Análisis Digimon All Star Rumble

PlayStation 3 Xbox 360

Digievolución fallida

 

La franquicia Digimon nació hace poco más de quince años y en su mejores años fue capaz de igualar o incluso superar a los conocidos Pokémons, de Nintendo. Pero así como los famosos juegos de Gamefreak solo salieron en las consolas de Nintendo, los aguerridos Digimon, al pertenecer a Bandai Namco, han aparecido en multitud de consolas, desde PlayStation o Wonderswan a PlayStation 2, Xbox, Gamecube o Nintendo DS con entregas más o menos notables, como Digimon World Dusk/Dawn o la saga Digimon Rumble Arena. Digimon All Star Rumble es la primera entrega de la saga en PlayStation 3 y Xbox 360 tras muchos años sin una entrega en una consola doméstica y próximamente nos llegará Digimon Story: Cyber Sleuth para PlayStation Vita y Digimon Fusion Fighter para iOS. Veamos cómo es el nuevo juego del estudio Prope (fundado por Yuji Naka, creador de Sonic) y qué ofrece en un género tan variado como es el de la lucha 3D.

Para empezar Digimon All Star Rumble solo ofrece tres modos de juego: Historia, Combate (que se divide en una serie de minijuegos o peleas de 2 o 4 jugadores) y Entrenamiento, junto con las propias Opciones personalizables y Coleccionables, donde podemos ver las cartas que hemos conseguido de las 200 disponibles. La historia no podría ser más simple: después de un largo periodo de paz, los Digimon proponen un primer Torneo Digimon Evolución para determinar el más fuerte de todos ya que se encuentran desentrenados y son incapaces de digievolucionar. Contamos con solo doce digimon de las sagas más famosas del anime: Agumon, Shoutmon, Dorulumon, Gabumon, Tentomon, Biyomon, Gatomon, Wormmon, Gomamon, Veemon, Impmon y Guilmon y cada uno cuenta con su propia digievolucion y una segunda evolución algo más fuerte y espectacular aunque algunos la comparten (como Agumon y Gabumon que tienen a Omnimon), llegando así la cuantía de formas en 32 formas diferentes, escasas comparadas con otros juegos del género.

Digimon-All-Star-Rumble_2014_09-18-14_002.jpg_600

El desarrollo del juego no tiene ninguna escena cinemática y los vídeos son las típicas imágenes con viñetas de los personajes y textos en castellano. El modo Historia consiste en ir avanzando por las fases derrotando a diferentes enemigos, algunos mini-jefes de nivel y un jefe bastante complicado, pudiendo así desbloquear muchas cartas. La duración de cada historia de los doce digimon suele durar entre hora y media a dos horas, llegando en total a casi las 20 o 30 horas, 50 si queremos desbloquear todos los logros y cartas que ofrece el juego. No estaría mal la duración si la jugabilidad no fuera tan sencilla ya que solo contamos con un ataque fuerte que se puede cargar, otro débil más rápido, un ataque a distancia y un botón para defendernos. También podemos saltar en los combates, siendo además esta forma el método más rápido de conseguir los objetos que van apareciendo en el escenario y nos dan mejoras, como la posibilidad de lanzar un misil, un rayo o poder recuperar vida. También hay un objeto que aparenta ser alguno de los anteriores pero nos convierte en el repulsivo Numemon por un tiempo limitado y, por último uno que nos hace digievolucionar al instante.

Esta digievolución es muy importante ya que aumenta mucho nuestros parámetros y cambia ligeramente los ataques aunque no dura demasiado. Si conseguimos digievolucionar 3 veces en un combate rellenando su barra respectiva podemos hacer un ataque final y llegar a la forma especial de cada Digimon. El sistema de cobertura, por su parte, casi pasa desapercibido porque es lento y los Digimon reaccionan tarde. Este desarrollo del juego recuerda ligeramente a PowerStone o la Saga Super Smash Bros si le sumáramos una tercera dimensión ya que hay que ir recogiendo objetos y atacando a los rivales.Asimismo, los escenarios son más bien pequeños, vacíos y parcos de detalles, pero recrean algunos de los lugares más conocidos de la saga, como la Ciudad de los Juguetes, el Bosque Nativo, la playa Coela Beach, etc. Aunque el problema aparece cuando hay un objeto importante lejos de la acción ya que los personajes corren muy lentamente.

digimon imagen 2

Los otros modos de juego tampoco aportan demasiada variedad ya que son machacabotones sin ninguna dificultad. Obviando el modo Entrenamiento, en Combate encontramos un modo Supervivencia con tres vidas, un modo Atrapa la Bandera con la que podemos hacer puntos mientras la tenemos, ganando el que más tenga al final del tiempo, un Modo Bomba, la cual explota pasado un tiempo (como una patata caliente que hay que ir pasando a los rivales) y un Modo Puntos de golpearse sin más. Lo que más llamará la atención a los seguidores de la saga son las 200 cartas que podemos coleccionar las cuales se pueden equipar dos de ellas en los combates, activándose algunas aleatoriamente o pudiéndose activar en situaciones determinadas con efectos muy variados, como explosiones, ondas de choque, mejores atributos o algunas formas ocultas. Incluso si ambos contrincantes activan sus cartas al mismo tiempo estas chocan y puede aparecer una especial. Esto unido a la posibilidad de jugar hasta cuatro jugadores en la misma máquina (no tiene modo online) puede hacer batallas bastante épicas para los más pequeños, el público que más disfrutará del juego.

Técnicamente nos encontramos con una de cal y otra de arena. Si bien los digimon y sus evoluciones están muy bien representadas, aunque algunas sean diferentes a las del anime, los escenarios son muy vacíos, parpadean y muestran ciertos dientes de sierra y algunas texturas casi parecen de la pasada generación. Los más acérrimos de la saga podrán perdonar estos defectos pero con máquinas con más de nueve y siete años de vida es algo inexcusable para el estudio Prope. Por su parte el apartado sonoro cumple sin más, con algunas melodías extraídas del anime y adaptadas, efectos sonoros llamativos aunque simples y las voces en japonés de los mismos dobladores que el anime japonés. En general un aspecto técnico que podría haber cumplido a principios de generación pero que a estas alturas defrauda más que divierte.

Digimon-All-Star-Rumble-006

En general Digimon All Star Rumble es un título que solo gustará a los más jóvenes y a los que les guste este tipo de lucha que tanto encandilo en las dos entregas de Power Stone para Dreamcast (recopiladas más tarde para PlayStation Portable). Además por desdenes al público europeo, nos llega más caro que en Norteamérica, donde el juego está por 40 dólares, un precio quizás aceptable para el juego que es, pero en Europa está por 60 €. Hay muchos mejores ejemplos en la lucha tridimensional en ambas consolas empezando por los Naruto Storm Revolution, Ultra Street Fighter IV, Injustice: God Among Us, Mortal Kombat, Tekken 6, Tekken Tag Tournament 2 y un largo etcétera. Al menos el próximo Digimon Story: Cyber Sleuth para PlayStation Vita, al centrarse más en la aventura parece más prometedor, otra historia será si llega a Europa.


Positivo

  • Las 200 cartas coleccionables
  • Los momentos de Digievolución
  • Los combates a 4 jugadores

Negativo

  • Solo 12 personajes y evoluciones compartidas
  • Pocos modos de juego
  • Gráficamente está muy desfasado
6.1

Jugable

Política de puntuación