Análisis Elite: Dangerous

Xbox One
 

Aunque Elite: Dangerous haya tenido tanto revuelo mediático, no es una nueva IP sino la cuarta entrega de una saga de simulación en navegación espacial con bastantes años a sus espaldas. Si es la primera en llegar a consola, ya que la anterior (Frontier: First Encounters) se lanzó en PC allá por 1995.

elite dangerous logo

¿Y por qué ha tenido tanto revuelo este videojuego? Quizás fuese por la espera de los fans que han tardado veinte años en ver una nueva entrega, o quizás que su premisa es una de las más ambiciosas que se recuerda en el mundo de los videojuegos: una libertad única para explorar, nada más y nada menos que más de 150.000 sistemas planetarios. Una cifra alocadamente exagerada pero que garantiza una jugabilidad abierta única. Pocos mundos abiertos han logrado transmitir esa sensación de libertad tan bien como éste. Porque esto es Elite: Dangerous.

Unas primeras horas complicadas

Y es que no es un juego simple. Y mucho menos fácil de dominar con el tiempo. Porque os aseguramos que en estas dos decenas de horas que hemos jugado, ha sido imposible entender el concepto al 100%. Demasiadas cosas que hacer, demasiado mundo que explorar y una jugabilidad que no acompaña en el sentido de facilidad.

EliteDangerousCobra.jpg

Empecemos por lo sencillo: el tutorial aquí es necesario, mejor dicho, imprescindible. Un tutorial en el que se desarrolla más de una de decena de misiones ¿guiadas? que te enseñan lo mejor del juego, y lo que podemos hacer a manos de una nave. Porque son muchas cosas. Por ejemplo, te enseñan lo más básico, que sería señalar a un enemigo con una marca que autodirige (y no siempre) los disparos hacia nuestro objetivo.

Otras misiones útiles consisten en cómo poder utilizar y conducir la nave, cómo explorar el vasto mundo entre universos (porque aquí tenemos tres velocidades diferenciadas, cada una con su utilidad) y cómo luchar. Primero con unas batallas sencillas y luego con otras más complicadas en las que será fácil morir si no echas un vistazo a Youtube.

Elite Dangerous screenshot espacial

¿Pero es que el tutorial no es suficiente? No. Y el juego lo ejemplifica claramente ya que antes de cada nivel hay una pantalla de carga en la que aparece qué videos del canal oficial del videojuego hay que ver para comprender cómo llevar a cabo la misión. Si obviamos la misión entrenamiento sobre el viaje entre sistemas, el resto no están explicadas. Quizás sea un fallo ya que si no se recurre a los vídeos te vas a encontrar muy perdido.

Esos vídeos, de varios minutos de duración, vienen también en inglés, como el juego, otro impedimento en nuestro país para que muchos jugadores le den una oportunidad. Pero he de decir que pese a utilizar lenguaje algo complejo y técnico, el juego se entiende correctamente con un nivel básico del idioma. Tiene una interfaz muy intuitiva y logra que no nos perdamos (o sí, como ahora diremos) en ningún momento.

Tras esas primeras horas…

Aunque el tutorial creáis que ayuda, que así es, no enseña ni una centésima parte de las posibilidades del juego. Porque estamos ante un videojuego tan libre que todo lo que puedas imaginar (casi todo) lo podrás realizar. Aunque ciertamente hay un elemento muy importante que nos limitará (nos sigue limitando) hasta bien entrado el juego: ese es el dinero. Esta economía virtual forma parte de nuestra propia “profesión”, un comerciante que va mercadeando por toda la galaxia intercambiando objetos, extrayendo minerales y vendiendo mercancías para poder ir consiguiendo mejoras.

Elite Dangerous 6

¿Por qué en qué MMO el dinero no es importante? Y más aquí, en el cual si vas mal preparado puedes sentirte en desventaja en una batalla decisiva entre un grupo de enemigos y la soledad de tu nave. Aunque no es siempre necesario luchar, ya que no es un elemento de obligado cumplimiento, hay otros jugadores que nos han sorprendido en más de una ocasión y ni el tutorial referido a las batallas nos ha ayudado para evitar caer en batalla.

Unas batallas que se presentan de manera muy espectacular, con una jugabilidad que acompaña: el manejo de la nave es bastante intuitivo: los controles son sencillos y en el tutorial lo explican correctamente. Pero a la hora de la verdad, es difícil de dominar. Cómo si se tratase de un gran simulador (dentro de su campo, lo es), no será tan fácil girar cómo nos gustaría, ya que en ese momento de giro puede que estés siendo atacado por tropas enemigas y acabes mal.

Elite Dangerous 5

Por otra parte, el juego tiene un sistema de ´ayuda`, que es el escudo protector que se rompe en algunos momentos y vuelve al poco tiempo. Sobre todo nos ayudará en los tutoriales, donde la IA enemiga está controlada por el ordenador y un buen escudo nos librará de más de un buen apuro. Pero cuando ya juegas al juego completo, apartado de los tutoriales y al que puedes acceder totalmente verde, un escudo ayudará pero no será una salvación segura, y menos al jugar al inicio, donde tenemos una nave poco desarrollada y habrá que ir mejorándola.

