Análisis Fist of Jesus

PC
 

Tras años como consumidora de videojuegos se podría decir que he visto muchísimas cosas, desde juegos totalmente convencionales como cualquier plataformas de Nintendo (por decir un ejemplo entre los miles que hay) a títulos más extraños que te dejan una sensación de no saber muy bien a qué estás jugando y sobre todo que qué les pasaría por la cabeza a sus creadores en el momento de desarrollarlo, como Hatoful Boyfriend, esa locura en la que unas palomas macho intentan seducir a una joven colegiala (sí, amigos, eso existe). Pero probablemente nunca pensé que tendría la experiencia de llevar como protagonista en un videojuego a Jesucristo. Y no, por suerte no se trata de un juego aburrido para hacer que la gente adore el cristianismo ni nada similar. Tenemos a Jesús dando hostias como panes a una horda de zombies. Pero pongámonos en situación.

Fist of Jesus es un cortometraje de David Muñoz y Adrián Cardona que el año pasado sorprendió y provocó bastantes carcajadas. Jacob va a Jesús para decirle que su hijo Lázaro ha muerto. Como en la Biblia, éste resucita, pero aquí con ciertas diferencias: despierta con una insaciable hambre de carne humana. Así empieza una épica lucha de Jesús contra los zombies, llena de mucho gore pero también mucho humor. De este divertido corto quisieron hacer un largometraje, que por desgracia no se ha conseguido. Pero tuvieron una buena idea: ¿Por qué no hacer un videojuego? Y así salió este Fist of Jesus.

fot

Por supuesto, no podía ser de otro género que no fuera beat ‘em up. El juego es una clara representación de lo que vemos en el cortometraje: Jesús repartiendo leña a diestro y siniestro a las hordas de zombies que se le acercan. Y si algo tiene este género es que no es más que diversión pura y dura. Cierto que dentro del género hay juegos y juegos y probablemente éste queda a años luz de grandes clásicos, pero tampoco pretende llegar al Olimpo de los beat ‘em up. Simplemente nos brinda un rato de diversión, sin pensar mucho y machacando botones y a veces es justo lo que necesitamos, no todo van a ser Triple A, gráficos espectaculares y la historia más profunda que jugarás en tu vida. Yo misma, que soy de querer buscar nuevas experiencias en el mundo del videojuego y cosas distintas, me he visto pensando “oye, pues me apetece echar un rato matando zombies”, sin más. Tenemos joyas dentro del mundo de los zombies (o infectados como algunos prefieren remarcar) como The Last of us, The walking Dead o Left 4 dead que son propuestas de una calidad inmejorable y que proporcionan experiencias de juego únicas y de gran calidad. Pero como decía, hay días que uno quiere solamente pasar un rato divertido y pienso que Fist of Jesus cumple muy bien esa función.

De primeras llama la atención el diseño de personajes. Es llamativo sin duda ver a Jesús con ese aspecto kawai (“cuqui” como diríamos probablemente por aquí), poniendo caritas tan típicas de manga mientras arranca corazones al más puro estilo de las películas de Indiana Jones y ese clásico ¡Kalimaaaaa! Realmente consigue ser atractivo para el jugador esa estética, a la vez que le resulta divertida por el contraste entre Jesús y las referencias bíblicas con personajes chibis tan japoneses. El problema es que aunque todo se vea tan bonito de repente te das cuenta que los escenarios acaban resultando demasiado pequeños e incluso agobiantes y se hubiera agradecido un diseño de niveles más complicado y variante, pero sobre todo, de mayor tamaño. Según van pasando los niveles, y por lo tanto su dificultad (cosa que se agradece), uno se siente cada vez con menos espacio y más encerrado entre las hordas, pudiendo llegar a desesperar en ciertas ocasiones.

fist

Durante el juego, a base de repartir hostias (y no de las consagradas precisamente) iremos acumulando experiencia y subiendo de nivel, a la vez que podremos ir desbloqueando habilidades, hecho que siempre da más vida a un juego de este tipo. ¿Quién no quiere tener de habilidad algo llamado Judaskameha? A medida que avancemos no solo vamos mejorando nosotros, si no que veremos cómo los enemigos van cambiando y poniéndonos las cosas más complicadas y no siempre será ir al enemigo, machacar botones y listo.

Algo que hubiera sido interesante y que quizás podría haberle dado más vida al juego es una opción multijugador, puesto que juegas con Jesús o Judas, nunca a la vez, cuando este tipo de título agradecería mucho el tener un cooperativo. Le hubiera dado un extra de diversión y también hubiera sido útil otra mano dando caña en ciertos momentos de apuro.

En resumen, podemos decir que Fist of Jesus parte de una idea divertida y que cumple bien su cometido de juego entretenido sin más pretensiones. No será uno de esos títulos que se quedará en la memoria del jugador probablemente, pero sí que le hará tener ganas de vez en cuando de despejarse y masacrar romanos o leprosos como si no hubiera un mañana.





Positivo

  • Proporciona horas de diversión
  • Los diseños de los personajes
  • Referencias a la cultura popular

Negativo

  • La ausencia de modo multijugador
  • Se puede hacer repetitivo
8

Muy bueno

Política de puntuación

Traductora de día y devoradora de videojuegos, series y películas el resto del tiempo. Vivió muchos años con un corazón Nintendero hasta que descubrió que era absurdo elegir bando. Fanática del sello Whedon que se decida a acumular juegos y a escribir sobre ellos.