Análisis Dogchild

PlayStation 4
 

Hoy en Areajugones analizamos un videojuego “Made in Spain”, Dogchild, una aventura que llega de la mano de la desarrolladora española Animatoon Studio y que fue el ganador de la Primera Edición de los Premios PlayStation. Aquí en Areajugones ya hicimos un seguimiento de este juego desde hace tiempo, ya que asistimos a su presentación y pudimos entrevistar en la Madrid Games Week a Darío Ávalos, su creador.

Así que vamos a ver si este videojuego español cumple lo que promete y consigue que nos sumerjamos en una aventura digna de experimentar o se quedará en un mero intento de entretener al jugador.

Dogchild

Dogchild es un juego de aventuras que relata la historia de Tarpak, un joven y valiente muchacho, y su perro Tarao, fiel y muy inteligente. Juntos tendrán que investigar la desaparición de los padres de Tarpak, lo que les llevará a descubrir los planes de la malvada Corporación Cornish. Tendrán que pararles los pies si quieren que todos los animales del mundo estén a salvo de ellos y de sus experimentos. Tarpak sólo podrá valerse de su pelota de goma para defenderse ante los peligros, a no ser que llegue Tarao para echarle una mano, o una pata en este caso.

El juego consta de 6 niveles o mundos, donde tendremos que hacer frente a los enemigos a que interpongan en el camino de Tarpak y Tarao. La duración no es muy extensa, ya que el juego se puede completar en unas 4-5 horas, dependiendo si nuestro estilo de juego es más pausado o más alocado. La historia está bastante bien hilada y es algo fresco y nuevo, por lo que la conexión entre las misiones está muy bien realizada y su historia es uno de los puntos fuertes de Dogchild. Además, si nos hemos quedado con más ganas de jugar a este juego tras terminarlo, la buena noticia es que tiene un final abierto para su futura continuación (no os desvelamos nada de la trama), por lo que podremos seguir en un futuro si así lo deseamos.

Diseño Gráfico y Sonido

Como hemos visto antes, Dogchild se divide en 6 misiones o mundos, cada uno con un diseño distinto y variado. Los paisajes varían desde las grandes ciudades a las montañas nevadas, por lo que es muy diverso el diseño en ese sentido. Visualmente es un juego bonito y colorido, pero los bajones de frames que tiene cuando corremos o nos desplazamos muy rápido llegan a ser bastante molestos para el jugador. El motor gráfico del juego es Unity y consigue que algunos aspectos luzcan muy bien, pero los FPS son la debilidad de Dogchild. El estilo de los menús recuerda al estilo de los cómics o en juegos como Ultimate Spiderman, muy colorido y con una fuente para las letras muy animada y característica. El diseño de personajes es bastante sencillo y se echa en falta algún que otro diseño distinto para enemigos o algo más de variedad.

La banda sonora es muy apropiada para el juego, ya que acompaña bien durante las misiones y su vuelve más tensa cuando hay momentos de peligro o peleas intensas. A pesar de tener este buen acompañamiento, se echa mucho en falta una voz para el protagonista, Tarpak, y para algún otro personaje más, ya que únicamente están subtitulados, y una voz ayuda a que el jugador tenga más apego hacia el personaje y le da algo más de humanidad, sobre todo al tratarse de un chico joven.

 

Jugabilidad

En Dogchild podemos alternar entre manejar a Tarpak o a nuestro perro Tarao mediante el botón táctil del Dualshock 4, cada uno con sus propias habilidades que serán requeridas en distintos momentos de las misiones. El joven Tarpak puede escalar distintos sitios para explorar la zona y combatir a los enemigos que nos harán frente, y Tarao puede seguir fácilmente los rastros que nos llevan a nuestro objetivo o a nuestra siguiente pista y distraer a nuestros contrincantes. La mayoría del tiempo jugaremos con Tarpak, ya que será con él con quien debamos deshacernos de los enemigos. La jugabilidad es bastante pausada, ya que tienes que ir distrayendo a los enemigos uno por uno, o de lo contrario te será imposible enfrentarte a dos guardias mientras te atacan. La mecánica de combate es lanzar una pelota de goma a tus adversarios para noquearlos y después atarles en el suelo para que no se vuelvan a levantar. A medida que vamos avanzando en el juego, se acaba haciendo algo monótono que esta sea la única manera de acabar con los guardias, ya que se echa de menos algún arma alternativa en algún escenario.

Al final de cada misión tendremos que resolver un sencillo puzle, como seguir una secuencia de botones o darle a un botón cuando salga un número en concreto. Son pruebas muy sencillas que se pueden completar sin ningún esfuerzo. Tras ese puzle, se encuentra un jefe final al que tendremos que derrotar si queremos avanzar. Los jefes se caracterizan por ser algo más complicados que los enemigos normales, pero no son difíciles y eso es algo crucial. Si hay algo que he echado de menos en Dogchild ha sido el poder elegir el nivel de dificultad, ya que para alguien que disfrute con los retos este juego le va a parecer demasiado sencillo. Pero a pesar de la dificultad, el planteamiento del juego es muy bueno y cumple su idea de ser una aventura.

Dogchild_20160119134842

Conclusión

Parece que a la industria del videojuego española le está costando mucho arrancar, ya que hay pocos títulos que realmente te hagan pararte y decir: “Vaya, esto es un juegazo”. Sin embargo, Dogchild ha guiado bien el camino hacia esa meta y es un paso importante para tener en consideración lo que los pequeños estudios como Animatoon son capaces de hacer. El juego tiene defectos (bajadas de frames, jugabilidad muy pausada, bastante sencillo), pero no por ello deja de ser un buen juego y de ser un merecido ganador de la Primera Edición de los Premios PlayStation. Si tuviese que quedarme con algo del juego, sin duda me quedaría con un mensaje de los créditos.

El mensaje estaba dirigido a los jugadores, y es que eso las compañías lo olvidan muy fácilmente: Este juego está hecho desde una idea y está hecho con sentimiento, y esto es muy raro hoy en día, ya que muchos juegos que venden millones de copias parecen olvidar que están hechos para los jugadores y para que ellos disfruten. Puede que este juego no sea el mejor al que puedes jugar hoy en día, pero sin duda está hecho desde el corazón y con la idea de proteger a nuestros animales, y eso es una labor más que excelente.


Positivo

  • Historia original
  • Diversidad de escenarios
  • Creado con cariño hacia los jugadores
  • Alternar entre personajes

Negativo

  • Bajones gráficos
  • Se echa en falta una voz de doblaje
  • Jugabilidad algo pausada
  • Muy sencillo
  • Corta duración
7.5

Bueno

Política de puntuación

Chosen Undead, Ashen One & Vileblood Hunter. Amante de los videojuegos y sobre todo de aquellos que suponen todo un reto.