Un vacío realmente poblado

En el mundo abierto de la Vía Láctea, donde se desarrolla el videojuego, hay de todo: estaciones espaciales, estrellas, planetas, satélites… Ciertamente no se pueden bajar a todos los astros y espacios, aunque sí podemos entrar a las estaciones para poder mejorar nuestra nave, elemento como decimos esencial si queremos mejorar. Las naves tienen un diseño bastante genérico y muchas nos resultarán parecidas, pero es suficiente ya que el trabajo de ingeniería al representar todo el espacio es impresionante.

Elite Dangerous 4

Las distancias parecen insalvables. Puede que en pantalla se vea a una estación espacial, pero estará quizás a 100 kilómetros y tardarás un buen tiempo en llegar. Para ello usaremos una velocidad primaria, en la cual aceleramos y deceleraremos con los gatillos superiores. En segundo lugar tenemos una velocidad algo superior que activamos con el botón B, en el cual pegaremos un acelerón gastando para ello una mayor cantidad de energía. Y por último la velocidad hiperespacio, que es la utilizada para viajar cómodamente entre sistemas y que nos coloca en el lugar seleccionado en un abrir y cerrar de ojos.

Combatir requiere sudor y lágrimas

Luego está el modo combate, algo rutinario pero con diferentes armas, misiles y rayos láser con los que poder hacer frente. Se dispara con el gatillo derecho trasero y habrá que combinar perfectamente la conducción de la nave con el ataque, para que no nos quedemos mucho tiempo sin disparar cuando se sobrecargue el arma (cuando esto ocurre, habrá que esperar unos segundos que pueden ser cruciales).

Aunque hayamos hablado mucho del combate, que es una de las partes importantes del juego, lo más destacable es la exploración. En combate estaréis una ínfima parte, y tenéis que entender que el juego es mucho más que eso. Es comercio. Es exploración. Es libertad. No es un juego de acción aunque cuente con un sistema estable y competente de luchas entre naves y enemigos. Es un MMO completo pero no apto para aquellos jugadores que busquen la acción directa.

La jugabilidad es dura, puede echar para atrás en las primeras horas y puede ser que pierdas las ganas de jugar. Pero con el paso del tiempo, con ganas y esfuerzo, se consigue estar al mando de una experiencia totalmente satisfactoria, que enamorará a los fans de la ciencia ficción, que en momentos recuerda a experiencias cinematográficas como Interstellar y que la inmensidad del espacio atrapa.

Elite Dangerous 3

Otro elemento muy interesante de la jugabilidad de Elite: Dangerous es su amplia enciclopedia galáctica, la cual ofrece todo tipo de información sobre cada sistema y sobre cada elemento del mundo abierto que nos recibe. El mapa del sistema presenta a esa zona, y a cada uno de los elementos que lo forman, con una presentación totalmente cuidada y muchos elementos en pantalla, junto a una amplia descripción textual de cada uno de ellos. El mapa de la galaxia es un enorme entramado de estrellas y astros que están enlazados y nos permiten crear rutas rápidas para acceder a ellos con la velocidad del hiperespacio. Sin duda dos elementos esenciales para orientarnos en estas distancias tan enormes.

La belleza del espacio

El espacio de por sí es un lugar bello, inhóspito y muy poco desarrollado en los videojuegos. Es cierto que muy pronto disfrutaremos de No Man’s Sky (si no sufre otro retraso) pero ese juego no muestra un espacio real, sino uno con un toque artístico diferente. Elite: Dangerous ha logrado imponerse en este género y con creces gracias a una representación casi perfecta audiovisualmente.

Elite Dangerous 2

Por ejemplo, hablando de lo bueno lo primero, gráficamente el espacio roza lo real. Es como mirar por un telescopio o el cielo una noche clara a campo abierto. No podríamos decir si está toda la Vía Láctea representada correctamente porque nos falta formación, pero si la empresa lo que ha querido es mostrar un Universo creíble, lo ha conseguido. Es lo más cercano que hemos estado de poder visitar el espacio y es un logro enorme.

En el lado más negativo, hay un error común en muchas producciones espaciales (tanto en cine como en videojuegos) y pertenece al aspecto sonoro: en el espacio, no suenan las explosiones, ni los ruidos provocados por nuestra nave ya que el espacio no es un medio elástico por el que se propagaría el sonido, y aunque permitiésemos un límite para eliminar la monotonía, creemos que podría haberse tenido más cuidado en este aspecto. No es un error grave ya que no empaña al juego, pero si hay que destacarlo.

Elite Dangerous 1

El interior de la nave, sobre todo los daños recibidos en el cristal, también tienen un leve margen de mejora, pero la nave es lo suficientemente detallada como para perdonar esos leves fallos.

Conclusiones

Creemos y mucho en este MMO. Elite: Dangerous es un juego completo, casi único en su género, con gran cantidad de cosas que hacer y explorar, con muchos detalles y una amplia bibliografía que nos envía a información detallada del Universo. Quizás un mejor diseño de los tutoriales y un aspecto audiovisual más redondo habría sumado décimas al videojuego, pero aunque sea un juego difícil de manejar, es una experiencia única. Un videojuego que todos deberíais probar y un gran descargable de Xbox One.


Positivo

  • Un vasto universo se abre ante nosotros
  • Gráficamente espectacular dentro de su género
  • La banda sonora que nos acompaña es adecuada
  • Genial información adicional de cada sistema planetario
  • Un control pulido...

Negativo

  • ... Pero difícil de manejar
  • El problema del sonido ambiente y el espacio
  • El tutorial es complicado y muy escaso
7.8

Bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida