Análisis Dmc Definitive Edition (Devil May Cry)

PC PlayStation 4 Xbox One

Descubre las mejoras que trae esta nueva edición de DmC destinado a la nueva generación de consolas

 

Cuando por fin vio la luz Devil May Cry allá 2001, las cosas cambiaron. El juego de Capcom supuso un antes y un después en el tan popular género de los Hack & Slash -lo que aquí en España llamamos avanzar y dar ostias- gracias a la cantidad de escenas cercanas a la narrativa cinematográfica -tanto prerenderizadas como con el motor gráfico del juego- como por su apuesta con un sistema de combate en tres dimensiones más cercano a los juegos de lucha, con multitud de combos, con un de plataformas y puzzles.

DmC Devil May Cry™: Definitive Edition_20150314155738

No es que Devil May Cry fuese el primer hack & slash, eso queremos que quede bien claro, sino que la apuesta por un juego “diferente” le hizo marcar esa línea -o fórmula- que siguen a día de hoy  juegos tan aclamados como Bayonetta.

En este sentido no podemos olvidarnos de Dante, el personaje principal de la saga cuya personalidad desenfadada y rebelde hizo ganarse el corazoncito de muchos jugadores  a través de cuatro entregas.

Es precisamente Dante alrededor del cual gira todo el universo Devil May Cry y por el cual, el juego que a continuación vamos a analizar, no tuvo demasiada buena acogida inicialmente.

DmC Devil May Cry™: Definitive Edition_20150314161835

Después de cuatro entregas repartidas en dos generaciones distintas, tanto jugadores como la compañía -Capcom- veían necesaria una vuelta de tuerca a la saga ya que  parecía que después de la cuarta entrega estaba algo estancada, asi que se decidió por hacer un reboot que realizaría Ninja Theory.

 

Pero este “reboot”  supondría el cambio de muchas cosas que no sentaron muy bien dentro de los seguidores del juego.  Por un lado la dificultad sufriría una bajada importante, además de la cantidad de combos -algo muy características de la saga- se vio reducido, pero lo que realmente levantó las iras de todo jugón de Devil May Cry fue el rediseño de su personaje principal.

Dante se había convertido según muchos jugones en una “nenaza”, un “emo”. Incluso alguno de los más acérrimos seguidores, desecharon incluso comprar esta nueva entrega aún sin haber probado siquiera el título y a pesar de que los vídeos mostrados nos hacían creer que estábamos ante un digno sucesor. Por cierto, en este “Definitive Edition” tendremos la posibilidad con el “skin” de Dante de Devil May Cry.

DmC Devil May Cry™: Definitive Edition_20150314161548

Una generación después, llega el remake para la nueva generación de consolas, en el cual se han añadido una serie de mejoras bastante interesantes que gustará mucho a jugadores que no probaron en su día por aquel odio irracional al nuevo diseño, como para aquellos que en su día disfrutaron del título sin ningún tipo de prejuicio.

Para los iniciados en la saga, os contaremos brevemente la historia. Dante, el hijo resultado de la relación de un demonio y un ángel, vive al margen de la ley en una sociedad controlada por lo demonios y sin saber muy bien de donde procede. Una vez encontrado a Vergil, su hermano gemelo y líder de una orden que lucha contra la tiranía impuesta por los seres que habitan en el infierno, descubrirá de que su verdadero destino.

DmC Devil May Cry™: Definitive Edition_20150314171743

El juego, sigue teniendo la misma mecánica que las anteriores cuatro entregas, discurriendo por diferentes capítulos por los cuales se irá desarrollando una trama algo más cinematográfica que en las anteriores entregas. Durante el desarrollo, lo combates siguen siendo de suma importancia ya que a través de ellos podremos ir desarrollando las habilidades que iremos adquiriendo durante todo el juego gracias a un sistema de “estilo” que premia el uso de diferentes combos en el combate.

 

La mejoras que ofrece esta “Definitive Edition” van más allá de las simples mejoras gráficas -que ya hablaremos más adelante de ellas- pues se han incorporado una serie de añadidos como el Modo Turbo, el cual podremos activar mediante la activación de una pestaña antes de entrar a jugar los capítulos, y que aumenta la velocidad del juego en un 20% para que combinado con los nuevos modos de dificultad, podamos tener una experiencia cercana a los juegos originales, algo que ha demandado mucho desde la comunidad jugona, la cual parece que ha sido escuchada.

