Análisis Freedom Wars

PlayStation Vita

Analizamos Freedom Wars, el último juego de Japan Studio para PlayStation Vita

 

Sin duda, la portátil de Sony, se ha convertido en unos de los grandes fracasos comerciales de la compañía japonesa. Los usuarios como yo -permítanme que aporte mi opinión personal en estas primeras líneas- nos sentimos decepcionados con el abandono y poco apoyo que está recibiendo esta consola que es sin duda, una de las mejores portátiles de la historia en cuanto a hardware y prestaciones, aunque no en catálogo.

A pesar de todo, la consola sigue recibiendo pequeñas joyas, de pocas ventas sin duda, pero que nos hacen plantearnos que es realmente lo que esta pasando con PlayStation Vita. Juegos como Killzone Mercenary, Soul Sacrifice, Little Big Planet o el gran y olvidado Tearaway, cuyo fracaso, sigo con un poquito de opinión personal, todavía me traumatiza.

Ahora nos llega Freedom Wars, otra joya portátil que eleva los niveles de los “juegos de caza” a la excelencia y demuestran una vez más, que PlayStation Vita es una buena consola y que es capaz de hacer mucho más que los indescriptibles e “infumables” Call Of Duty Black Ops Desclassified, o el traumático remake de Jack & Dexter.

 

Un juego de caza “a lo Vita”

Sin duda alguna, el juego de caza por excelencia es Monster Hunter, el cual parece que sigue agenciado a la marca Nintendo, y que desapareció de las consolas de Sony después de la ya casi muerta -y digo casi porque se sigue vendiendo y usando- PlayStation Portable, la cual acumuló montones de unidades vendidas y varias versiones.

A pesar de ello, Sony sabe que este género es un filón comercial en Japón, y parece que se sigue demostrando que en occidente ocurre lo mismo, así que se puso manos a la obra para buscar “su” Monster Hunter y parece, que en busca de ello, encontró su fórmula, una fórmula perfecta que encaja a las mil maravillas en una portátil con dos sticks analógicos.

En este sentido, el que se lleva el gato al agua es Soul Sacrifice, un juego con una historia bien hilada, con una ideas muy buenas y con un diseño tanto artístico como jugable envidiable. Horas y horas le hemos dedicado algunos jugones, a pesar de su (mí) rechazo inicial.

A partir de aquí, se crea el caza monstruos -permítanme acuñar un nuevo concepto- “a lo vita”. Fases pequeñas, con un sistema cooperativo y rejugable y que, algo muy importante, se puede jugar en solitario.

Freedom Wars es el nuevo “caza monstruos a lo Vita”, un juego con una historia bastante bien bien hilada que nos podrá durar entre 20 y 30 horas, y que además nos permitirán seguir jugando gracias a las expansiones futuras y su modo cooperativo muy divertido.

Aunque para introducir el juego, hemos estamos hablando de Soul Sacrifice, y la creación de este sub-género de MMORPG -seguro que algunos puristas me matarían por decir esto- en realidad Freedom Wars tiene un sistema de juego diferente, algo alejado pero a la vez igual. Es decir, va un paso más allá que el juego de Keiji Inafune.

 

Lucha por la libertad

Vamos a ir por partes. Empezaremos por el principio para ir desglosando poco a poco lo que puede dar y explicando primero, una de las partes que más flojea: la historia.

El juego nos sitúa en el año 102013. La humanidad se encuentra en una situación bastante dramática y peligrosa. La tierra se encuentra con una escasez de recursos alarmante, hecho que tampoco llegan a explicar demasiado, que provoca una situación de control extremo tanto de los recursos como de su utilización. Esto a su vez provoca guerras y peleas entre otras Panopticons, la nuevas ciudades humanas que en realidad son algo parecido a las Polis griegas, es decir, unas ciudades estado.

