Análisis Escape Dead Island

PC PlayStation 3 Xbox 360

Una visita agridulce a Narapela.

 

Los zombies, ¿Cuántos juegos hemos visto ya de zombies y mundos post-apocalípticos? Son incontables. Es una propuesta que últimamente peca un poco de sobreexplotación, pero que cuando recibimos un juego bien medido, se agradece por muchos zombies que hayamos visto antes. La saga Dead Island es una de esas que nos intenta ofrecer siempre una propuesta distinta a la anterior. El Dead Island original cumplió notablemente, y Dead Island: Riptide intentó copiar demasiado la esencia del anterior, pero aun así, no fue un mal juego.

Más adelante, recibimos una propuesta totalmente distinta. Llegó la moda de los MOBA y los chicos de Deep Silver encargaron este proyecto a Stunlock Studios. La idea era buena, y el producto (exclusivo de PC), nos llevó a explorar el universo de la saga en divertidas partidas tanto PVE como PVP. Este año, mientras esperamos la segunda entrega numerada de Dead Island, recibimos una vuelta de tuerca más al universo de la saga con el título de Escape Dead Island. En este spin-off desarrollado por Fatshark, viajaremos a la isla de Narapela, y encarnaremos a Cliff Calo, un joven reportero que visita esta isla junto a sus amigos con el objetivo de destapar los misterios de la plaga zombie. El juego está disponible para PlayStation 3, Xbox 360 y PC.

1

La propuesta no es muy innovadora de entrada, pero el juego nos presenta un aspecto gráfico totalmente distinto a lo visto anteriormente en la saga. Los gráficos tendrán un aspecto cel-shadding que le sientan muy bien, y una isla con una vegetación con colores muy vivos y una caracterización de los personajes que parecen sacados de un cómic.

Pese a que el aspecto gráfico es bastante innovador respecto a otros capítulos de la saga, el juego presenta algunas trabas técnicas que restan gran peso a la elegancia del cel-shadding. Por ejemplo, nos hemos encontrado con un popping bastante sangrante, aunque bien es cierto que el popping no estará siempre presente en la aventura. Pero ese no es el único defecto gráfico del juego, y es que hemos encontrado algunos fallos en la iluminación y las sombras que, pese a que el juego se encuentra en consolas de anterior generación, no tienen justificación alguna.

2

Pero no todo el aspecto gráfico es negativo, y es que aunque tiene algunas trabas, gracias al cel-shadding podrás ver una vegetación bastante definida y unos efectos de agua bastante decentes, y lo mismo podemos decir del detallado de los personajes. Lucen de una forma bastante elegante gracias a esta técnica.

Por otro lado, el juego presenta una duración muy, muy corta. El título nos durará unas 10 horas aproximadamente si nos enfocamos en completar la historia y los coleccionables, que no serán muy difíciles de conseguir ya que el juego es bastante lineal. Se echa de menos algún modo online cooperativo que nos permita jugar con amigos y así hacer el juego algo más rejugable, ya que el título no presenta modo online alguno, ni siquiera cooperativo local.

Por otro lado, la jugabilidad nos pone en una aventura lineal en tercera persona, con un combate muy frustrante. Las peleas serán muy toscas. En armas cuerpo a cuerpo puedes variar entre empujones, golpe normal o golpe pesado. El golpe pesado tardará más en ejecutarse, por lo que lo ideal es combiar golpes normales con pesados. Otro aspecto a mencionar es que los toques RPG de anteriores entregas han desaparecido por completo, ni podrás subir habilidades, ni podrás craftear nuevas armas y armaduras. Lo que hay es lo que te van entregando durante la aventura, nada más.

3




Además, el juego tiene algunos bugs que deben ser corregidos lo más pronto posible, por ejemplo: La consola se nos ha trabado alguna vez, los cuerpos botan sin razón alguna cuando yacen en el suelo, hemos muerto sin motivo aparente, hay zombies que provocan daño sin tocarnos, etcétera. Otro aspecto que no nos ha gustado es que no se nos da libertad para nada. En todo momento se nos dirá hacia dónde tenemos que ir, qué tenemos que recoger y el lugar donde encontrarlo. Se echa de menos la libertad de las anteriores entregas. Por otro lado, la dificultad del título va in crescendo, el prólogo (donde controlaremos a un ninja), es bastante simple, lo podrás completar sin dificultad alguna. Lo mismo pasa con la aventura, durante gran parte del tiempo podremos ir sin mucha dificultad, y una vez que te acostumbras a lo tosco del combate, la dificultad es bastante más baja. Todo cambia cuando llegamos a los últimos compases de la historia, ahí sufriremos de verdad.