DmC Devil May Cry™: Definitive Edition_20150314160257

Se ha añadido una serie de mejoras al comportamiento de todos los enemigos, los cuales se hacen mucho más difícil de derrotar -incluyendo los “bosses”-, además de que el premio por “estilo”, es decir,  la puntuación dada por el uso de diferentes combos se ha vuelvo mucho más restricto, por lo que si decidimos jugar en los nuevos modos de dificultad tendremos que que realizar los combos con suma precisión. Pero no temáis, otros de los añadidos que va en la línea de la jugabilidad es el comando “marcar” con el que fijaremos a un enemigo en concreto con solo mantener o apretar -eso va a nuestro gusto- pulsando un botón. Prepararos para usar mucho el modo entrenamiento, por que os será de gran ayuda.

En esta línea está el nuevo modo llamado “estilo indispensable”. Se trata de una especie de modo de dificultad en el que debemos realizar combos de estilo “S” o superior para poder hacer daño a los enemigos. Es bastante complejo y desafiante, así que si eres de los que te gustan los desafíos, os encantará jugar en este modo que podremos activarlo en cualquier nivel de dificultad.

Si a todo esto, le añadimos las nuevas funciones sociales, el añadido de trofeos y logros y y todo las modalidades que se han incluido, estamos antes un título que dará muchas más horas que las versiones anteriores. Eso sí, el modo historia es algo corto para nuestro gusto. Será que nos ha gustado tanto que queríamos unos cuantas capítulos más.


Por otro lado, y siguiendo con los añadidos, el juego ha incorporado el capitulo extra “La caída de Vergil” durante el cual controlaremos al hermano gemelo de Dante durante unos acontecimiento que ocurren después del final de DmC, por lo que es recomendable jugarlo después de haber pasado la aventura principal

La mejora gráfica es y será algo evidente que encontraremos en cualquier remake que se está lanzando en esta nueva generación de consolas, salvo contadas excepciones. El juego original lanzado para PlayStation 3, Xbox 360 -sobre todo estas dos- y PC, tenía una serie de problemas de rendimiento que han sido solucionados casi en su totalidad.

Por un lado ha desaparecido el tearing, ha desaparecido la carga de texturas y sobre todo, se ha perdido esa bajada de frames -ahora funciona a 60 frames estables– tan molesta que sufrimos durante los combates a pesar de que se trata de un juego en el que no tenemos batallas contra demasiados enemigos a la vez.

Ahora todo funciona bien, funciona óptimamente y sobre todo el juego ha visto como la resolución también ha sido aumentada a 1090p. Todo ello, junto con el espléndido trabajo de la compañía en el diseño de los escenarios, iluminación y en las escenas cinemáticas hacen de pensar que este juego bien podría haber salido de lanzamiento para la PlayStation 4 y Xbox One sin ningún problema.

 

¿Merece la pena esta “Definitive Edition”? Pues definitivamente si, dependiendo de si te gustó o no la versión de PlayStation 3 y Xbox 360. La verdad es que el hecho de poder volver a jugar a un título que realmente demandaba una plataforma donde rindiera óptimamente se disfruta mucho más. Si le  añadimos, los nuevos modos de dificultad que acercan las jugabilidad a los juegos previos a este reebot, tenemos un título muy mejorado en todos los aspectos a un precio reducido.

Por otro lado, el hecho de jugar con el DualSock 4 -hemos analizado la versión para la consola de Sony- hace mucho que disfrutemos mucho más la experiencia de realizar combos, ya que con la anterior versión del mando de Sony, se hacía bastante difícil hacer algunos de ellos.


Sin duda, este nuevo DmC tiene madera para convertirse en una buena saga para la nueva generación de consolas y deja la puerta abierta a que Devil May Cry sea uno de los hack & slash a tener en cuenta durante los años venideros.


Positivo

  • La mejora gráfica y jugable
  • Un montón de extras nuevos y modos de dificultad
  • Historia bien hilada y personajes bien trabajados
  • Jugarlo con un DualSock 4

Negativo

  • Otro remake de la pasada generación
  • Un título se hace algo corto, sobre todo si juegas en dificultad moderada
  • Los modos de dificultad tienen un curva poco ajustada
7.8

Bueno

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.