1374176891-freedom-wars

En ellas, como ocurre hoy en día en la vida real, los ricos y los poderosos se benefician del trabajo de los más débiles y pobres. Todo está controlado y cualquier violación de la ley se castiga con años de servicio a la Panopticon. Estos años de servicio se irán reduciendo llevando a cabo servicios a la comunidad (las misiones y submisiones). A su vez, con la reducción de la condena, podremos ir comprando derechos que nos permitirán un poco de más libertad.

Así es como empieza el modo historia: Un accidente durante una de estas incursiones hacen que nuestro personaje pierda la memoria, algo castigado duramente por el gobierno. Nuestra pena: 10000 años de “carcel”. A partir de aquí, al perder la memoria, debemos de empezar a aprender de nuevo todo lo concerniente a la ciudad y sus leyes, algo bastante difícil que explicaremos más adelante de la mejor manera posible. Toca luchar y sobrevivir, no queda otra.

 

Desarrollo jugable, un poco enrevesado pero interesante

Como veis, todo está enlazado. Ya véis como hemos empezado a hacer un pequeño resumen de qué es lo que nos cuentan en este nuevo título de Japan Studio y hemos acabado explicando parte de como funciona el título.

El sistema de juego es bastante complejo en el sentido de cómo se desarrolla y cómo debemos ir avanzando. Durante los primeros minutos de juego, tendremos a nuestra disposición una serie de tutoriales que nos van explicando los diferentes aspectos, aunque en realidad son de poca ayuda. En ocasiones por exceso o por defecto, no acaban de explicar bien como funciona todo, e incluso en algunas ocasiones llegan a adelantarse tanto a los acontecimientos, que cuando vamos a realizar la tarea que han explicado ya se nos ha olvidado, así que tendremos que volver a revisarlo para recordar cómo funciona.
Se trata de un punto bastante flojo pero comprensible, es tanta la información que tiene y tantas cosa que deben de explicar, que entendemos que resulte difícil dar en el clavo de qué momento es el adecuado para explicarlo.

Otro aspecto que nos ha resultado bastante confusos son los menús, los cuales están divididos en tres partes: Nuestro menú que accedemos a partir del botón Start (menú personal) el menú de pantalla de nuestra celda (llamado ventana de libertad) y el menú de nuestro “accesorio” (llamado servicio de accesorio).

freedom-warsNada más empezar tendremos nuestra celda, y a nuestro “servicio”, -más bien es un vigilante pegado a nuestro trasero-, un androide, que usaremos para obtener información y realizar algunas gestiones como, llegado un punto, pedir permiso para salir de la celda, acceder a misiones competitivas, cooperación, etc, pero cuidado, que realizar acciones que no están permitidas, acarreará un castigo de aumento de años en proporción al delito que hayamos cometido y este “servicio” está vigilante en todo momento. Además, parece que muchas veces nos ponen trampas para que cometamos delitos y así aumentarnos la pena.

Los delitos, por ejemplo, van desde no poder andar más de 5 pasos por nuestra celda, hasta el aproximarse a los ciudadanos o personas de otro sexo a más de 3 pasos. Todo muy estricto.

Como comentábamos en el apartado de historia, estos permisos irán aumentando conforme vayamos haciendo misiones gracias a los “puntos de derecho” que obtenemos al hacer misiones y que nos permitirán comprar más acciones. Estas misiones, por otro lado, reducen la condena a través su misma realización, o la donación de recursos que vayamos recogiendo. A su vez, también tendremos una serie de misiones de DEBER, que nos permitirán ir subiendo en la escala social del juego permitiéndonos a su vez poder salir de la celda (pidiendo permiso) y acceder a otros lugares del Panopticon. Sí, es algo complejo de entender, pero conforme vayamos jugando al título, se va comprendiendo mejor.

Esto que hemos explicado con anterioridad -los recursos y la donaciones-, es un punto bastante importante, ya que debemos encontrar un equilibro entre el donar para reducir condena, y el quedarnos recursos para poder fabricar nuevas y mejores armas o equipamiento.