Nuestro héroe no presenta mucho carisma, no llegamos a sentirnos parte de la aventura en ningún momento y la actitud del personaje no ayuda a ello. Se nos promete un mundo inmersivo pero no nos llegamos a sentir así en ningún momento, y gran parte de culpa es de la monotonía que nos produce este juego. Todos los paisajes son iguales, y aunque esto lo podemos comprender ya que nos encontramos en una isla, lo que no ayuda es que elementos de otras entregas como el crafteo, la conducción y las misiones secundarias, no aparezcan en esta aventura, y más cuando eran elementos que rompían lo lineal y monótono que pudier resultar. Como extra, tendrás una cámara de fotos a través de la cual podrás retratar distintos elementos de la isla y así cumplir los coleccionables. Otros coleccionables que hay son: Mapas, grabaciones de audio y portátiles que hay dispersos por la isla, pero como decimos, al ser tan lineal no presenta mucha dificultad.

En resumen: La jugabilidad es un elemento que cumple a trompicones, tiene cosas buenas, y tiene otras que son muy malas. Por ejemplo: El apartado de coleccionables es bastante curioso, y por otra parte, se echa en falta un crafteo para las armas o algo que nos permita personalizar nuestro personaje o nuestro estilo de juego.

Por otro lado, si se hubiera añadido algún modo cooperativo se podría haber eliminado en cierta forma la monotonía y escasa duración del juego. Además, la historia deja muchos detalles en el aire que no son explicados en ningún momento.

El sonido es otro aspecto que se queda a medio camino en todo. El doblaje (solo en inglés), es algo decente. No es una maravilla, pero tampoco es tan malo. Sin embargo, no entendemos que si la aventura se centra en una isla, no se hayan añadido más efectos de sonido como las olas del mar al romper en la playa, gaviotas o algo que de verdad nos invite a ser parte de la aventura, en ningún momento te sientes inmerso en ella. Los efectos de sonido para los zombies tampoco son una maravilla, aunque aquí poco más se puede pedir.

4

Pero calma, el juego te podrá resultar divertido si eres un gran fan de la saga, pero si eres nuevo, quizás no te guste mucho y te haga cogerle asco a la marca Dead Island y plantearte si la compra ha valido la pena. Los coleccionables son un punto de interés extra en el juego, pero no contrarresta los aspectos negativos del mismo. El precio es otro punto negativo, que aunque no sea nuestro trabajo hablar de precios, no vemos bien que un juego con estas trabas y esta escasa duración tenga un precio tan alto.

En resumen, Escape Dead Island debió haber sido la despedida de esta saga por en Xbox 360 y PlayStation 3 para así dar el salto a la nueva generación por todo lo alto de la mano de Dead Island 2. Pero en vez de eso, hemos recibido un juego que nos provoca más ganas de volver a jugar a las anteriores entregas de la saga que de completar esta aventura en sí. El juego tiene aspectos a destacar, como lo bien incluido que está el cel-shadding en el aspecto visual del título, pero tiene muchos bugs y muchas trabas tecnológicas que no tienen justificación alguna, y parece más un intento de vendernos la next-gen que de bugs sin mala intención. Si eres fan de la saga quizás te guste este juego, pero si quieres empezar en ella con él, quizás debas tener una mente abierta y entender que no todos los títulos de la misma son así.





Positivo

  • Los gráficos cel-shadding
  • Las alucionaciones que vive el protagonista

Negativo

  • Muchos bugs y trabas tecnológicas
  • Se han eliminado otros aspectos de la saga, como la personalización
  • Muy monótono
  • La historia deja demasiadas cosas sin contar
5

Aceptable

Política de puntuación

Ezequiel Ruiz
Gamer a tiempo completo y redactor. Empecé jugando a los 3 años, y hoy a mis 22, sigo con las mismas ganas que al principio. Me gusta expresar mi opinión, por eso llevo varios años colaborando en webs de mi mayor hobby: Los videojuegos.