrenó físicamente, sino que pone de manifiesto los límites morales de Murdock, que han sido fuertes desde que era joven hasta el día de hoy, lo que le dará un punto extra de drama cuando se plantee renunciar a sus principios para acabar con Fisk. Scott Glenn hace un trabajo simplemente formidable, y todo junto hace que queramos volver a ver al personaje en el futuro sí o sí. La puerta queda abierta, especialmente tras ese misterioso cliffhanger con el que de momento nos van a dejar.

stick

Más allá de estos dos, lo cierto es que hay personajes secundarios de los que hay menos que sacar, pero no deja de ser un hecho que todos sus secundarios tienen identidad propia y están bien definidos, especialmente Wesley, el ojo derecho de Fisk, que es sin duda un gran personaje. Si a eso le sumas el buen hacer de Toby Leonard Moore, nos quedamos con un secundario de lujo. Pero lo mismo podríamos decir del Nobu de Peter Shinkoda (que nos deja con una de las peleas más tensas de toda la temporada), o Madame Gao, interpretada por Wai Ching Ho, y que suscita gran interés, especialmente en su última y misteriosa escena en esta temporada. ¿Volveremos a saber de ella? ¿Qué misterios encierra?

Una nueva película de Marvel convertida en serie

“Marvel’s Daredevil”, más allá de ser una buena adaptación, no deja de ser una gran serie. Y la culpa de esto la tiene, además del ya comentado buen hacer del reparto, el resto del apartado técnico. Puede que el hecho de ser una serie de superhéroes, que siempre se suele asociar con un público joven, eche para atrás a muchos, pero si conocéis a alguien así, hacedle ver su error. Antes de ser serie de superhéroes, “Marvel’s Daredevil” es una serie de Netflix, y en ese sentido, cuida tanto cada detalle como lo hace con otras de sus series, como pueden ser “Orange is the New Black” o “House of Cards”.

red

El primero de los aciertos en este aspecto comienza por algo tan básico como es el guión. Los cimientos de todo. Y no solo estamos ante un buen guión porque haya buenas tramas, o porque éstas estén perfectamente entrelazadas, sino porque estamos ante una serie sin relleno de ese que no aporta nada, y de ningún tipo, ni relleno amoroso metido con calzador para satisfacer las necesidades del público adolescente, ni peleas forzadas con el único fin de contentar a los que quieren ver golpes y golpes, ni conversaciones intrascendentes que no llevan a ningún lado. Cada escena, cada diálogo sirve para algo. Porque “Marvel’s Daredevil” no es un producto más hecho en fábrica, no. Es una serie que sabe lo que quiere contar y lo hace, y luego ya se verá si al público le gusta o no. Por tanto, el guión es la primera piedra de esta gran obra. Mención aparte a los diálogos, que están francamente bien, y nos dejan algunas frases que realmente están a la altura de las circunstancias (prueba de ello es que hemos utilizado algunas a lo largo de este análisis).

A partir de ahí saltamos a la dirección de los episodios, que es directamente una de las cosas más destacables del apartado técnico. Y es que no estamos ante una serie al uso, sino a una serie rodada con precisión cinematográfica, y eso se ve, sin ir más lejos, en las peleas. “Marvel’s Daredevil” utiliza todo tipo de formas para rodar sus escenas de acción, siendo una de las más destacables la pelea del segundo capítulo, grabada nada más y nada menos que en plano secuencia. Simplemente sublime. Tanto que cuesta creer que la forma de rodar las peleas en “Marvel’s Agents of SHIELD” o “Marvel’s Agent Carter” deje tantísimo que desear. Suponemos que la marca Netflix tendrá algo que ver.

Otros aspectos que destacan bastante son la fotografía y la banda sonora. Son dos elementos que aunque no se entienda mucho ni de fotografía ni de música, el espectador lo nota en el resultado final. Estos dos elementos, bien empleados, elevan a cualquier película o serie a otro nivel. No sería justo decir que estamos ante lo mejorcito de la televisión en este aspecto, pero como poco hay que destacarlo. Un servidor aún está prendado de la melodía que acompaña a los títulos del opening.

Por todo esto, “Marvel’s Daredevil” es más que una mera adaptación de cómics que pretende satisfacer a los aficionados de turno (entre los que un servidor se encuentra), ya  que es del mismo modo una gran serie que podrá ser disfrutada por todo aquel amante de las series bien hechas, esas que al compararlas con algunas producciones mayores del cine, te das cuenta de que la diferencia reside en que una pertenece a un medio audiovisual y la otra a otro. Una película de casi 13 horas de duración.

daredevil-netflix-marvel-stills-01

Conclusiones

“Marvel’s Daredevil” es la serie que nos prometieron y más. Pese a la difícil tarea de satisfacer una expectativas quizás demasiado altas, la serie de Marvel se corona como la mejor serie basada en un cómic de la actualidad, tanto como adaptación como en los apartados más técnicos, que la coronan como una de las grandes series de lo que llevamos de 2015. Pocos fallos y muchas virtudes. ¿Qué más podemos pedir?

Poco más que añadir a lo dicho. Ahora queda ver cuándo volverá la serie y qué intenciones tiene Marvel, porque aunque no hay segunda temporada confirmada, damos por hecho que la decisión lógica sería confirmarla más pronto que tarde. Marvel ha sido lista y ha realizado en primer lugar la serie del personaje más popular de los cuatro que va a tratar con Netflix, para atraer gente y demostrarles lo bien que funciona su alianza con el canal de streaming. Tras esto, solo nos queda esperar a “Marvel’s A.K.A. Jessica Jones”, y por supuesto, empezar a debatir. ¿Qué os ha parecido esta primera temporada de “Marvel’s Daredevil”?

ddd


Redactor especializado en series, además de amante del cine, la música, los cómics y la escritura.