Dispondremos de un sistema de creación y mejora llamado Fabrica. Este sistema bastante es complejo y, como comentábamos unas líneas más arriba, las explicaciones son bastante reducidas y a veces no nos permiten ponerla en práctica cuando recibimos el tutorial, con lo que se complica un poco más la cosa.

Tendremos diferentes tipos de fábricas: armas, munición y médica. Cada una de ellas es obvio para qué sirve, pero dentro de ellas, la cosa se complica bastante. Tendremos los clásicos mejora, creación y modificación, aunque también la opción de “Solicitar apoyo” que no es otra cosa que la solicitud de que otro “ciudadano” ayude en alguno de los procesos de producción para que éste vaya más rápido. Como véis, en este punto no solo hay que recoger y administrar eficazmente los recursos, si no también crear y esperar a que el proceso esté terminado.

En cuanto a las misiones que debemos realizar no son demasiado complejas: caza y recuperación de elementos como son ciudadanos atrapados dentro de los Abductores, raptados por otros ciudadanos de otra Panopticon, o la recuperación de recursos. Este es un punto donde creemos que no merece la pena pararse a explicar detalladamente, ya que es bastante “clasicote”.

 

Un juego de caza con alma de shooter

Esto es así, como lo leéis. El sistema jugable, es decir, el tipo de control al que nos vamos a encontrar es muy sencillo, intuitivo y alejado de lo clásicos del género. Aunque sí que es cierto que algunas personas pueden tardar en adaptarse a él.

En Freedom Wars tendremos un toque shooter en tercera persona bastante interesante, que hacen que el juego sea muy entretenido de jugar. En este punto se aleja bastante de otro juegos “de caza” o del hasta ahora santo y seña en Vita como es Soul Sacrifice.

Por un lado, dispondremos de dos tipos de armas para equipar. El tipo fusil, arma pesada, etc, a larga distancia, el arma a corta distancia, como puede ser una espada o un cuchillo y los clásicas arrojadiza, como son las granadas (por poner un ejemplo).

Freedom Wars

Lo que más destaca es el pincho, un elemento lanzable, muy parecido a lo que nos encontramos en juegos como Metroid o Zelda (la garra que podemos lanzarla a largas distancias) que nos servirá tanto de apoyo, como de ataque, pues tendremos disponibles tres tipos diferentes: curativa, de protección y de ataque.

Esto irá variando dependiendo de qué rol queremos ejercer durante las misiones, es decir, si queremos tener un rol protector, sanador o de atacante, elegiremos una u otra. Pero en realidad, esto abre un gran abanico de posibilidades jugables. No todo vale, así que debemos de elegir bien qué función queremos que ejerza este atributo. Si bien en alguna misiones, sobre todo en la primeras, sí que es necesario llevar el de ataque, en muchas otras será muy recomendable llevar el de cura o de protección, ya que algunas misiones consisten en recuperar a algún ciudadano raptado, y llevarlo hasta la zona segura.

Este “gancho” además, tendrá otras funciones jugables como son la capacidad de escalar a sitios altos, atacar o realizar ataques especiales que nos permitirán, por ejemplo, tumbar a los enemigos o lanzarnos contra ellos (todo depende de qué tipo de gancho estemos usando, claro). Por mucho que digan, Freedom Wars no tiene un sistema jugable común en el género, sería generalizar demasiado con un título que goza de un toque muy personal e interesante.

 

El modo cooperativo, lo más interesante del título

Si hay algo que podemos echar en cara en este género es la repetición de la misiones, pero sí hay algo que creemos que debemos destacar -es cuestión de justicia- son los elementos cooperativos. Creemos que Freedom Wars destaca precisamente por su cooperativo, sin duda lo más divertido del título.

Cabe decir, que si eres un jugador al que no le van este tipo de títulos precisamente por la repetición del sistema, ya no es que no te vaya a gustar el título de Japan Studio, si no que no te va a gustar ningún juego de este género, así que desecha su compra, porque va a acabar aburriéndote a no ser que la jugabilidad cerca al shooter acabe por engancharte.

En Freedom Wars podremos realizar misiones cooperativas de hasta cuatro jugadores simultáneos, tanto en línea como local.

Freedom-Wars-009

La misiones siguen el mismo patrón que las del modo historia – sí, no la hemos explicado para hacerlo aquí-. El sistema nos ofrece un objetivo, y nosotros debemos superarlo en el tiempo indicado. Este tiempo puede variar dependiendo cómo de complicada considera el sistema que es la misión. Vamos, lo que suele ser norma en el género.

Lo importante en realidad es que el juego permite una cooperación bastante equilibrada entre los participantes en las partidas, con lo que hace aún más interesante este modo de juego.

 

PlayStation Vita demuestra de lo que es capaz

A pesar de que se trata de un juego de caza dividido por fases, Freedom Wars es un juego que hace gala de un apartado técnico impresionante a pesar de que las dos primeras horas de juego puede parecer que no es para tanto. En cuanto salimos de nuestra celda, y vamos avanzando en la historia, nos damos cuenta que el apartado técnico merece una mención aparte.

No encontraremos ni dientes de sierra, ni clipping ni ralentizaciones en los combates. Es cierto que estos combates no pasan de cuatro personajes y de unos cuantos enemigos, pero la calidad que atesora, es digno de mención. Como siempre digo -lo siento pero a veces tengo que dar un poco de opinión personal-, en el equilibrio está el gusto.

También cabe destacar el modelado de los personajes, las texturas e incluso el colorido del que hace gala todo el título. Además, tendremos a nuestra disposición multitud de elementos de personalización tanto de nuestro avatar como de nuestro “servicio”, algo que se agradece, y que al fin de al cabo son detalles que van consumiendo memoria del juego.

Freedom Wars es, sin duda, uno de los mejores juegos gráficamente hablando que podremos encontrar en PlayStation Vita.

 

Valoración final

Creemos que a lo largo del texto hemos venido comentando las bondades y punto fuerte del título, explicando los aspectos jugables así como de su desarrollo. Ahora, creemos que toca mojarse y valorar que nos ha parecido realmente.

Nuestra opinión -siempre tened en cuenta que es una opinión de un redactor- es que estamos antes uno de los mejores juegos del género en PlayStation Vita, es más, nos aventuramos a decir que es el mejor juego que se ha lanzado en la consola portátil de Sony en lo que va de año, y seguramente (lamentablemente) en mucho tiempo.

Esta claro, que la gente que tenéis pensado adquirir el juego debéis valorar que es lo que vais a encontraros. Freedom Wars se trata de un juego cuyo fuerte está en el modo cooperativo a pesar de sus casi 30 horas de modo historia. Es decir, si adquirís este juego para jugarlo en solitario quizás os resulte repetitivo y bastante cargante, ya que el modo historia tarda en arrancar un poco a causa de los casi las interminables misiones tutoriales que tendremos que hacer si o si durante las primeras horas. Posiblemente, después de jugar estas horas, acabe por engancharos bastante.

Reconozco que tengo el defecto – o según mire virtud- de ser un jugador que le gusta jugar en solitario a pesar de que el juego esté orientado en cooperativo, pero reconozco que es muy divertido reunirse con algunos colegas o jugadores ramdom a jugar un rato tumbado en el sofá.

Sin duda, y pido disculpas por la partes en donde emito opinión claramente, Freedom Wars es un imprescindible si tienes esta fantástica consola y eres amante del género. Desde luego tendrás horas de juego garantizadas.

POLÍTICA DE PUNTUACIÓN

Positivo

  • Un portento gráfico en la palma de tu mano
  • Gran duración
  • Sistema de juego entretenido y dinámico
  • Uno de los mejores juegos de PlayStation Vita

Negativo

  • Demasiados menús en diferentes lugares
  • Tutoriales bastantes confusos
  • Puede parecerte repetitivo
8.8

Muy bueno

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.